Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 19 DE NOVIEMBRE DE 2017 abc. es cultura CULTURA 61 CECILIA BARTOLI CANTANTE Atrevida y original Perfil No había cumplido Cecilia Bartoli los veinte años cuando llamó la atención de Riccardo Muti. Karajan, Barenboim y Harnoncourt fueron los siguientes a los que sedujo el timbre sedoso y homogéneo de su voz y sus perfectas agilidades que la han convertido en una intérprete ideal de Rossini y Mozart, dos compositores que han marcado su carrera. Pero lo que llama la atención realmente de la carrera de la mezzosoprano romana es la naturaleza de sus proyectos discográficos, tan originales como atrevidos. Destacan trabajos como Opera Proibita con obras que fueron prohibidas por la Iglesia; Sacrificium que recrea la música de los castrati; o Mission en el que rescató a Agostino Stefani. Cecilia Bartoli y el coro pontificio, el viernes en la Capilla Sixtina EFE Cappella Musicale Pontificia Sistina El coro más antiguo del mundo Fue el Papa Sixto IV quien, poco después de ser elegido, en agosto de 1471, creó el Collegio di Cappellani Cantori, que con el tiempo derivaría en la Cappella Musicale Pontificia Sistina. Se trata, pues, del coro más antiguo del mundo, y ha desarrollado su actividad a lo largo de casi cinco siglos y medio. Dirigido por Massimo Palombella, está compuesto actualmente por una veintena de cantantes adultos y treinta y cinco niños, todos varones. A estos los prepara monseñor Marcos Pavan; en la Schola Puerorum se les imparten estudios musicales y generales. El cometido de la Cappella Musicale Pontificia Sistina es acompañar los actos litúrgicos presididos por el Papa. Depende de Prefectura de la Casa Pontificia y está presente en todas las Capillas Papales. Una buena parte de su repertorio procede de la colección musical de la Biblioteca Apostólica Vaticana, una de las que posee un mayor y más interesante fondo de partituras sacras. Anclado en la tradición, hasta muy recientemente no ha querido incorporarse al mundo discográfico. Su primera grabación la realizó hace tan solo dos años, en 2015. Se titula Cantate Domino que incluía música gregoriana y polifónica del Renacimiento y el Barroco. Palestrina (2016) fue su segundo trabajo discográfico, que incluía su Missa Papae Marcelli y Venite Domino el tercero. solamente de su mano podemos transmitir toda su energía, toda su belleza y su espiritualidad. ¿Y cómo influye el marco? Imagino que no es lo mismo cantar en la Capilla Sixtina que en el escenario de un teatro de ópera. -Es un lugar muy especial, sí... Digamos que es un teatro con las pinturas de Miguel Ángel... Solamente con entrar en ese lugar se eleva el alma. Es tan mágico, tan bello y espiritual. No hay un lugar comparable a la Capilla Sixtina y, claro, cantar allí es profundamente inspirador. -Decía usted antes que el mundo hoy necesita espiritualidad. ¿Qué puede aportar la música? -La música es el bálsamo del alma. Cuanto más la escuche, mayor es la capacidad de reflexión del ser humano. La música es al mismo tiempo emoción y reflexión y es una gran ayuda para el hombre; no solo la música sacra, también la profana, la ópera, la música sinfónica, popular... También el rock. Es un lenguaje que no necesita ser expresado con palabras, va directo al alma. Es eso, directa. ¿Qué encuentra de especial en los repertorios antiguo y barroco? -La belleza del barroco está, creo, en la estructura de su música. Hoy lo escuchan mucho los jóvenes; cuando hago conciertos con este repertorio hay en el público mucha más gente joven que cuando canto un repertorio romántico. Su mensaje es más directo, Su estructura es más sencilla: me- lodía, ritmo, virtuosismo... Son elementos que entienden claramente los jóvenes. ¿Le atrae más actualmente este tipo de música que la ópera? -Todo tiene su momento. Mi último proyecto es de música barroca. Es un disco, titulado Dolce Duello que he grabado con la violonchelista Sol Gabetta, con obras de autores como Vivaldi, Haendel o Albinoni. No es fre- cuente encontrar obras para voz y violonchelo, es un dúo muy raro. Es un instrumento, sin embargo, que puede sonar como una voz humana, tiene una gran sensualidad... Es un diálogo muy interesante, muy inspirador para las dos. Trabajar con Sol Gabetta ha sido una experiencia bellísima; es una artista fabulosa, de una gran profundidad y musicalidad. -Todos sus proyectos musicales y dis- Reflexión Cuanto más música escuche, mayor es la capacidad de reflexión del ser humano. La música es al tiempo emoción y reflexión Capilla Sixtina Su acústica es muy generosa para el cantante y para el sonido. La voz viaja de una manera natural y ligera cográficos son distintos, inesperados. ¿Lo que busca con ellos es seguir sorprendiéndose y divirtiéndose? -Cantar es mi pasión, pero quiero que siga siendo un disfrute tan grande como lo era cuando yo comenzaba. Cada vez que me subo a un escenario es un momento importante; me gusta poder compartir la música con otros intérpretes. Por eso he creado la orquesta Les Musiciens du Prince, un conjunto que toca con instrumentos de época; la idea es que haga el repertorio barroco, pero también el prerromántico, que suele hacerse con instrumentos modernos, pero yo creo que es más interesante tocarlo con los de época. El año que viene tocarán en el festival de Pentecostés de Salzburgo, que yo dirijo, un concierto dedicado a un cantante español, el tenor Manuel García, el favorito de Rossini y padre de María Malibrán y Pauline Viardot. En él cantará Javier Camarena.