Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA El desafío separatista La política nacional ANÁLISIS MARTES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2017 abc. es espana ABC MANUEL MARÍN ESCENARIOS DIFUSOS L a idea ya asentada de que el referéndum del 1- O no se celebrará, porque a lo sumo aparecerán de modo anecdótico urnas prefabricadas con falsas papeletas en puntos aislados de Cataluña, contrasta con el periodo de incertidumbre política que se abre en el futuro inmediato. Las especulaciones sobre las decisiones políticas a partir del 2 de octubre son infinitas, pero objetivamente esas resoluciones dependerán de cuál sea la reacción del secesionismo. Si opta por el suicidio colectivo de declarar unilateralmente la independencia, quien la proclame lo hará sin efecto jurídico alguno y con la certeza de que será detenido acusado de delitos flagrantes. A partir de ahí, emergen múltiples dudas que solo el tiempo resolverá. Aplicar el artículo 155 de la Constitución para que el Estado asuma funciones ejecutivas de la Generalitat solo puede proponerse tras el 1- O, como solución emocionalmente dramática, pero políticamente eficaz, para preparar nuevas elecciones en Cataluña. No es retórico que el fiscal general del Estado recordase ayer la opción abierta de detener a Puigdemont como réplica a su desobediencia y rebeldía frente a las leyes. Su detención solo dependerá de su voluntad de erigirse en mártir de la causa o de hacer una voladura incontrolada del proceso. La celebración de elecciones catalanas en 2018 se convierte así en una obligación que también estará condicionada por la irrupción del PNV en la solución de este conflicto. De momento, el PNV ha puesto en jaque los Presupuestos, cuya aprobación ha quedado postergada a la espera de un sí de Íñigo Urkullu, presionado ahora por el ala más dura y soberanista de su partido. Más allá de que el PNV sea un experto en jugar al despiste para lograr siempre réditos políticos y económicos, el Gobierno aún percibe en Urkullu a un aliado capaz de convencer al PdeCat de que la solución Ibarretexe fue exitosa para el País Vasco y debe serlo también para Cataluña. Falta saber si Urkullu está dispuesto a abandonar a Rajoy y provocar un adelanto electoral en 2018. No es esa la hipótesis que maneja Rajoy, pero las circunstancias pueden abocarle a ello. El caos que impera en Podemos por su sumiso vínculo al independentismo, y la diletancia del PSOE en su defensa de la unidad de España, no perjudican al PP: muy al contrario, la ganancia de escaños es un cálculo que ya se maneja en voz baja. Aitor Esteban y Rafa Hernando, en el hemiciclo del Congreso de los Diputados JAIME GARCÍA El pulso del PNV amenaza con retrasar los Presupuestos Rivera ya pide la abstención del PSOE en un momento crucial para España VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN MADRID PDeCAT y ERC harán pellas PDeCAT y ERC anunciaron ayer que no participarán de toda la actividad parlamentaria esta semana, pese al deber de todo diputado de participar en las votaciones. El partido republicano no asistirá al Pleno de hoy porque todos sus diputados estarán participando en actos y estrategias de movilización de la ciudadanía catalana ante el 1 de octubre e incluso han retirado del orden del día dos iniciativas impulsadas por ellos mismos que iban a debatirse. El miércoles y el jueves sí asistirán a las sesiones. El PDeCAT, por su parte, sí acudirá al Pleno pero no a las comisiones a pesar de que en varias de ellas van a votarse iniciativas legislativas. El acuerdo que el Gobierno y el PNV alcanzaron para las cuentas públicas de 2017 tenía un marcado componente plurianual. Es decir, los compromisos de inversiones se desplegarían a lo largo de varios años, dando a entender que su apoyo en los ejercicios venideros estaba encarrilado. Pero la inestabilidad generada por el conflicto catalán se está extendiendo. La pasada semana, desde el Gobierno se anunciaba que se retrasaba una semana la aprobación en Consejo de ministros del proyecto de Presupuestos para el próximo año. Estaba previsto que se aprobasen el pasado viernes. Desde el Ejecutivo se trasladaba que el apoyo del PNV todavía no está cerrado y los nacionalistas vascos señalaban incluso que la negociación ni siquiera había empezado. Ayer, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, advertía al Gobierno de que si se excede en las medidas y no encauza las situación no se dan las circunstancias para hablar En el imaginario del Gobierno y también en el de Ciudadanos no estaba el quedarse en minoría de cara la votación de las cuentas de 2018. Si había unos presupuestos que prorrogar esta legislatura todos contaban con que fueran los del siguiente curso. Ante esta eventualidad, las piezas se Con retraso La prórroga del Presupuesto es automática si los de 2018 no están aprobaados el 1 de enero empiezan a mover y las miradas se centran en Ferraz. Otra vez. Albert Rivera no quiere que la inestabilidad producida por Cataluña afecte a la piedra an- gular de su estrategia política esta legislatura, que es exhibir las concesiones que es capaz de arrancarle al Ejecutivo. Ante la posición del PNV relacionando Cataluña con los PGE el presidente de Ciudadanos pidió ayer al PSOE que se abstengan y permita que salgan adelante Rivera considera que gracias a sus medidas estos serán unos Presupuestos sociales y demandó su aprobación para mantener la estabilidad en un momento crucial para España en el que nadie entendería que el PSOE fuera el problema señaló Rivera, con recado incluído para Sánchez: Solo hace falta que deje de pensar cinco minutos en Podemos y piense en España Los tiempos apremian. Según el artículo 134.3 de la Constitución el Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior Eso significa que deberían aprobarse como tarde el viernes 29 y ser expuestos en el Congreso el sábado. Pero la opción de no respetar este plazo se contempla tanto en el PP como en Ciudadanos, desde donde deslizan que es el PNV a quien le interesa alejar los más posible el anuncio de un acuerdo con el Gobierno del 1 de octubre. Esto no significaría una prórroga automática de las cuentas de 2017. Lo que marca la Constitución en el 134.4 es que los presupuetos se prorrogan si la Ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente Esto es, el 1 de enero. Y desde ambos partidos creen que habría un par de semanas de margen para iniciar la tramitación parlamentaria y cumplir los plazos.