Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 13 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es estilo GENTESTILO TV 73 La memoria prodigiosa de una gran dama y amiga Me llamó un día, hace pocos años: José, desearía que me acompañaras, porque me van a entregar JOSÉ REY- XIMENA el Premio a la Elegancia Le contesté: Para mí es un honor, Aline urante años, cada maña- Y añadió que me esperaba en su na recibía un correo de Ali- casa y ya sabes: traje oscuro, cane y respondía con Mi misa blanca y corbata discreta Al Sra. Condesa a todas las llegar a la plaza de Atocha, con painquietudes que siempre tenía. Aho- vor escuché que le dice a su mecára que está rodeada de querubines, nico, su fiel Héctor: Déjanos aquí tengo que decirlo, pero no a mi con- que vamos andando Era una nodesa, sino a mis paisanos, que sin che fría y oscura de invierno, tetratarla no la comprendieron y siem- níamos que caminar hasta la Sala pre con suspicacias hablaban de ella Kapital, la calle de Atocha estaba negando su vida de espía, critican- llena de moros y cristianos, la condo donde no hacía falta. desa de Romanones con un largo Es verdad que conocí a una mu- vestido negro que le hacía aún más jer que no era de las nuestras y que exquisita su estilizada figura, iba me cautivó. Era yo un joven de 16 arropada por un precioso mantón años despertando a un mundo de de Manila, llevaba al cuello las faadultos cuando descubrí en la bi- mosas esmeraldas que pertenecieblioteca, cuando todavía existían ron a la maharaní de Kapurthala en las casas como la de mi tía Pere- con los pendientes a juego; en el grina, su magnífico libro Historia brazo, un regalo de la Duquesa de de Pascualete Me fasciné con ella, Windsor, un brazalete cargado de una bella mujer que irradiaba her- diamantes con un secreter que conmosura y que me descubrió una re- tenía palabras de amor del Duque gión, Extremadura, de las más her- de Windsor a su mujer. ¡Que demosas con las cir! Aline ilumique se engradenó la calle y ce España. cuando llegaY en la pasión mos al acto mis que transmitía nervios descanpor esa tierra, saron. La condeme enamoré sa transmitía de ella. Nunca la una serena tranolvidé, pero tuquilidad y seguvieron que pasar ridad. cuarenta años Me habló tanpara conocerla. to de su Camelot, Y me fascinó por Pascualete su inteligencia, cuántas veces su elegancia, su me pedía que la memoria de los acompañara tiempos pasados pero por en los que vivió circunstancias muchos azares y de la vida no situaciones únipudo ser. En sus cas y atípicas. últimos días le Nunca quise prometí que iría decirle que vino De Feria Apasionada por en peregrinación a un país extraño, Andalucía y Extremadura, Aline y me sonrió duro y cruel para era habitual en la Feria de Abril como si fuera que su opción por una bendición. España no fuera Sus libros son una pérdida de tiempo, una esterili- de literatura de época, muy entredad; en definitiva, un desencanto. tenidos. Destacaría Historia de Nunca se lo dije, tampoco nunca me Pascualete y su magnífico El fin hubiera aceptado éstas mis palabras, de una era sin olvidar La espía pues su ceguera por nuestra tierra le vestía de rojo No pudo terminar mantuvo siempre como la de una jo- de escribir su siguiente libro, que ven enamorada. a través de su familia española, los Pérez de Gúzman el Bueno, se reCómo fuimos tan ciegos corría toda los azares de la rica HisLa conocí ya muy tarde pero el trato toria de España, pero no se pudo fue intenso. ¿Que puedo decir de esta documentar por más que lo intengran mujer, que me cautivó? Sé que tara, pues el Archivo familiar de la pasarán años y años, pero alguien es- Casa Torres Arias está desaparecicribirá de ella y todos nos pregunta- do. remos cómo fuimos tan ciegos de no Que el buen Dios la tenga en su apreciar a la que nos amo tanto. Gloria, te recordaremos siempre. D