Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 13 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es ENFOQUE 5 El secretario de Estado belga Theo Francken, valedor de Puigdemont, cargó ayer contra ABC por la portada en la que informábamos de que ha amparado a defensores del genocidio judío Distingue a ABC con sus insultos Theo se pone flamenco JAIME GONZÁLEZ A Theo Francken, secretario de Estado de Migración del Gobierno belga y dirigente de la Nueva Alianza Flamenca, le ha molestado que ABC desvelara que es amigo de neonazis y participa en actos de homenaje a admiradores de Hitler. La estupidez no tiene fronteras nos ha respondido en Twitter. Vaya por Dios. Tampoco hay que ponerse así. Al fin y al cabo, el que busca un amigo sin defectos corre el riesgo de quedarse solo. Es natural que Francken, valedor de Puigdemont, se haya puesto flamenco. Y es verdad que la estupidez no tiene fronteras. Por eso ha salido en la portada de ABC. Porque estamos muy atentos al proceso de internacionalización de la estulticia, fenómeno global que se ilustra con rostros concretos. El suyo, por ejemplo. Theo Francken insiste en que en España hay presos políticos. Por eso le ofreció refugio a Puigdemont. Se conoce que en Siria no hay presos políticos: Francken fue condenado a una multa de 4.000 euros diarios por desacatar una resolución judicial y negarle el visado humanitario a una familia de Alepo. Claro, Theo: España no es un Estado de Derecho, Siria es una democracia consolidada y, puestos a conceder asilo, antes a un señor de Gerona que a los sirios que huyen del odio y del espanto. Qué grande, Theo, qué grande. Decía Baroja que solo los tontos tienen muchas amistades, porque el mayor número de amigos marca el grado máximo en el dinamómetro de la estupidez. Discrepo: no es una cuestión de cantidad, sino de calidad. Lo malo no es que Theo Francken tenga muchos amigos, sino que muchos de sus mejores amigos se encuentren entre los tipos menos recomendables del planeta. No sé qué pensará Anna Gabriel, la musa de la CUP, de las amistades peligrosas de Puidgemont, pero si Theo Francken la pilla sin papeles por Bruselas, la manda derechita a un centro de readaptación social. Y de ahí no sale aunque el ex Molt Honorable implore a su colega de rodillas. Esto del independentismo es un fenómeno similar al de la internacionalización de la estupidez. No conoce fronteras y ha roto con las barreras ideológicas. Será por la atracción de los polos opuestos, pero que la extrema derecha belga y la extrema izquierda anticapitalista catalana compartan fines y medios va a conseguir el milagro de unir a los seguidores de Adolf Hitler con los de Mijail Bakunin. Y Puigdemont, en medio. Por lo demás, que Theo se haya puesto flamenco con ABC es la prueba del nueve de que nos leen hasta los tontos ecuménicos. Perdón por la inmodestia, pero no dejamos de crecer. ESPAÑA EFEC