Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 26 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es opinion OPINIÓN 15 VIDAS EJEMPLARES rar Redacciones exigentes en lo profesional y sin ataduras con nadie que no sea el lector. Enseñarles INÉS a poner en página la voz ciudadana. Alentarles para que sean inconformistas con la mediocridad, conARTAJO troladores con el poder y revolucionarios frente a los abusos. Apoyarles para que entiendan que, hoy y mañana, el desapego de quienes mandan es la piedra angular de este oficio, pese a que, junto a sus nóminas, recojan la soledad que sufre quien solo se alía con el intento de buscar la verdad. Y, por supuesto, Existe una razón para a quienes trabajamos en prensa regional, a descubrir los retos de futuro de nuestras comunidades. la esperanza: la función social Enseñar lo que vale. A liderar la conversación a de este oficio es imprescindible través de nuestra marca. A saber decir no a quien no respeta. No a quien pretende favores interesados. PRENDÍ a leer a los cuatro años y creo que No a los silencios cómplices. No al sectarismo ideono fue precisamente en un periódico. A par- lógico. No a la falta de visión y de ambición para este tir de ahí ya cayó todo. Cuentos, libros de país. Y no, también, a la crítica sin fundamento. aventuras, novelas, cualquier cosa en una En un mundo en el que las redes sociales acercan, enciclopedia y, cuando no había más, hasta vidas de pero también aíslan; en el que los intereses están ensantos, tan pegadas a las casas de hace medio siglo mascarados bajo el falso manto de la conversación cuando las estanterías, hoy repletas, guardaban hue- social donde una porción cada vez mayor de ciucos. En esa niñez y adolescencia huérfana, a veces, dadanos no sabe quién le cuenta qué, el periodismo de papel, hasta los envoltorios de los chicles servían sólido es imprescindible. El hecho por profesionapara conocer los ingredientes. Leer. No importaba les. El esencial. El que separa la verdad de la mentiqué. Saciar la curiosidad. Aprender. Entender. ra. El que permite descubrir lo que hay detrás de lo Y en ese universo temprano ahí estaban las pági- obvio, que muchas veces es de todo menos obvio. nas del periódico con el retrato diario de todo lo que Tenemos mucho que aprender. De los nuevos háocurría en el mundo. Despertarse y saber bitos de una sociedad en vértigo. De sus nuequién hacía qué. Dónde y cómo y por qué vos lenguajes y formatos de consumo hey para qué. En mi tierra, en la de otros, terogéneos. Y en eso estamos. Pero no Cada martes, en la de los mundos lejanos y ajenos. nos volvamos locos. La esencia de nuesuna firma invitada Pasaban cosas y alguien nos las contro trabajo sigue siendo exactamente taba. Con precisión, con detalles y, la misma que ha hecho que nuestros celebra el periodismo muchos, con mimo literario. periódicos sean la referencia informacon motivo del XV Pisé una Redacción como becaria tiva de nuestras comunidades durananiversario a los veinte años y ahí sigo enganchate décadas. Y el que no lo entienda, el de Vocento da. Ahora, decidiendo qué contar y cómo. que pierda su esencia en momentos de Por qué y para qué. Y también para quiétransformación como los del presente, será nes: miles de lectores navarros que se hilvanan el que de verdad no tenga futuro por más que a diario a los periodistas que bailamos cada día so- hoy deslumbre con los gadgets tecnológicos o la esbre el mundo y su caos para dárselo luego contras- puma de lo intrascendente. tado, ordenado, jerarquizado, analizado, contextuaQue nadie tenga asegurado hoy el modelo de nelizado y con claves para que afronten su día. gocio del futuro es un drama al que nos enfrentaEn Diario de Navarra periódico de proximidad mos colectivamente. Pero existe una razón para la al igual que los hermanos de Vocento, aprendí las esperanza: la función social que existe detrás de este raíces de esta profesión. Las de ayer, las de hoy y las oficio es imprescindible. de mañana. Que un periodista es una persona que mira, ve y cuenta lo que tiene alrededor. Y que lo hace Postdata. No todo ha sido perfecto en estos años. La desde la libertad y la honradez, sin dejarse coaccio- mutación de hábitos de los lectores, la competencia nar por nada y por nadie. Que ejerce este oficio con nefastamente gratuita en el mundo digital, la imaindependencia, valentía y hasta rebeldía, si hace al gen que muchos nuevos ciudadanos tienen de la caso. Pegados a la calle y a sus inquietudes. Y