Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2017 abc. es opinion OPINIÓN 15 VIDAS EJEMPLARES En la escuela El socialista Puig acorrala el castellano Empujado por sus socios de Compromís, que nunca han ocultado su pulsión pancatalanista, el Ejecutivo que preside el socialista Puig quiere multiplicar exponencialmente el valenciano como lengua base en las aulas. Si así lo quiere el centro, la enseñanza en castellano no pasará del 25 por ciento. La Justicia ya le paralizó un primer intento. Ahora vuelve a intentarlo. Ximo Puig EFE Homenaje al exministro asesinado El mejor tributo que el PSC puede dar a Lluch es recoger su legado El PSC se unió ayer al homenaje que familia y compañeros de partido rindieron a Ernest Lluch en el cementerio de la localidad de Mayá de Moncal, en Gerona, donde el exministro socialista tenía una casa. Se cumplían dieciséis años desde que ETA acabase con su vida. Mique Iceta, primer secretario de los socialistas catalanes, acudió a este necesario tributo a la memoria de quien perdió la vida en manos de la sinrazón terrorista de quienes también perseguían romper España. El líder del PSC destacó el talante humanista y de diálogo de Lluch. Pero quizá el mejor homenaje que Iceta podría hacer a la memoria del socialista asesinado es mantener el legado que este defendió hasta su muerte, ese constitucionalismo útil que tantas veces no casa con los arrebatos identitarios de Iceta y su equipo. mi historia, abochornada. Dije que no quería denunciar, porque tenía miedo de las consecuencias. Fue la doctora quien dio parte al juzgado, y fui citada hasta en tres ocasiones por un juez sensible y empático que me aseguró que todo saldría bien si yo decidía denunciar a aquel individuo. Finalmente renuncié por escrito a cualquier tipo de proceso judicial contra él. Ahora que ya tengo otra edad veo la vida desde otra perspectiva y tengo esa espinita clavada. Durante años me sentí tremendamente culpable. Culpable por haber bebido, culpable por haber salido, culpable por haberme puesto aquel vestido corto y ceñido, culpable, culpable, culpable... Es por eso que admiro a las mujeres que deciden echarle coraje y seguir hasta el final en casos de violencia sexual, y animo a cualquiera que pueda sufrir una situación semejante a ponerle valor y luchar con uñas y dientes por hacer saber su verdad. De corazón deseo que los miembros de La Manada no salgan impunes y paguen por lo que, a mi parecer, sí han hecho. L. R. MADRID LUIS VENTOSO BONO Y EL FIN Salvo que seas un descerebrado, llega la gran cuestión A próspera empresa irlandesa U 2 publica su disco decimocuarto. Hay que respetarlos, no en vano firmaron en su día una obra del calibre de Achtung Baby Pero me temo que sus nuevas canciones incumplen una sensata advertencia: cuando no se tiene nada que decir, mejor callar. Bono, el locuaz cantante de U 2, tiene 57 años y al margen de su arte se ha consagrado a la filantropía. También a los negocios. Un grupo de hackers robapapeles hay quien lo llama periodismo ha destapado los apaños del predicador en paraísos fiscales malteses. Tras tanta moralina impartida, ahora el cruel colmillo tuitero tacha a san Bono de hipócrita. Pero él ya anda a otras cosas. En su nuevo disco se ocupa de las grandes cuestiones. Para ser exactos, de la mayor: la muerte. Un reto filosófico notable para quien no completó el Bachillerato, aunque sabido es que en nuestra era hasta Bisbal aspira a emular a Gabriel Albiac. Me tomé una pausa y me dije: voy a estudiar la mortalidad; ver cómo afecta al modo en que veo a mi familia, mis amigos y mi fe cuenta Bono. Los normales solemos toparnos pronto con la mortalidad. Para mí la muerte siempre olerá a lejía, el desinfectante de las escaleras de mi infancia el día en que una niña vecina murió de meningitis. Un mañana estaba allí, con su sonrisa y sus ojos azules tímidos mirando al suelo del ascensor. Al siguiente, ya no. Bono ha tardado en percatarse de que respiramos de prestado. Explica que cayó en el detalle con las muertes de Bowie y Leonard