Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN PECADOS CAPITALES PUEBLA JUEVES, 21 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es opinion ABC MAYTE ALCARAZ LO QUE CARMENA ESCONDE La crisis en Madrid es solo el anuncio de operaciones de calado L A crisis en el Ayuntamiento de Madrid no es solo un golpe en la mesa de una alcaldesa contra un concejal díscolo. Bajo el epitelio de ese golpe de autoridad supuran varias heridas. -Camena ha decidido campar sola y fundar su propia marca con vistas a su reelección dentro de año y medio. Elegida por los podemitas como el rostro amable para contraponer a una declinante Esperanza Aguirre y con capacidad para maquillar los tenebrosos perfiles del populismo, la alcaldesa está resuelta a no volver a encabezar una lista compuesta por los retales cortados por Pablo Iglesias y Alberto Garzón y quiere marcar su propio territorio. En Podemos ya se lamentan de una realidad palpable: Alimentamos un monstruo que nos va a comer -La mala relación de Carmena con Iglesias y Garzón impidió que en las reuniones contra reloj que mantuvieron horas antes del cese de Sánchez Mato se pudiera sofocar la crisis. Tanto en público como en privado, la alcaldesa no esconde su distancia política y personal con Iglesias e insiste en que ella no representa a ninguna coalición política sino a una candidatura ciudadana. -Apoyada en sus dos personas de confianza en el Consistorio, Marta Higueras y Luis Cueto, la alcaldesa gobierna de espaldas a la mitad de su Gobierno que la responden con desprecio absoluto a su autoridad. -Tampoco la sintonía de Iglesias y Garzón pasa por su mejor momento. La estrategia de alineamiento del líder de Podemos con los independentistas catalanes ha provado un gran malestar en el coordinador de IU, que reprocha la falta de un discurso nacional para evitar la fuga de votos en el resto de España. La confluencia de ambas fuerzas en 2020 está ahora más en el aire que nunca. -Aunque Iglesias y Errejón han mantenido posturas iguales respecto a la espantada de Sánchez Mato, las grietas internas en Podemos son cada vez más profundas y la soledad del secretario general frente a las bases se agranda al ritmo de la sangría electoral que comenzó en las elecciones de junio de 2016, con la pérdida de un millón de votos (pese a la convergencia con IU) y confirman las últimas encuestas. -Sánchez Mato es amigo íntimo de Alberto Garzón, al que trasladó sus razones para no apoyar el Plan Económico que Carmena pactó con Cristóbal Montoro. IU respalda a su concejal pero ha intentado minimizar la crisis con Podemos para no desestabilizar el primer Ayuntamiento del cambio la simbólica Alcaldía de Madrid, que consideran su carta de presentación para las próximas elecciones generales. -Las divergencias de IU respecto a la estrategia de Podemos de priorizar el poder institucional al sustrato ideológico contrario a la regla de gasto que la Unión Europea exige a España, tendrá su propia réplica en ayuntamientos como el de Zaragoza, Valencia o Cádiz, donde la tensión entre distintas familias de extrema izquierda tiene a sus alcaldes pendientes de un hilo. CAMBIO DE GUARDIA GABRIEL ALBIAC NO VA DE CATALUÑA No me inspira piedad la gente que me aburre. Tampoco soy necrófilo LLÍ donde se dice, allí no es. Esta noche retornará todo al punto exacto en el cual se encontraba el 2 de octubre. Y, sin embargo, nada será lo mismo. Algo crítico habrá pasado. Sólo que no en Cataluña, no en esa mortecina región condenada a repetirse. Y a sólo generar ya hartazgo. Y tal vez, en algunos muy angelicales, piedad. En cuanto a mí, no me inspira piedad la gente que me aburre. Tampoco soy necrófilo. El germen de una mutación se palpa, sin embargo. Y la sospecha de que esa mutación trastrueca el juego de los últimos 39 años. Lo mismo enseñaba el maravilloso Platón se dice siempre y necesariamente de lo distinto. Pero, ¿cómo decir con claridad sus diferencias? Lo mismo. Es más que verosímil que el Parlamento autónomo catalán retorne a los dos bloques constitucional e independentista de aquel que disolvió el artículo 155. La tensión de fuerzas que llevó al desastre retornará esta noche. En apariencia, intacta. Lo distinto. Los desplazamientos internos a cada uno de ambos bloques sube Cs y el PP se hunde, ERC le come el territorio al PDECat dejarán inalterado el equilibrio global de fuerzas. Cataluña seguirá cadáver. Aunque los factores que la momifican se hayan alterado. Pero en otro lugar, en el cual nada se dice porque allí no tocan urnas, ni, por tanto, megafonía A anímica de los televisores, algo por completo inesperado se percibe al acecho. Las calles de las ciudades españolas se han transmutado. No es la presencia de las banderas nacionales tan calladamente normal en cualquier país europeo, no hablo ya de su omnipresencia en los Estados Unidos es la desdramatización de su presencia lo inédito. Ya no marcan posiciones ideológicas. Salvo para los neoperonistas de Podemos, las banderas han retornado a su función connotativa en cualquier sociedad que no esté enferma: la de signos de reconocimiento. Y la nación, que en esos signos se presenta, parece haber recuperado la inmediatez no valorativa con la cual revistiera tal concepto el Abad de Sieyès en 1789, al ponerla como sujeto constituyente que subyace a la tempestad de cambios constitucionales que define el decurso histórico. Inés Arrimadas tiene todas las bazas para ganar en votos esta noche. Y, tal vez, no es seguro, en escaños. Nada cambiará eso en Cataluña, lugar en el cual todo es siempre lo mismo. Lo cambiará en España. Con el estruendo de un cierre de ciclo: el que se abrió en 1978 y que con poca realidad histórica se corresponde hoy. La eficacia de una victoria de Cs en Cataluña no va a ejercerse en Cataluña. Será anticipo de una eficacia crítica sobre los automatismos políticos españoles. Desde 1978, el dualismo ha regido los intercambios de poder. Bipartidismo en el Parlamento. Alternancia en el Ejecutivo. Reparto matemático en la Magistratura. Ping- pong entre poder central y poderes regionales. A eso llamo yo un Estado fallido. Pero casi nadie comparte mi criterio. Ese Estado fallido se soporta sobre una ley electoral estafadora. En la cual, del principio un hombre un voto no queda nada. Tras el shock catalán, PP y PSOE quedarán erosionados en toda España. Cs, a poco que mueva sabiamente sus piezas, hará saltar el bipartidismo. La estafa de la no correspondencia voto- escaño sólo será resuelta por una ley electoral justa. Y, en términos de igualdad de voto, los partidos nacionalistas se extinguirían: política y económicamente. Es eso lo que está en juego hoy. No Cataluña, ya muerta. España y la vida de todos. Allí donde se dice, allí no es.