Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 15 DE NOVIEMBRE DE 2017 abc. es internacional ABC El Senado de EE. UU. debate limitar el poder de Trump sobre el botón nuclear Los congresistas demócratas y algunos republicanos cuestionan la capacidad de un solo hombre en plena escalada de tensión con Corea del Norte MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON Normas estrictas En solitario Para un ataque con misiles, con bombas o con submarinos nucleares, el comandante en jefe es en la cadena de mando el que decide en exclusiva. efinitivamente, la Guerra Fría vuelve para quedarse. Pero no es sólo una guerra con el enemigo externo. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ha abierto un choque con el Congreso capaz de llevar al límite los habituales roces entre poderes en el equilibrado engranaje institucional estadounidense. La desconfianza hacia el inquilino de la Casa Blanca llevó ayer a los senadores a abrir el primer debate formal dirigido a limitar el poder del presidente para lanzar un ataque atómico. El conocido botón nuclear, que tanta literatura y cine ha generado y cuyo acceso está limitado en exclusiva al comandante en jefe, mediante códigos secretos, inquieta al unísono a republicanos y demócratas, en un momento de máxima tensión con Corea del Norte. No es coincidencia que los senadores demócratas hayan cuestionado durante meses la capacidad mental de Trump, ni que el promotor de la iniciativa, el republicano Bob Corker, presidente de la Comisión de Exteriores D Subida en doble Hasta el presidente, la decisión de ataque nuclear de los altos mandos militares se toma de manera jerárquica con al menos dos personas en cada paso. de la Cámara alta, declarara hace poco que su agresividad nos puede conducir a una III Guerra Mundial En medio de un irrespirable ambiente de batalla política, en el que la desconfianza del Congreso hacia el singular presidente es máxima, ambos partidos se han puesto de acuerdo en estudiar una restricción a los excesivos poderes del presidente para decidir en solitario un ataque nuclear. A los temores de los congresistas contribuyó el anuncio de Trump de apostar por un refuerzo y ampliación del arsenal estadounidense. Nada más tomar posesión de su cargo, en una muestra más de su distanciamiento de la gestión de Obama, anunció que su Administración invertiría en un ejército más fuerte y mejor dotado una iniciativa en la que incluyó la ampliación de la capacidad atómica, después de años de una reducción estratégica pactada con Rusia. Exhibiciones de fuerza El momento nos retrotrae al año 1976, recién terminada la Guerra de Vietnam, cuando el Senado debatió y generó un informe denominado El uso responsable del arsenal nuclear Aunque sus sugerencias para controlar la casi omnímoda capacidad de decisión del presidente, aprobadas tras el segundo gran conflicto bélico mundial, nunca llegaron a traducirse en modificaciones legales. Dos años antes, durante el traspaso de poderes entre el presidente Richard Nixon, víctima del caso Watergate, y el vicepresidente Gerald Ford, durante las horas en las que el ya excomandante en jefe mantu- La maleta nuclear Viaja con el presidente a todas partes. Son códigos que sólo poseen el presidente y el mando militar encargado. Ataque La decisión del presidente pondría a prueba la obediencia debida. vo en su poder la llamada football (maleta con los dispositivos nucleares que siempre viaja con el presidente) se ordenó al alto estado mayor y al jefe del Pentágono estar en alerta ante cualquier decisión de ataque nuclear. Lo que da una idea del extremado control al que obliga que tanto poder de decisión descanse sobre una sola persona. El actual intercambio de golpes de Trump con Pyongyang, alimentado por amenazas mutuas y exhibiciones DONALD TRUMP JR LO ADMITE EN SU TWITTER El hijo del presidente contactó con WikiLeaks en la campaña M. E. WASHINGTON Donald Trump Junior confirmó ayer que su labor como miembro del equipo de campaña de su padre está resultando clave para los investigadores de la llamada trama rusa. El hijo mayor del entonces candidato republicano mantuvo un continuado contacto con WikiLeaks durante los meses de septiembre y octubre, cuando el hoy presidente y su rival, Hillary Clinton, protagonizaban la recta final de la larga campaña electoral estadounidense. Después de las repetidas negativas de distintos miembros del equipo de campaña, los mensajes de internet y correos electrónicos a los que tuvo acceso el fiscal especial, Robert Mueller, revelan que ese contacto existió y sugieren algún tipo de coordinación entre la controvertida web experta en filtraciones y los asesores de Donald Trump. Los contactos entre el vástago del presidente y WikiLeaks, que Trump Jr. se vio obligado a difundir ayer en Twitter al publicarse la noticia en los medios, tuvieron lugar semanas después Donald Trump hijo, en la Torre Trump en noviembre de 2016 AFP