Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 AGENDA Necrológicas S. M. el Rey Miguel I de Rumanía (1921- 2017) MIÉRCOLES, 6 DE DICIEMBRE DE 2017 abc. es ABC Monarca de triste destino Era el último jefe de Estado superviviente de la Segunda Guerra Mundial ecién cumplidos los 96 años de edad, y a poco más de un año de haber perdido a su esposa, el último Rey de Rumanía se ha extinguido en la localidad suiza de Aubonne, en el cantón de Vaud, cerrándose de una manera melancólica un largo capítulo muy triste de la historia de Rumanía. Hijo del desgraciado matrimonio formado por el Príncipe Heredero Carol de Rumanía y Elena de Grecia, Miguel nació en el Castillo de Peles el 25 de octubre de 1921 y, con seis años, tras fallecer su abuelo Fernando, subió al trono del que había sido apartado su padre, enredado en amores adúlteros con Magda Lupescu. El Consejo de Regencia encabezado por su tío, el Príncipe Nicolás, cesó en sus funciones en 1930, tras un golpe de Estado que proclamó Rey a Carol II y aclarándose que el niño depuesto como Monarca pasaba a ser el heredero de su padre. Carol II reinó durante una década, pero abdicó en 1940, en un clima envenenado por la actuación de la ultraderechista Guardia de Hierro, por lo cual, con solamente 19 años, Miguel ciñó la corona por segunda vez en el momento más difícil de la historia de Europa, con la segregación de Besarabia, Bucovina y parte de Transilvania, haciéndose con el poder el general Antonescu, quien arrastró a Rumanía a la alianza con el III Reich, rota, ya en 1944, por el Rey Miguel al pedir la paz a los aliados y declararse en guerra con el eje. Acabada la guerra, Rumanía quedó ocupada por la URSS, a cuyo amparo el Partido Comunista eliminó al resto de las fuerzas políticas y obligó a Miguel a abdicar en agosto de 1947. Un año después, el Monarca contrajo matrimonio en Atenas con la Princesa Ana de Parma, a la que había conocido en Londres, en la boda de Isabel II y Felipe de Edimburgo. La fe católica de Ana dio lugar a la ausencia de su familia en la ceremonia ortodoxa, y, pese a que fueron felices, únicamente tuvieron hijas, en principio apartadas de la sucesión, aunque el Monarca declaró que consideraba heredera a su primogénita, Margarita, casada con un actor rumano, Radu Duda. El resto de sus hijas (Elena, Irene, Sofía y María) le han dado cinco nietos y varios bisnietos. Rumanía fue después víctima del R El Rey Miguel I durante la visita que realizó a Rumanía en abril de 1992 Miguel de Rumanía contrae matrimonio con Ana de Parma totalitarismo comunista bajo el férreo régimen de los Ceaucescu, cuya descomposición posibilitó que la Monarquía volviese a jugar un papel en la historia rumana. El 20 de febrero de 1990 ABC informaba de los contactos en Madrid de Miguel con representantes del Frente de Salvación Miguel Hohenzollern- Sigmaringen nació el 25 de octubre de 1921 en el castillo de Peles, en Rumanía y ha muerto el 5 de diciembre de 2017 en Aubonne (Suiza) Era el último jefe de Estado con pleno ejercicio en la Segunda Guerra Mundial que sobrevivía. Reinó en dos etapas. Primero como menor de edad, bajo un consejo de regencia encabezado por su tío el Príncipe Nicolás, y después entre 1940 y 1947. Entre ambos periodos reinó su padre, Carol II, al que se le había impedido subir al trono tras fallecer el abuelo de Miguel por la relación adúltera que mantenía con Magda Lupescu. El Rey Juan Carlos recibe en La Zarzuela a Miguel I de Rumanía tuvo su residencia en el extranjero, cediendo en gran medida la representación institucional a su hija Margarita y el marido de ésta, hecho Príncipe de Rumanía por su suegro en 2007, después de que recibiese el nombre civil de Príncipe de Hohenzollern- Veringen en 1999 por concesión del jefe de la casa de Sigmaringen. El futuro de la Casa Real de Rumanía es sombrío. El 1 de agosto de 2015, tras desposeer a su nieto Nicolás de la condición de Príncipe y sucesor, Miguel parecía señalar que, tras la desaparición de la actual heredera, Margarita, la dinastía debería considerarse extinguida. JOSÉ LUIS SAMPEDRO ESCOLAR La dinastía Apartado su nieto Nicolás, tras la desaparición de la actual heredera, Margarita, la dinastía debería considerarse extinguida Nacional, encuentros que contaron con la discreta protección de su prima hermana, la Reina Doña Sofía, quien, al regreso del primer concierto de Rostropovich en la URSS tras su exilio, tendría que haber recogido al Monarca rumano en Suiza y haberlo traído a España con el adecuado sigilo, roto por la avería del avión de la Reina. Ello obligó a Don Juan Carlos a culminar personalmente el viaje para acompañar a Miguel, llegando a publicarse la noticia por este motivo. Pese a tan ilustres padrinazgos políticos, Miguel no pudo regresar a su patria hasta 1997, y, aunque recibió ciertas muestras de respeto y algunas reparaciones indemnizatorias, man-