Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN TIEMPO RECOBRADO MARTES, 26 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es opinion ABC PEDRO GARCÍA CUARTANGO A los cuatro vientos Regla de gasto DIARIOS Y MEMORIAS Hay en ellos sentimientos y matices que proporcionan al lector una mirada inédita sobre un personaje o una situación Hacienda avisa a las comunidades Seis días, los que restan para que termine el año, tienen las comunidades incumplidoras para meter la tijera y ajustarse a la regla de gasto. A derecha e izquierda, el Ministerio de Hacienda ha pedido ajustes a Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Baleares, Navarra, Castilla- La Mancha, Cantabria, Extremadura, Murcia y Aragón. O incrementan los ingresos posibilidad para la que ya no hay margen o cierran el grifo de aquí al domingo. Nunca es tarde para hacer cumplir una ley de la que depende la estabilidad presupuestaria y cuya finalidad es evitar que se reproduzcan unos agujeros que luego hay que tapar entre todos. U NO de los géneros literarios que más me gusta son los diarios. Hay en ellos sentimientos y matices que proporcionan al lector una mirada inédita sobre un personaje o una situación. Los diarios y las memorias son un complemento tanto del periodismo, que a veces es demasiado impersonal, como de la historia, que mira lo que ha sucedido a una gran distancia, como un telescopio que nos muestra una estrella lejana. Por ejemplo, ahí están las fantásticas memorias del duque de Saint- Simon, que nos permiten disfrutar de un testimonio directo sobre el reinado de Luis XIV. Su único inconveniente es su enorme extensión, pero podemos encontrar en sus páginas mucha información que no se puede hallar en ningún libro de historia. Ayer, leyendo el monumental diario de Paul Léautaud, me impresionó su relato sobre la muerte de Guillaume Apollinaire, uno de mis poetas favoritos. Falleció en su casa de París el 10 de noviembre de 1917, el día en que se anunció el armisticio de la Primera Guerra Mundial. Cuenta Léautaud que el cadáver estaba sobre la cama, cubierto por una sábana blanca en la que había ramilletes de flores. Su rostro estaba deformado y flotaba en el aire la desolación por su inesperado fallecimiento. Léautaud describe que, cuando velaba su cuerpo en el piso del bulevar Saint- Germain, pudo escuchar a varios grupos que chillaban bajo la ventana: ¡Abajo Guillaume! Iban con banderas y estaban celebrando la victoria sobre Alemania. Recordé que había leído un relato muy parecido en la autobiografía de Gertrude Stein, que era muy amiga de Apollinaire, asiduo a sus tertulias en la rue de Fleurus. Y efectivamente comprobé que la escritora americana cuenta exactamente la misma versión con casi las mismas palabras. Pero lo que no aclaran ni Léautaud ni Stein es por qué se produjo esa reacción tan hostil, dado que Apollinaire se había alistado como voluntario en el Ejército francés y había sido herido de gravedad en la cabeza un año antes. Probablemente por su cercanía a los hechos, ambos eluden una explicación que para ellos es evidente, pero que nosotros ignoramos hoy. Me puse a investigar sobre la muerte del poeta y pronto encontré el dato que faltaba en ambos relatos: Apollinaire había estrenado en junio de 1917 una obra de teatro, titulada Las tetas de Tiresias, que era una parodia feroz del militarismo. Fue acusado de traidor y se olvidó que había estado a punto de dar su vida por Francia. Al contar esta triste anécdota, los diarios de Léautaud y Stein nos proporcionan una clave del ambiente político y social que dominaba París en aquellos días. Y también nos ofrecen una visión poco conocida de la personalidad de Apollinaire. Hoy seguramente alguien estará ya escribiendo los diarios que, dentro de un siglo, harán comprender a los lectores lo que ahora a nosotros nos causa perplejidad. Cristóbal Montoro ANGEL DE ANTONIO División separatista Dopaje en el deporte Puigdemont no está, pero se le espera Favorecido por el sistema electoral, el nacionalismo aún celebra su mayoría de escaños en el próximo Parlamento catalán, pero la tensión se palpa entre los dos bloques del frente separatista. El homenaje a Francesc Macià sirvió ayer para escenificar la creciente distancia que separa a los antiguos socios de Junts pel Sí, ahora divididos. Con Junqueras en la cárcel, ERC no parece dispuesto a entregarse a los delirios belgas de Puigdemont. Si quiere ser presidente, que regrese a España y pase por taquilla. Manga ancha en el fútbol, mano dura en el ciclismo El ciclismo sigue siendo el deporte con más positivos en los controles de dopaje, pero el fútbol es el que más autorizaciones recibió en España de productos en un principio prohibidos. Se trata de certificados que se emiten para permitir, en unas dosis concretas y durante cierto tiempo, el uso de medicamentos que contienen sustancias prohibidas en el deporte. En 2016, fueron concedidas 38 solicitudes al fútbol; por encima de las treinta del ciclismo y las veintiocho del atletismo. Datos que sorprenden. CARTAS AL DIRECTOR Catalanes somos todos Soy catalana y vivo en Cataluña, pero no me siento representada por Carles Puigdemon ni por Oriol Junqueras. Cuando oigo las diferentes emisoras catalanas o la prensa local tengo la impresión de que habitualmente los periodistas y los tertulianos se dirigen masivamente a la mitad de la población que ha votado independencia y se olvidan de que la otra mitad de los votos emitidos en la reciente consulta del 21- D, les guste o no, apoyaba un no rotundo a la independencia. ¿Cuándo habrá un mayor respeto a las opiniones diversas? ¿Saben qué se consigue con ese empecinamiento? Que los dos bloques estén cada vez más alejados y que la convivencia sea cada vez más complicada. Deberían demostrar más espíritu democrático, aceptando que no hay una única opción en Cataluña y que eso no significa que no seamos catalanes. Por favor, no se apropien de esa denominación de origen: Catalanes somos todos, aunque no seamos independentistas. PILAR ÁLVAREZ BARCELONA La inevitable ley de la selva Los nuevos modelos de negocio digital tienen un gran reto, ni más ni menos que evitar la competencia desleal sin frenar la prosperidad. Como ejemplo: los taxistas son más caros y ofrecen peor servicio que los conductores privados que operan en plataformas como Uber o Cabify, pero tienen la desventaja de estar mucho más regulados (necesitan licencia, taxímetro, etcétera) Las cadenas hoteleras y las casas rurales, sin ir más lejos, tienen imposible competir en precio con las casas de alquiler contratadas a través de plataformas como Airbnb, ya que para operar tienen que cumplir infinidad de requerimientos que ni tan siquiera conocen los segundos (tamaño de habitaciones o salidas de emergencia) Y el mismo problema lo tienen los bancos con las FinTech... ¿Qué se debería hacer? ¿Dónde está la solución? Que esto se rija por la ley