Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 ABCdelOCIO VIERNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es ABC Bárbara Lennie No pretendo hacer obras maestras; pensarlo me paraliza La actriz monopoliza cada plano de Una especie de familia como una madre doliente FERNANDO MUÑOZ Monólogo Lennie UNA ESPECIE DE FAMILIA Dirección: Diego Lerman. Intérpretes: Bárbara Lennie, Daniel Aráoz y Claudio Tolcachi OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE riunfar es un verbo relativo. ¿Qué es el triunfo? Para un intérprete puede ser ganar muchos premios, para otro, grabar con el director soñado; y para muchos, el éxito es que no falte el trabajo. Aunar todo es una quimera difícil de atrapar. En los últimos tres años, Bárbara Lennie (Madrid, 1984) ha rodado 15 películas, y hay de todo: desde la musa de Carlos Vermut en Magical Girl que le valió el Goya a mejor actriz, a protagonista de Contratiempo éxito de taquilla, o rodar a las órdenes de Asghar Farhadi junto con Penélope Cruz, Javier Bardem y Ricardo Darín. Pero el éxito, a veces, también es poder parar cuando uno quiere. Después de todo, lo que me cuestiono es: ¿Qué me apetece hacer después? Tengo ganas de parar un poco porque siento que, si no vivo la vida, no la voy a poder contar expresa la actriz. Siempre me he dedicado a esto volcándome y dis Soy frutándolo mucho, y para afortunada que esto ocurra tengo que parar sentencia. por no estar MAYA BALANYA Bárbara Lennie estrena encasillada en Bárbara Lennie posa para ABC antes de la entrevista hoy Una especie de famiun tipo de lia su primera película rocine dada en Argentina (donde se a hacer esta película. Y es que, que es el momento Hasta que dé ese fue a vivir nada más nacer hasdetrás del éxito, además del ta- paso, a Bárbara Lennie le espera un 2018 ta que regresó con seis años) y en la lento hay mucho esfuerzo Pese a movido. Estrena tres de las películas que monopoliza cada plano como una todo, en este oficio siempre hay sensa- más esperadas: Todos lo saben de madre doliente. Es su papel más dife- ción de incertidumbre e inestabilidad Asghar Farhadi; El reino de Rodrigo rente del año. Una apuesta para una ac- admite una intérprete que no quiere Sorogoyen; y Petra, de Jaime Rosales. triz que quiere innovar. Soy muy afor- parar: Me interesan muchas otras co- Cuando estreno una película, pasa que tunada por no estar encasillada en un sas además de la actuación. Si no hay las veo una vez y no más. Así te refutipo de cine: puedo formar parte de una trabajo como actriz, me lo buscaré por gias. Cada una responde a un momengran producción con ambición comer- otros lados. Me apetece escribir, produ- to. No pretendo hacer obras maestras. cial y no por ello dejar de hacer cine au- cir, dirigir... Es algo a lo que doy vueltas Ojalá que sí, pero no lo pienso porque toral explica sobre por qué se decidió desde hace tiempo, pero este año creo me paraliza sentencia reflexiva. T E l argentino Diego Lerman encuentra en el rostro angustiado de la actriz Bárbara Lennie, que sale en todos los planos de la película, el tono desesperado con el que contar su historia, la de una madre truncada por la desgracia que ansía reanudar su función maternal con un recién nacido en otra mujer, previo pacto. Que estamos en un drama opresivo y húmedo nos lo avisan ya las primeras imágenes de lluvia, cristales de coche, rostro enmohecido y tiempo detenido. Hay mucha pretensión trágica y mucha sordidez social en el desarrollo que Lerman le impone al trayecto lleno de enigmas y lágrimas que recorre ese personaje atormentado y que se enfrentará, desarmada de ánimo, a todos los males de nuestro tiempo, o de cualquier tiempo, la codicia, la burocracia, la soledad, el desconcierto y un magma de legalidad, clandestinidad y complicidades ininteligibles que actúan como pared infranqueable. La historia es penosa, y hay que enfocarse en la interpretación abrumadora, en presencia y sentimiento, de Bárbara Lennie, actriz sin duda mejor dotada para personajes más poliédricos que el de esta Malena, muy desgarrada, sí, pero monolítica y monocromática en su tristeza y tenacidad. Y tiene interés sociológico el contraplano, la madre biológica y su ambiente paupérrimo, y el engranaje sucio que mueve su antinatural acto. Sin centro, solo márgenes ALANIS Dirección: Anahí Berneri. Intérpretes: Sofía Gala, Dante Della Paolera, Santiago Pedrero OTI R. MARCHANTE Gala, una madre en problemas ABC H ay dos aspectos que no se le pueden quitar (negar) a esta película, uno es el marco descarnado y extremo de sus personajes, situaciones y ambientes que la direc- tora argentina Anahí Berneri logra para adornar su sórdida historia, y otro es el trabajo físico y químico que hace la actriz Sofía Gala para enmarcar a la protagonista, Alanis. Y ambos aspectos son los que se premiaron en el último Festival de San Sebastián. Pero, junto a esto que no se le puede quitar, también hay algo que no se le puede poner, y es sensación de originalidad a un argumento con la mirada fija en los moldes o envases donde se embotellan: una prostituta con un bebé, desahuciada, sumida en un irresoluble conflicto, encajada en un ambiente penoso y familiarmente hostil, que transmite ferocidad y dignidad en sus márgenes, y que huye de cualquier elemento sentimental y del menor paño caliente. Es desgarrada y no busca el menor contagio de esperanza o calor para el drama de sus personajes, lo cual probablemente le otorga credibilidad, contacto con lo real, pero también lejanía y capacidad para la catarsis. Hay palo, pero no zanaho-