Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURA VIERNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es cultura ABC Memorias inéditas Sale a la luz la historia del encuentro entre Gabo y Juan Pablo II BRUNO PARDO PORTO MADRID A Gabriel García Márquez la muerte de Juan Pablo I le pilló, como a todo el mundo, por sorpresa. Su mandato había durado apenas un mes y el suyo se había convertido en uno de los Papados más breves de la historia. Gabo estaba confuso y, además, molesto con el destino. Ya no podría cumplir su deseo de tener una audiencia con el Sumo Pontífice para hablarle de los desaparecidos durante la dictadura de Argentina, que el colombiano cifraba en más de 10.000. Sin embargo, gracias al cardenal Paulo Evaristo Arns consiguió un encuentro con el nuevo Papa: Juan Pablo II. Así, un buen día de 1979, el Nobel de Literatura llegó al Vaticano. El lugar le produjo desolación tal y como cuenta en una parte inédita de sus memorias que ahora ve la luz gracias a la digitalización de su archivo en el Harry Ransom Center de la Universidad de Texas. Después de una larga espera en un salón pequeño apareció en escena el polaco. Su entrada en la sala, filtrada por el sesgo del realismo mágico, fue más o menos así: Un hombre esclarecido por la luz oblícua de la Navidad inminente, con una túnica deslumbrante y un solideo deslumbrante, abrió de su propia mano la puerta del fondo... Lo primero que le sorprendió del Papa fue su inquietante parecido con el novelista checo Milán Kundera. Lo segundo, la fuerza con la que le puso la mano en el hombro para acompañarlo al escritorio donde tendrían la entrevista, que duró exactamente los diez minutos que tenían pactados. La conversación empezó en castellano, pues Juan Pablo II quería pulir su manejo del idioma antes de una inminente visita a México. Gabo no pudo evitar preguntarle por qué conocía tan bien el español. Me contó de entrada que había estudiado el castellano en la escuela secundaria, porque estaba escribiendo una tesis sobre San Juan de la Cruz y quería leerlo en el original apunta el escritor. Para cuando se dio cuenta, llevaban cinco minutos hablando del poeta místico y ni había mencionado el tema que le había llevado allí. Entonces, le entregó una carta que resumía el drama de los desaparecidos en Argentina y en la que le pedía que le apoyase en su denuncia de aquella dolorosa situación. Esto es idéntico a la Europa oriental le respondió. Fue la única réplica que obtuvo con respecto al tema, porque ya no tendría tiempo de volver a retomar la conversación. Los diez minutos eran innegociables. Santiago Muñoz Machado, en el salón de plenos de la Real Academia Española MATÍAS NIETO El Rey avala el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico Don Felipe preside hoy el acto al que asisten los más importantes juristas de Iberoamérica JESÚS GARCÍA CALERO MADRID Una promesa de hace 300 años que irá a la Red En el primer volumen del Diccionario de Autoridades, el primer trabajo realizado por la RAE en 1726, se prometía que la Docta Casa dedicaría su tiempo a un diccionario de las artes liberales y mecánicas entre las que seguro que estaba el Derecho. Muñoz Machado se muestra orgulloso de cumplir esa promesa, parcialmente, con este diccionario, 300 años después. Por cierto, la promesa estará en internet, seguramente a mediados de 2018. Por derecho, la lengua española se habla en medio mundo. Esta expresión refleja de manera literal la influencia que tuvieron las leyes en la duradera extensión del español a lo largo de los siglos y de los antiguos territorios de la Corona que hoy conforman la hispanidad. Hoy se presenta en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico (DPEJ) una obra redactada entre los máximos especialistas de la comunidad iberoamericana de naciones. El mayor pilar de la unidad Como explica a ABC el director de este nuevo diccionario, el académico Santiago Muñoz Machado, el mayor cuidado del idioma se aplicó a la codificación de las leyes en América una vez superada la era de las emancipaciones, porque las nacientes repúblicas encontraron que sin una lengua común no se podía gobernar La presentación de esta magna obra tiene un especial relieve, tanto institucional como cultural, ya que reúne a una especie de cumbre iberoamericana de juristas y académicos, bajo la presidencia del Rey. Asistirán la mayor parte de los presidentes de los Tribunales Supremos de América nos adelanta Muñoz Machado porque esos tribunales han participado activamente en la preparación del diccionario En la mesa estarán, junto con Don Felipe, el presidente del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo y el fiscal general del Estado, además del presidente del Consejo de Estado. Por supuesto hay que añadir la asistencia de representantes de la totalidad de las Academias de la Lengua americanas. España aportó a América un im- portante legado, entre cuyas manifestaciones principales están la lengua y el derecho asevera. Podría aceptarse que son dos de los principales pilares de la cultura que compartimos. América se sirvió del derecho español añade hasta los procesos de independencia, desde las partidas a las leyes de los Borbones. Luego hicieron sus propios códigos, y es entonces justamente cuando se debate qué idioma, si la lengua castellana clásica o las variantes que allí había En España, explica este jurista y secretario de la RAE, que hace unos meses publicó Hablamos la misma lengua una historia política del español en América se mantuvieron las lenguas particulares y regionales, pero al otro lado del Atlántico la castellana fue la única utilizada El DPEJ servirá para preservar el derecho y los valores que son de inspiración española, las leyes fueron fundamentales. Y con el vocabulario compartido nos entenderemos mejor los ciudadanos de unos y otros países, las empresas encontrarán mayor precisión en los conceptos, podremos copiar los modelos regulatorios, las garantías de los derechos serán parejas comenta el director del proyecto. Para lograr un resultado que tiene en libro una apariencia monumental, en dos tomos de más de dos mil páginas cada uno, se han coordinado más de 400 juristas para sumar las aportaciones. Lo más difícil fue cumplir los plazos que imponía el duro director bromea Muñoz Machado, padre es esta obra inabarcable.