Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN HORIZONTE PUEBLA MARTES, 26 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es opinion ABC RAMÓN PÉREZ- MAURA EL CÁNCER DEL NACIONALISMO EN EL PP En sólo ocho meses un cargo del PP pasó a ser el responsable de la versión balear de la ANC catalana A cita en catalán se entiende lo suficiente: El Principat de Catalunya ha dit la seva, ni rei ni Rajoy. Ara teniu la pilota a la vostra teulada. Us pensàveu guanyar, heu perdut, la majoria indepe ha guanyat amb escreix al Principat. Això, podeu estar ben segurs, accelerarà la mobilització a les Illes Balears i al País Valenciá. Què fareu? Després de quaranta anys heu aconsseguit començar a desfer calça, soy gent ufana i superba, el vostre fí està arribant. Els Països Catalans començam a reaccionar! Estam farts de tot, de l espoli, de la vostra prepotència, de la ignorància de la nostra identitat, del menyspreu a la nostra llengua i cultura... De tot plegat! ¿Será esta una cita de alguien de ERC? ¿De la ANC? ¿De Òmnium Cultural? No. La cita la publica en su Facebook Cristòfol Soler Cladera. Antaño Cristóbal Soler, activista de la OJE del Frente de Juventudes. Soler tuvo una carrera política notable hasta el punto de que el 1 de agosto de 1995 se convirtió en presidente de Baleares, designado por el caído Gabriel Cañellas, a quien la corrupción se había llevado por delante. Desde el principio su política catalanista fue clara. Su promoción de la idea de los Països Catalans en la educación balear se puso en marcha desde el primer minuto. Unos meses después desde ABC denunciamos la manipulación de los niños en la educación balear. Estuvimos semanas recopilando miles de firmas contra Soler y la incongruencia del catalanismo del PP balear se convirtió en tal clamor que Aznar puso punto final y el propio PP votó una moción de censura que se llevó por delante a Soler. A pesar de que Cristòfol Soler había actuado con toda claridad y de que su catalanismo expansionista era clamoroso, el PP no lo expulsó de sus filas. Antes al contrario, siguió alimentándolo. Y entre otras bicocas se le colocó como responsable del Centre Balears Europa, donde siguió cobrando un sueldo hasta que en 2014 el presidente balear, José Ramón Bauzá, puso fin a aquel despropósito. El 1 de septiembre de 2014 Soler se daba de baja en el PP y ocho meses después, en abril de 2015, era elegido presidente de la Assemblea Sobiranista de Mallorca. Algún mérito debió de acumular desde los cargos del PP para alcanzar en sólo ocho meses ese sillón, equivalente en Baleares a la presidencia de la ANC en Cataluña. Después de lo que hemos vivido a lo largo de cuatro décadas en el País Vasco y Cataluña, a mí me gustaría ver firmeza por parte de PP. Igualmente en Mallorca, donde cuando menos, me parece dudoso que el actual presidente del PP, Biel Company, no sea también partidario de un catalanismo moderado El cáncer del nacionalismo ha hecho ya mucho daño al PP. Y esta es una enfermedad que sólo se cura con un pronto diagnóstico y tratamiento brutal de quimioterapia. Ánimo. L COSAS MÍAS EDURNE URIARTE LA TRICOLOR Cs ha sustituido al PSC en el liderazgo constitucionalista y no al PP que nunca lo tuvo E L jueves por la noche, mientras contemplaba las imágenes de la celebración de Cs, me acordé de las manifestaciones antiterroristas del País Vasco de fines de los noventa y de los dos mil. Por la tricolor que exhibían los activistas de Ciudadanos, esa combinación de bandera nacional, europea y catalana tan políticamente correcta. Me evocó aquella atmósfera tan sorprendente para mí en la que incluso algunos dirigentes de los movimientos antiterroristas se ponían nerviosos a la vista de las banderas nacionales en las manifestaciones en Bilbao o San Sebastián. No fuera a ser que provocáramos o que nos llamaran fachas. Te asesinaban por defender tu derecho a sentirte español, y, sin embargo, los colores de la españolidad eran una provocación. Y mejor si se escondían o se disimulaban con alguna bicolor o tricolor. El partido que, según algunos analistas, ha arrasado al PP en Cataluña por la tibieza españolista de los populares, hacía un canto a esa tibieza con ese disimulo de la única bandera que tiene problemas en Cataluña, donde nadie discute el derecho a sentirse catalán o europeo, pero sí a sentirse español. Y lo hacía porque Ciudadanos no ha sustituido al PP en el liderazgo constitucionalista en Cataluña sino al PSC, dato fundamental que se está olvidando en el análisis. Entre otras cosas, por la obviedad de que el PP nunca tuvo ese liderazgo en Cataluña, donde alcanzó su máximo en 1995 con aquel 15 del PP de Aznar. Y cuando lo alcanzó momentáneamente en el País Vasco en 2001, con el 23 de los votos, lo hizo por su liderazgo antiterrorista y, sobre todo, porque el PSE de Nicolás Redondo no lo demonizó por derechista y españolista, como lo han hecho el resto de socialismos, sino que respetó el liderazgo de Mayor Oreja como el PP catalán lo ha hecho con el liderazgo de Inés Arrimadas. La mala noticia para quienes creemos en la necesidad de superar esa anomalía, la de la estigmatización del españolismo sin complejos en el País Vasco y en Cataluña, es que Ciudadanos probablemente tiene razón, razón electoral quiero decir, con esa tricolor. Por eso ha recibido 42.000 votos del PSC, según los cálculos de GAD 3, y 35.000 del bloque separatista. Por eso recibe votos del centro, del centro en el eje ideológico izquierda derecha y del centro en el eje identitario españolista nacionalista. Aquello de que las elecciones se ganan en el centro se refiere a esto en Cataluña. A que Ciudadanos rechaza de plano ser de derechas y a que exhibe la tricolor la noche de su histórico triunfo en Cataluña. Otra cosa es y será el resto de España. Pero las elecciones también se ganan cuando se movilizan los tuyos mientras que se desmovilizan los del adversario. Y esto es lo que no ha ocurrido en Cataluña donde los separatistas se han movilizado tanto como los constitucionalistas, lo que, con la ayuda del sistema electoral, les ha dado esa nueva mayoría en el Parlamento. En buena medida porque Mariano Rajoy ha sido cualquier cosa menos tibio con esa aplicación del 155 a la que se resistió Cs hasta el 2 de octubre precisamente por esto, porque quería desmovilizar a los más centristas del eje identitario. El problema electoral de la derecha españolista de Cataluña, la del PP, la de Rajoy, no es su tibieza sino justamente lo contrario. Por eso jamás tuvo el liderazgo, ni con Rajoy ni con Aznar, porque, haga lo que haga, el PP es identificado con la derecha nacional, es decir, con España, con Madrid, con el Gobierno central, con la bandera nacional, y, por supuesto, con el franquismo. Y como guinda, hasta con el Real Madrid.