Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 AGENDA Necrológicas Cardenal Bernad Law (1931- 2017) JUEVES, 21 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es ABC Encubrió abusos sexuales de sacerdotes En los trágicos acontecimientos de Boston fue símbolo de la pasividad l 14 de marzo de 2013, al día siguiente de su elección como Papa, Francisco acudió a rezar a la Basílica de Santa María la Mayor. Nada más entrar, se cruzó con su arcipreste honorario, el cardenal norteamericano Bernard Law. No quiero que siga frecuentando está Basílica le espetó. El Vaticano reconoció posteriormente que Law estaba al tanto de la visita papal y quiso estar presente. Sin embargo, Francisco era consciente del daño que los casos de abusos sexuales habían causado a la reputación de la Iglesia. De ahí que no estuviera dispuesto a consentir el más mínimo gesto de cercanía al purpurado que se había convertido en símbolo de encubrimiento y pasividad en relación con esos trágicos acontecimientos en la Archidiócesis de Boston, una de las más señeras del catolicismo estadounidense, de la que Law era titular desde 1984. Todo empezó en enero de 2001 con las revelaciones de The Boston Phoenix su reportera Kirsten Lombardi dio la palabra a Mark Keane, quien aseguró haber sufrido abusos en repetidas ocasiones por el padre John Geoghan, que trabajó durante más de tres décadas a las órdenes de varios arzobispos de Boston. La víctima aña- E Bernard Francis Law nació en Torreón (México) el 4 de noviembre de 1931 y falleció en Roma el 20 de diciembre de 2017. Formado en Harvard y en distintos ateneos católicos de Estados Unidos, ejerció como periodista, fue ordenado sacerdote en 1961, desempeñó la secretaría de Asuntos Ecuménicos del Episcopado norteamericano, fue nombrado obispo de Springfield en 1973 y arzobispo de Boston en 1984. EFE dió que le constaba que Law no solo no tomó medidas contra el sacerdote, sino que siguió enviándole a varias parroquias donde estaba en contacto con menores de edad. El caso Geoghan fue la punta del iceberg de un escándalo que acabaría implicando a más de sesenta sacerdotes que operaban bajo la autoridad de Law. Fueron aflorando los testimonios de miles de víctimas. En 2007, tras los inevitables juicios penales, la Archidiócesis tuvo que desembolsar la friolera de 600 millones de dólares en concepto de indemnizaciones. Para entonces, Law, que nunca fue imputado, ya había renunciado a la Archidiócesis lo hizo en diciembre de 2002 y se trasladó a Roma. ¿Sabía Juan Pablo II de la intolerable actitud de quien fue su cardenal de confianza en Estados Unidos? Las informaciones más recientes apuntan a que no. Mas no deja de sorprender que, una vez en la Ciudad Eterna, Law se integrase en diversos dicasterios de la Curia y participase activamente en sus trabajos sin que su presencia molestase lo más mínimo. Incluso viajaba: ¿qué hacía, con todo lo que llevaba a cuestas, en el Encuentro Mundial de las Familias celebrado en Valencia? Asimismo, resultó particularmente inoportuna la sonora celebración de su ochenta cumpleaños en un restaurante de Boston, ciudad a la que volvió esporádicamente. Triste final de trayectoria para un eclesiástico formado en Harvard que en sus inicios en Misisipi recibió amenazas de muerte por su defensa de los derechos civiles y que impulsó el ecumenismo y el diálogo interreligioso en todo Estados Unidos. Compatibilizó esa mentalidad abierta con la firmeza doctrinal al pedir un catecismo único de la Iglesia que disipara las disidencias teológicas. Su deseo fue satisfecho en 1992. Pero no se le recordará por eso. JOSÉ MARÍA BALLESTER ESQUIVIAS Arturo Baltar (1924- 2017) Adiós a un orensabio La cita con su Belén gigante es un clásico A rturo Baltar se ha ido pero permanece. Ha conseguido la inmortalidad gracias a sus obras, un legado cultural que contribuye a definir la esencia de Orense: historia y personalidad. Nos ha dejado uno de los grandes de las artes plásticas, un mago del cincel, un orensano universal, bueno y generoso en toda su extensión. Un orensabio coetáneo de los gigantes de nuestra Atenas de Galicia. No cuesta imaginarlo en estos momentos compartiendo tertulia ya con Xaime Quessada, que lo estará poniendo al día del funcionamiento del más allá. Deja a dos compañeros genios de la escultura, Buciños y Acisclo, con los que conformaba un tridente de artistiñas que reconocía y admiraba el talento internacional de Ramón Conde. Orense, tierra de cultura. Orense, piedra y agua. La piedra como material escultórico y el agua como líquido elemento convertido en lágrimas por la pérdida física de Arturo. Orense no se entiende sin Arturo Baltar. La cita navideña anual con su Belén gigante es un clásico de nuestra provincia. Arturo Arturo Baltar Santos nació en Noalla (Orense) en 1924 y falleció el 18 de diciembre de 2017 en la ciudad de Orense. Fue un escultor cuyas figuras nacen del corazón y llegan al corazón. Hombre de humanidad atractiva y humildad a raudales. es la discreción y el genio caminando de la mano. El orensanismo y lo cosmopolita conversando sin fin. La herencia de los tiempos dorados de un Orense intelectual y cultural como pocos, solo comparable al Dublín de Joyce. Ahí habita, y habitará, el maestro Arturo Baltar. Genio y figura. MANUEL BALTAR PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE ORENSE