Cohen. Ok, puede que no sea indestructible se dijo, con esa arrogancia cándida de un cachazudo dios del rock. Uno de mis héroes, el inglés Samuel Johnson, lexicógrafo y hablador de pub del XVIII, advertía siempre a Boswell, la simpática garrapata social que escribió su biografía, que un hombre que no tiene un miedo cerval a la muerte es un cretino Su coetáneo, el ilustrado escocés David Hume, compuso un moribundo llamativamente despreocupado. Parecía indiferente ante la parca. Johnson despreció el valor del filósofo como mera soberbia. A su juicio, Hume se pavoneaba de su agnosticismo. ¿Es el temor a la muerte algo connatural al hombre? pregunta Boswell a Johnson durante sus libaciones por los antros cavernosos de Fleet Street. Tanto lo es, señor, que la vida no consiste más que en mantener apartado el pensamiento de la muerte responde el oráculo tabernario. Me acuerdo de esto, claro, por la triste muerte del fiscal Mata, al que tantos recuerdan como una buena persona. Un enésimo ejemplo de nuestra trágica provisionalidad. Wittgenstein, el ardoroso filósofo judío vienés, era para Bertrand Russell el perfecto ejemplo de genio aunque su obra maestra sea un único librito de 75 páginas, que garrapateó en las trincheras de la Gran Guerra. Cuando lo enganchó un cáncer de próstata se aliviaba con novelas policíacas. En su agonía hizo un único ruego a su cuidadora: Diles que mi vida fue maravillosa El problema que no resolvió Wittgenstein ni nadie es si hay otra. La fe aporta una esperanza, pero al creyente Johnson siempre lo aterró el último minuto. De todas formas no desfallezcamos: Bono ya está en el tema. L Adoctrinamiento en Cataluña Un reciente estudio ha demostrado con los datos del CIS algo que era vox populi: las notables diferencias políticas entre el profesorado catalán y el resto de la sociedad. Mientras entre el conjunto de ciudadanos catalanes, la opción mayoritaria de sentimiento de pertenencia es tan español como catalán entre los docentes la elección mayoritaria es únicamente catalán De hecho, los docentes son de forma destacada la profesión de Cataluña que más apoya al independentismo, con un porcentaje que casi duplica al resto de la población. Cabe preguntarse si ello es casual o ha sido deliberadamente buscado por los sucesivos gobiernos nacionalistas. El caso es que la educación de las nuevas generaciones de catalanes está en manos de un colectivo independentista y además muy militante. Así se explican algunas cosas. ANTONIO PEIRÓ LÉRIDA época pensaba que el sexo era algo especial que no se podía compartir con cualquiera. Trabajaba como camarera los fines de semana, y una noche de descanso salí y me encontré con quien era mi jefe, un tipo seductor, el ligón de los bares. A mí me gustaba... Ese día me miró de manera diferente, me trató como trataba a cualquiera de sus innumerables conquistas y preparó una coctelera especialmente para mí. Dijo que siempre me iba a acordar de esos chupitos. No estaba acostumbrada a beber porque tampoco toleraba mucho el alcohol. El caso es que después del primer trago empecé a sentirme mareada. Tras el segundo quise volver a casa. No sé cómo ni por qué llegué hasta allí, pero cuando desperté me vi en una oscura habitación, que olía a humedad añeja. En aquel espacio diminuto y lúgubre ni siquiera había ventana. Recuerdo una pequeña vela encendida en una mesita de noche... y él sobre mí mientras yo empecé a llorar al verme desnuda, sintiendo asco y vergüenza a la vez, con náuseas por el alcohol y sin fuerzas para siquiera levantarme. Lo único que pensé es que deseaba que aquello terminase cuanto antes. No puedo contar cómo llegué a casa. De eso mi cerebro no retuvo nada. Lo que sí recuerdo es que pasé dos días vomitando por la intoxicación etílica, y que solo fui capaz de confiarle lo ocurrido a una de mis hermanas, que me llevó al día siguiente a urgencias de un hospital ginecológico en el que no pude evitar llorar mientras me hacían la exploración y tuve que contar Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.