Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE MARTES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2017 abc. es ABC En defensa de la Constitución El Estado de Derecho se despliega en Cataluña El valor de los valores JESÚS LILLO Propaganda separatista en la iglesia de Sant Medir de Barcelona AFP Por falta de costumbre no eran muchos, pero suficientes para poner de manifiesto que la bandera y el nombre de España se pueden desplegar y pronunciar a gritos aunque no juegue la selección. Eran unos cuantos y ayer se congregaron en Madrid o Huelva para aplaudir a los agentes que estos días se trasladan a Cataluña para participar en la operación con que el Estado de Derecho trata de neutralizar el golpe del separatismo. Enseñas nacionales, gritos de ánimo y expresiones de patriotismo, infrecuentes en un país que rara vez se atreve a exhibir su orgullo, se mezclaron en unas ceremonias improvisadas, convocadas al calor de una amenaza que, colgada incluso de la puerta de alguna iglesia, vendrán falsos profetas, ha hecho de las Fuerzas de Seguridad el símbolo más reconocible y cercano de las garantías constitucionales. Los poderes ejecutivo y judicial hacen su trabajo a distancia y en frío, pero son los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil quienes de uniforme o de paisano, a pie de calle, expuestos y vulnerables, hacen buena la ley que otros quieren pisar y embarrar y proyectan con su presencia física y en medio de la tormenta del todo vale la permanencia de los derechos y las libertades de todos. El desafecto y la lejanía que generó la crisis aún impide aplaudir a un político cuando no está de mitin y campaña. Los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, en cambio, son gente próxima y corriente, funcionarios que van a Cataluña a proteger la Constitución, les va en el sueldo, y que a la salida de sus cuarteles representan sin quererlo el compromiso con unos valores que la sociedad española, entre complejos y exceso de confianza, suele dejar para los partidos de fútbol. ESPAÑA