Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es internacional INTERNACIONAL 35 MONNET CO. JOSÉ M. DE AREILZA ES URGENTE ESPERAR E Angela Merkel llega ayer a la cumbre europea celebrada en Bruselas REUTERS España evita el choque dentro de la Unión y apela al consenso Rajoy defiende el modelo de cooperación y vigilancia de la frontera exterior MARIANO CALLEJA ENVIADO ESPECIAL A BRUSELAS protección internacional, de los 17.000 que le correspondían. De ellos, 1.328 han llegado por reubicación, y 1.360 a través de reasentamientos, según datos de Interior. Países de origen En el debate sobre la cuota de refugiados, Rajoy defiende el modelo de España, que se basa sobre todo en una mayor cooperación con los países de origen y de tránsito, y un refuerzo de la vigilancia de las fronteras exteriores. Algo que, según ha subrayado el Gobierno, España está cumpliendo ya. Es el modelo que Rajoy expuso en la reciente cumbre de Costa de Marfil, y también el que ha asumido la Unión Europea para los inmigrantes irregulares. Lo que no va a hacer Rajoy es en- El Gobierno de España ha evitado entrar en la batalla abierta dentro de la UE sobre el sistema de cuotas obligatorias de refugiados. Todo lo que suene a división interna, o formación de bandos, incomoda al presidente Rajoy, y desde la delegación española se apeló al diálogo y al consenso para evitar un choque que considera evitable. España no ha sido un alumno aplicado a la hora de llevar a la práctica la cuota de refugiados que le correspondía, pero acata el programa que se puso en marcha a finales de 2015 y lo va cumpliendo poco a poco y en la medida que se puede Por el momento, se han acogido a 2.688 solicitantes de Premio donado Las instituciones europeas tuvieron un gesto de amistad y solidaridad hacia España y Portugal frentarse a Alemania, ni a ningún otro país, por esta cuestión, en un momento en el que el Gobierno ha necesitado, y ha recibido, el apoyo expreso de todos sus socios europeos frente al desafío independentista catalán. Ayer pudo verse a Rajoy y Merkel charlar largamente a solas en los márgenes de la cumbre. La buena amistad de las instituciones europeas con España se puso de manifiesto justo antes del Consejo Europeo, en un acto en el que donaron el montante económico del Premio Princesa de Asturias a la Concordia, 50.000 euros, a las víctimas de los incendios de España y Portugal. Al acto no acudió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pero sí lo hicieron los presidentes de la Comisión, Jean Claude Juncker, y del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. Tanto Juncker como Tajani resaltaron la importancia de ese gesto simbólico de solidaridad y amistad hacia España y Portugal, y defendieron que es precisamente la solidaridad el principio que debe marcar la Unión Europea del futuro. l ultimo ganador del Premio Carlomagno, Timothy Garton Ash, advertía hace unos días de que la Unión Europea debía centrarse en conservar sus muchos logros y no aventurarse en proyectos arriesgados. La advertencia flemática del historiador británico parece haber sobrevolado la cumbre de Bruselas, que hoy cierra un buen año de integración europea, en comparación con los anteriores. La UE entra en bonanza económica, pero sigue divida en dos ejes, Norte- Sur en cuestiones relacionadas con el euro, y EsteOeste, en temas migratorios. El Brexit notificado a final de marzo no ha desunido a los 27 Estados miembros. Es el Gobierno de Londres el que afronta incertidumbres y luchas internas, y siente cómo el tiempo corre en su contra, con un parlamento que se desmarca de cualquier posibilidad de ruptura traumática. Tras este cónclave de diciembre, se preparan nuevos pasos para afianzar la moneda común, a los que hay que sumar los pequeños avances en defensa anunciados hace un mes. El asunto más delicado por pactar es la gestión de los flujos migratorios, a partir del difícil equilibrio entre la solidaridad que reclama Berlín, y el respeto a la identidad nacional de cada socio, una idea promocionada por el polaco Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo. Tras la multiplicidad de crisis, la gestión del poder europeo depende de las capitales nacionales y ninguno de los dirigentes de los cuatro países grandes está todavía en disposición de invertir para renovar la agenda de Bruselas. Angela Merkel no ha conseguido formar gobierno desde las elecciones de septiembre, aunque se descarta que no obtenga un cuarto mandato. Emmanuel Macron ha hecho propuestas sustantivas para fortalecer la integración, siempre en consulta con la canciller, pero antes tiene que conseguir que sus reformas domésticas den resultado. Paolo Gentiloni se enfrenta a unas próximas elecciones que podrían enviarle al banquillo y en las cuales los populismos a su izquierda y derecha aspiran a aumentar sus cuotas de influencia. Mariano Rajoy está pendiente del 21 D para dejar atrás lo peor de la crisis territorial y poner en valor los buenos datos económicos de España. Es urgente esperar.