Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID DOMINGO, 27 DE AGOSTO DE 2017 abc. es espana madrid ABC Pelayos de la Presa El monasterio más antiguo de la región se cae a pedazos por la falta de ayudas La Comunidad ya prometió 1,9 millones para rehabilitarlo en 2011, pero solo se han destinado 347.000 euros MARCO NAYA MADRID Una joya del Císter en ruinas E n ruinas y desconocido por la mayoría de la gente, el Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, el tercero más grande de Madrid, vive su peor momento y ansía la manera de reflotar y convertirse en un lugar de interés turístico. La falta de inversiones públicas avanza en paralelo a su estado de ruina. Los 1,9 millones que prometió la Comunidad de Madrid en 2011 se quedaron en el olvido y el actual Gobierno regional solo ha destinado 347.000 euros. Migajas dicen en el pueblo, para el monasterio más antiguo de la región, del siglo XII. La historia más reciente de este recinto abandonado, situado a apenas 70 kilómetros de la capital, en Pelayos de la Presa, tuvo un gran protagonista en el último cuarto del siglo XX. El arquitecto Mariano García Benito vio un anuncio publicado en las páginas de ABC en febrero de 1974, en el que se informaba que el monasterio estaba en venta por 12 millones de pesetas. Tras estudiar el complejo, decidió comprarlo y comenzar a rehabilitarlo. En la actualidad, este longevo monasterio sigue mostrando un estado ruinoso en prácticamente toda su estructura; con muros y tejados que, en su mayor parte, ya son inexistentes. Esto dota al complejo de una apariencia de dejadez que se camufla entre la vegetación que lo rodea y deja clara la necesidad de que se invierta dinero en su cuidado y rehabilitación. ABC el olvido Cuéllar asegura que es una pena que ese dinero no se aprovechase, porque es muy necesario para conservar el monasterio y evitar que siga destruyéndose y añade: Lo necesita urgentemente El actual Gobierno regional, no obstante, ha concedido 347.000 euros para conservar esta joya del siglo XII, pero, para Cuéllar, esta cantidad aún es insuficiente. Se necesita mucho más dinero para rehabilitarlo se deben evitar que las lluvias y las tormentas provoquen desprendimientos y conseguir convertirlo en un punto turístico de interés en la Comunidad. Ante esta situación, el exconcejal exige más inversiones y pide un reconocimiento del trabajo del arquitecto que lo rescató del olvido hace ya más de 40 años. Santa María la Real de Valdeiglesias En la fotografía superior se observa la cabecera de la iglesia, cuyo lateral se muestra abajo, con la parte trasera de la fachada barroca. A la izquierda, una escultura situada en la entrada Estilos arquitectónicos Los nueve siglos de vida de la edificación le ha permitido juntar en sus salas, según la Fundación Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, diferentes estilos arquitectónicos: románico, gótico, renacimiento, barroco y fragmentos de mozárabe. El primero de ellos, alrededor del que se levanta inicialmente el monasterio, es el románico, pero en la actualidad solo queda una muestra de este en la iglesia conventual y en varios restos de muros esparcidos por el edificio. La remodelación que experimentó entre finales del siglo XV y comienzos del XVI trajo diversas influencias marcadas por el estilo gótico, visible en la mayor parte de sus piezas fundamentales. Bóvedas estrelladas con arcos cruceros, terceletes, ligaduras o nervios combados son algunos de los elementos más destacados del cambio de estilo, reflejado especialmente en los muros que conforman la nave y el transepto. En este periodo se hacen reformas que dejan la huella del gótico en la iglesia, la sacristía, el claustro, la sala capitular y el refectorio, pero se respeta el estilo románico de la cabecera. También recibirán influencias góticas el coro alto y la capilla funeraria situada en el transepto, datadas en el segundo tercio del siglo XVI. Las obras realizadas a lo largo del siglo XVI y comienzos del XVII vinieron de la mano de lo que fue la época dorada del monasterio. Las modificaciones realizadas en este periodo le dan una apariencia renacentista que oculta gran parte de la arquitectura medieval. En estas décadas se amplía la superficie edificada construyendo un claustro nuevo, se añade una planta más a todo el complejo, se edifican de nuevo el capitolio, la portería, las habitaciones y se rehacen tres de sus Cuatro estilos arquitectónicos concentrados El Monasterio cuenta con zonas en las que se aprecian rasgos románicos, góticos, renacentistas y barrocos Una estructura en estado ruinoso Algunos de los desperfectos se encuentran en cornisas e imágenes arrancadas o pavimentos levantados layos, con la condición de que posteriormente se creara una fundación para conseguir sumar fondos y lograr su total recuperación. El resurgimiento del monasterio vio un atisbo de esperanza en 2011, cuando el Estado y la Comunidad prometieron cerca de dos millones de euros para recuperar su esplendor, pero esta ilusión no duró mucho. Como explica Mario Cuéllar, exconcejal de Pelayos de la Presa que persigue su restauración, después de que se concediese ese presupuesto, el dinero quedó pendiente de que la Comunidad de Madrid presentase un proyecto para comenzar las obras. A pesar de esto, debido a que entre 2012 y 2014 la institución regional, ya dirigida por Ignacio González (PP) no presentó ningún proyecto, esa partida nunca llegó a ejecutarse y, según el exedil, se perdió en Bien de Interés Cultural La lucha de Mariano García por la conservación del conjunto supuso la primera protección que disfrutó esta histórica edificación. Gracias a su persistencia, en 1983, un Real Decreto declaró a Santa María la Real de Valdeiglesias Bien de Interés Cultural (BIC) como monumento histórico- artístico de carácter nacional. Tras invertir grandes cantidades de dinero y de esfuerzo, el 2 de diciembre de 2003, el arquitecto donó esta joya arquitectónica, de forma gratuita, al Ayuntamiento de Pe-