con prensa como un poder establecido o alguna debilifortaleza, porque antes ya navegamos en tiempos dad a la hora de amurallar la independencia son facconvulsos. Entonces, con asesinatos y bombas. Aho- tores que han agrietado nuestro oficio. Pero la resra, con peligrosos populismos y aldeanos naciona- puesta no está en cambiar de hábitos. Está en vollismos. En ninguno de los dos tiempos se ha consen- ver a la esencia de este trabajo. Con coraje, con tido aquí el periodismo débil. Reivindico ese legado ambición informativa y con criterio. de futuro. El del coraje, la ambición informativa y el INÉS ARTAJO ES LA DIRECTORA criterio. DE DIARIO DE NAVARRA A los que llevamos más tiempo nos toca configu- LUIS VENTOSO CORAJE, AMBICIÓN, CRITERIO... Y POSTDATA MONUMENTOS Mientras la cabeza funcione, a seguir... A E de la selva no parece la mejor de las opciones, ya que unos días seremos cazadores y otros, presas sin capacidad de defensa. Está claro que hace falta un poco de sentido común y que todo esto se regule con rapidez y transparencia. COSME YBARRA ARANA MADRID El verdadero sentido de la Navidad A través de estas líneas me gustaría recordar el motivo de la celebración de estas fechas tan señaladas: el motivo para celebrar la tan ansiada Navidad no es la Lotería de Navidad ni los regalos, sino el nacimiento de Dios. Creo que es necesario refrescar la memoria porque parece que a algunas personas se les olvida. NACHO GONZÁLEZ RAMOS MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. N la feliz cena de Nochebuena un familiar al que aprecio me explicó, medio en plan auto parodia y medio en serio, el trauma que le ha supuesto aterrizar en los sesenta años. Su rostro se ha quedado parado en el tiempo, el tío está rocoso y ni siquiera ha encanecido. Lo veo como siempre, pero parece ser que no es así. Un pequeño pilotito rojo se ha activado en su mente. La crisis de los cuarenta es una coña. Los 60, ¡esto sí que es chungo! La percepción de la vida te cambia por completo. Por primera vez empiezas a pensar en que el tiempo se te acaba Por lo visto la ligereza de otras edades se esfuma y súbitamente te caen sobre la crisma las (tremendas) últimas preguntas. Mientras me lo contaba, me acordaba de George Pratt Shultz, el que fuera secretario de Estado de Reagan. Mano a mano, ganaron la Guerra Fría doblándole la mano al comunismo, una ideología represiva y siempre torpona, porque coarta los instintos naturales del ser humano. Ahora ser comunista se ha puesto de moda entre algunos chavales españoles (que viven como pachás en un país del que echan pestes) Otros jóvenes, también muy modernos, se enrolan en el nacionalismo supremacista, segunda parte del cóctel molotov que destruyó Europa en la primera mitad del siglo XX. Shultz nació en 1920 y lo ha visto todo. Combatió con los marines en la Segunda Guerra Mundial, en batalla contra los japoneses. Estudio Economía en Princeton y en el MIT y formó parte del equipo asesor del presidente Einsenhower. Ha sido ministro cuatro veces, con Nixon y luego con Reagan, como responsable de su política exterior entre 1982 y 1989. Entre medias estudió con la Escuela de Chicago y también triunfó como empresario. Ya muy mayor, asesoró a Bush hijo. Lo notable es que todavía hoy sigue dando vueltas por ahí, con su curioso rostro de cacahuete, su nariz bulbosa y sus ojillos claros y astutos. En el arranque de este 2017, ¡con 97 años! Shultz pronunció una interesante conferencia en un encuentro del Instituto Hoover en Stanford. Alertó sobre las grandes amenazas que encara el mundo, que no son, por supuesto, las gañanadas xenófobas catalanas, o las decisiones destempladas que a ratos toma Trump. Habló de asuntos graves de fondo. Explicó que existe una inaudita inseguridad en el mundo digital, donde hoy discurre nuestra vida, y recordó que en cualquier momento puede paralizarse nuestra actividad económica por ataques para los que no estamos preparados. Alertó del riesgo de las súper bacterias que escapan a los antibióticos, del cambio climático, reflexionó sobre la nanotecnología. Un anciano al que le faltan tres abriles para soplar las cien velas. Cierto que a todos nos puede atropellar un alzhéimer, o un cáncer, pero si la lotería genética te regala una cabeza intacta hay que darle lustre hasta el final. (Por cierto, Donald Trump cuenta con un nuevo asesor en política internacional. Es un tal Henry Kissinger. Tiene 94 años y acaba de publicar un nuevo libro. ¿La crisis de los sesenta? En fin...