Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 21 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es espana ESPAÑA 25 mantes son dos: la oficina central de Interpol en Roma y el mismo organismo en Belgrado. Solicitud de detención con vistas a extradición consta, además de una fotografía del serbio de una reseña realizada por la Policía Científica de Ferrara. El motivo que aparece es conciso: robo a mano armada, lesiones con resultado de muerte, homicidio o asesinato. En una ventana de la ficha principal bajo el epígrafe de Peligrosidad los funcionarios policiales escribieron: peligroso, violento Condenados a 30 años los dos grapos que custodiaron a Cordón La Audiencia Nacional descarta el homicidio al no aparecer el cuerpo del empresario LUIS P. ARECHEDERRA MADRID El Grupo de Fugitivos Después de esas altas, en septiembre un juzgado de Bolonia (Italia) envió a España una comisión rogatoria en la que se informaba de la posibilidad de que el serbio se hubiera refugiado en Málaga, en concreto en Mijas o Puerto Banús (Marbella) Según confirmaron fuentes policiales, el Grupo de Fugitivos realizó varias gestiones en esa zona y en otras pero sin resultado. Su rastro no reapareció hasta la semana pasada. El destrozo de vidas y familias que dejó el jueves consta en la base de datos de ámbito interno con la frialdad propia de las reseñas policiales: se incluyen seis hechos, todos grabados por Guardia Civil de Teruel. Bajo el epígrafe motivo de detención constan tres asesinatos, robo hurto uso vehículo imprudencia temeraria vehículo motor y el último: tenencia armas, municiones, explosivos La Audiencia Nacional ha condenado a 30 años de prisión a los dos grapos que custodiaron a Publio Cordón, el empresario residente en Zaragoza al que los terroristas secuestraron el 27 de junio de 1995. El tribunal considera probado que José Antonio Ramón Teijelo y María Victoria Gómez ya en prisión por pertenencia a los Grapo detuvieron de forma ilegal al empresario de Zaragoza, a quien retuvieron en una vivienda en Lyon, Francia. Dos semanas después del secuestro, Cordón murió. Según la terrorista arrepentida Silva Sande, por las heridas sufridas al tratar de huir del cautiverio. Los terroristas le dejaron morir. El cuerpo del empresario, cuyo paradero Sande situó en la zona montañosa de Mont Ventoux, sigue sin apa- recer, a pesar de que la Audiencia Nacional afirma que Teijelo y Victoria conocen donde enterraron a Cordón. El tribunal descarta el delito de homocidio por no aparecer el cuerpo del empresario. Los jueces explican que no pueden considerar probado que Cordón falleciera como relató Sande sin un elemento objetivo que corrobore su testimonio teniendo en cuenta además que ha cambiado de versión. El tribunal, en la sentencia, a la que accedió ABC, desvela que Sande sitúa ahora el enterramiento en los Pirineos, una zona alejada del Mont Ventoux, que pertenece a los Alpes. En el juicio, los dos condenados negaron haber participado en los hechos, rechazaron saber el paradero del cuerpo y desmintieron ser los señores Monforte los dos individuos que se hicieron pasar por un matrimonio que En los Pirineos La terrorista arrepentida Sande ha cambiado de versión y sitúa ahora el cuerpo en los Pirineos se dedicaba a la enseñanza para alquiler el chalet con jardín de Lyon. Sande, quien colabora con la Justicia desde 2008, les ubicó en el secuestro. El tribunal que les juzgó no cree a Teijelo y Victoria y les ha condenado por un delito de detención ilegal. La inculpación que contra ellos hace Silva Sande, a juicio del tribunal, permite destruir el derecho fundamental a la presunción de inocencia concluyen los tres jueces de la Sala de lo Penal. Para dar credibilidad a su testimonio, los jueces valoran que coincide con lo que declaró la también condenada por el secuestro mortal Concepción González Rodríguez. Los jueces también tienen en cuenta la prueba pericial de la Guardia Civil, que encontró a Teijelo una identidad falsa bajo el nombre de José Luis Monforte Andreu coincidente con el individuo que alquiló la vivienda. La incriminación de la otra grapo, Victoria, se sustenta en la saliva encontrada en las cartas que Cordón envió a su familia, que se corresponden con la suya. La terrorista no supo desvirtuar esta prueba. El límite de su condena se fija en 20 años.