Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID MIÉRCOLES, 13 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es espana madrid ABC Fuencarral- El Pardo Atienden a un motorista en la M- 30 y le descubren cuatro puñaladas M. J. ÁLVAREZ MADRID Roban con la técnica del mordisco 11.000 euros en móviles en Apple Los dos arrestados son menores rumanos de 13 y 16 años. Actuaron durante tres días CARLOS HIDALGO MADRID Los sanitarios del Samur- Protección Civil descubrieron ayer cuando fueron a atender a un motorista español de 52 años que sufrió un accidente en la entrada del túnel de la M- 30 que conduce a la A- 6, a la altura de la avenida de Betanzos, que, además de las lesiones provocadas por el siniestro traumatismos en rostro y pierna derecha tenía cuatro heridas de arma blanca, las más graves. Eran recientes, penetrantes, de entre dos y tres centímetros, por las que sangraba de forma abundante, indicó un portavoz de Emergencias Madrid. Sin embargo, no dijo nada; ni se quejó. Solo al ser interrogado sobre si había sido agredido, confesó que no: Me las he hecho yo mismo indicaron fuentes policiales. No obstante, llevaba puesto el casco. Ahora, los agentes de la comisaría del distrito de Fuencarral- El Pardo investigan si dice la verdad o bien las cuchilladas obedecen a una agresión. Los hechos ocurrieron al filo de las 13 horas en el kilómetro 27,500 del tercer cinturón cuando la víctima perdió el control del vehículo, se golpeó contra un lateral y cayó al suelo, quizá al sufrir un desmayo por la pérdida de sangre. Tras detectarle los traumatismos, los sanitarios le levantaron la camiseta que llevaba y fue cuando vieron los cortes que tenía en el lado izquierdo del cuerpo. Dos de ellos, en pecho y los otros, en el costado. Tras ser estabilizado, fue evacuado al Hospital de la Paz en estado grave. Las fuentes policiales consultadas consideran que, según los primeros indicios, las heridas se las realizó él, si bien no deja de ser extraño que tras ello, se subiera al vehículo y circulara. Pero la realidad supera la ficción. La Policía Nacional ha detenido a dos menores de edad a los que se les acusa de haber robado más de una decena de teléfonos móviles, cuyo valor en el mercado supera los 11.000 euros. El suceso tuvo lugar en la conocida tienda que Apple tiene en la Puerta del Sol y que, según indican fuentes del caso, se ha convertido en un continuo foco de sustracciones. Los hechos ocurrieron durante tres días, por las tardes. Los dos sospechosos son un chaval de 13 años y una chiquilla de 16, de origen rumano. Se desconocía en un primer momento que el varón no alcanzaba los 14 años, edad en la que se empieza a tener responsabilidad penal; es, por lo tanto, inimputable. Y su compinche solo puede ser juzgada por la Ley del Menor, con lo que el castigo, si es que llega a haberlo, será irrisorio. El modus operandi consiste en entrar en el momento en que no se encuentra en esa zona el vigilante privado con que cuenta el comercio; de manera rápida, se vuelcan sobre los terminales que están en las mesas expositoras y, literalmente utilizando los dientes, rompen los cables con los que están atados Lo normal es que, cuando alguien tira de ese anclaje de seguridad, a los pocos segundos se active una alarma sonora. Sin embargo, fuentes de la investigación sospechan que quizá la saliva logre inutilizar ese sistema electrónico. En los tres días que esos dos chavales estuvieron en la tienda Apple, se apoderaron de 11.000 euros en móviles iPhone 8 y iPhone X, los más caros y que acaban Un grupo de ladrones roba a mordiscos en la tienda de Apple de salir al mercado, entre otros modelos. Los menores fueron identificados por las cámaras de seguridad y la Policía Nacional de la comisaría de Centro dio con ellos. Este tipo de delincuentes suele acabar en un centro de menores; pero, a instancias de la Fiscalía o del Juzgado de Menores, su estancia en ellos suele ser mínima critican nuestras fuentes. ABC Investigación La comisaría de Centro los identificó gracias a las cámaras del comercio, situado en la Puerta del Sol Ya hubo en la campaña de Navidad un hecho similar, aunque los robos se perpetraron entre más personas y en más días: un clan de rumanos fue arrestado por sustraer en dos meses veinticuatro teléfonos móviles de alta gama en Apple, obteniendo unas ganancias de más de 23.000 euros. A raíz de aquello, un juez dictó una orden de alejamiento a las dos integrantes y cabecillas de la banda mayores de edad, de 19 y 27 años, por la que no pueden acercarse a una distancia de cien metros del comercio. Utilizaban a menores de entre 14 y 16 años. Unos armaban revuelo y entretenían a los vigilantes mientras que sus compinches robaban en el otro extremo.