En el Hipódromo de la Zarzuela Junto al Conde de Romanones, con la Familia Real en 1977 guel Aline Griffith tuvo acceso a la creme de la creme de la vida social y a nuevas fuentes de información que le ayudaron a la hora de inspirarse en sus novelas o seguir como espía intermitente. Y eso pese a que el conde de Romanones le reprochó alguna vez que los espías están mal vistos en España porque, aquí, espía suena a traición tal y como relató a este periódico. Su amiga Nancy Reagan Aline Griffith en una visita a la Casa Blanca, en el año 1987 habrían llevado los ladrones repetía para pena de sus cuatro nietas, que no podrán recibir esas joyas. A sus 94 años, Alinne Griffith se ha ido con la misma discreción con la que vivió estos últimos tiempos. Ya no se dejaba ver por las fiestas y reuniones. Mujer con una energía admirable, se quejaba de que no había que catalogar a las personas por su fecha de nacimiento, sino por su capacidad para emprenDe Balenciaga a YSL der retos. Desde luego, ella jamás paró. La condesa viuda de Romanones siem- De la misma manera que sus entradas pre supo contar como nadie las mil y en las veladas de sociedad eran triununa anécdotas que vivió tanto en nues- fales, compitiendo en alhajas con otras tro país como en los muinvitadas como Cuqui Fiechísimos viajes que realirro los periodistas siemEnero del 43 zó por todo el mundo. pre anotábamos cuál de Griffith llegó a Omnipresente en las lislas dos llevaba más quilaEspaña para tas de las más elegantes, tes encima su curiosidescubrir al fue musa de los grandes dad era insaciable. Recuermaestros de la aguja, de agente de Henrich do que durante un viaje Balenciaga quien conen AVE a Sevilla se quedó Himmler en feccionó su vestido de nofascinada con las excelennuestro país via a Yves Saint Laurent, cias del Ipad, al igual que Pertegaz, Pedro Rodrídejó boquiabiertos a los Alta sociedad guez o Elio Bernhayer. No invitados que viajaron con sólo llevaba la alta costu- Competía en estilo ella a una fiesta en Marrara con distinción y clase, con Naty Abascal y kech cuando, en lugar de sino que se mostraba igual con Cuqui Fierro a regresar a España tras una de divina cuando montala hora de lucir las noche agotadora, decidió ba a caballo por la finca alquilar un todoterreno mejores joyas de para perderse por el Atlas de su marido en Extremala fiesta dura, Pascualete resicon su amigo John Paldencia que compaginó mer. La condesa por aquel con su casa en El Viso, en Madrid. entonces ya era octogenaria, pero tenía Fue precisamente en las cacerías que la vitalidad de una mujer joven. se organizaban en Pascualete donNunca perdió su vínculo con su Nuede pudo conocer a un pariente de Lu- va York natal, como tampoco dio un escila Domecq Williams, la exmujer de cándalo durante sus 40 años de matrisu hijo Álvaro. Se trataba de la prince- monio el duque falleció en 1987 Otra sa Corinna zu Sayn- Wittgenstein, quien de sus grandes amigas fue la duquesa en 2012 se quedó con una de sus mejo- de Alba, de quien siempre alabó su tires joyas, un collar de esmeraldas co- pazo y su arte bailando. También, Naty lombianas que Aline había lucido en Abascal, con quien competía en estilo diferentes acontecimientos antes de en todos los saraos. Sin embargo, donsubastarlo, junto a buena parte de su de se sintió más feliz fue en Pascualejoyero, en Sotheby s. La condesa jamás te montando a caballo y despachanhablaba de dinero, pero estaba claro do con los trabajadores de la finca. Tamque se había desprendido de sus pie- bién, frente a su máquina de escribir, zas más valiosas cuando se reafirmó novelando unas historias que en su boca en su decisión de venderlas poco antes resultaban fascinantes. Su muerte marde que su casa en El Viso fuera asalta- ca el final de una era, tal y como ella vada. Si no las hubiera subastado, se las ticinó en uno de sus libros.