Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 SOCIEDAD DOMINGO, 27 DE AGOSTO DE 2017 abc. es conocer ABC PAGAR PARA VER LO FEO POR JOSEFINA G. STEGMANN Seguramente no verá las fotos de estos viajes en Instagram o Facebook. No hay yates ni cruceros, tampoco playas paradisíacas, montañas eternas o coloridos atardeceres con cervezas bien colocadas frente al objetivo. Los turistas que emprenden estas aventuras buscan otras experiencias. No vuelven la cara cuando ven pobreza en las calles de Nueva Delhi, ni titutebean si se les propone entrar a las En las favelas de Río ABC A sif Pathan no muestra, en la visita guiada que prepara a los turistas que llegan a la India, ni el Taj Mahal al amanecer, ni ningún otro majestuoso templo. Tampoco museos o tiendas de souvenirs. Este joven de 17 años muestra otra realidad, la que fue suya y no olvida. La de la calle, la de las familias pobres que viven en los slums barriadas de chabolas sin luz, agua ni electricidad. Los turistas se ponen tristes cuando ven estas cosas, le preguntan a la gente qué hace y cómo llegaron a esa situación cuenta este joven con más rodaje que cualquier otro chico de su edad. Huyó de su casa a los nueve años, su madre lo abandonó y vivió con su padre hasta que falleció. Huérfano, Asif prefirió las calles de Nueva Delhi antes que aguantar los golpes de su hermana, quien le quiso arrebatar las ansias que este joven tenía de estudiar. Asif estuvo dos años con su grupo de amigos viviendo en la calle. Me pasaba el día buscando comida en la basura o robando con mis amigos confiesa. Aparte de la pobreza y la delin- cuencia, Asif también convivió con la droga: Mis amigos esnifaban pegamento, yo no, pero sí fumaba Este escenario desolador cambió por completo cuando fue rescatado por una ONG, Salaam Balak Trust. Esta entidad se dedica a dar protección a los niños de la calle como Asif, acostumbrados a vivir con la pobreza, las drogas o la prostitución. Les dan la oportunidad de rehacer sus vidas, por ejemplo, trabajando como guías y aprendiendo así nuevos idiomas. Los recorridos son de una o dos horas y también incluyen una visita a la estación de tren. Al acabar, los jóvenes cuentan sus historias de vida. Eliminar prejuicios A miles de kilómetros de Nueva Delhi, en Brasil, la empresa Favela Experience ofrece precisamente eso: una experiencia en las favelas de Río de Janeiro. Su director, Adam Newman explica que el objetivo de los recorridos por favelas como Rocinha, Santa Marta, Morro de Babilonia o Complejo de Alemão no es venderlas como si fueran un producto de escaparate sino que buscan eliminar prejuicios y crear más empatía entre los turistas y las personas de la comunidad Incluso, si se solicita, también se puede acceder a un Airbnb en las favelas. Pero además, cuentan Raquel y su familia pasaron con un albergue en Rocinha en el que parte del verano en la India. funciona una ONG que trabaja para los Eligieron un viaje diferente, locales. Allí, los turistas pueden dormir con guías que advertían de que en una habitación compartida por 35 se podía abandonar el recorrireales (unos 9 euros y medio) la noche do si el visitante no podía o un cuarto individual con cama matolerar la dureza de imágetrimonial y vistas panorámines, como la de niños cas por 140 (unos 37 euros) escarbando en la basura Los visitantes siempre Se puede o drogándose. Esa fue nos preguntan por la indormir en una la parte más impactanseguridad, pero les decifavela por te para mí, pero es la mos que jamás tuvimos menos de 10 realidad del país problemas. En las faveexplicada por gente que las las reglas son difereneuros vivió esas situaciones tes, es peor robar dentro Otra parte del tour nada que fuera. Hay gente que venagradable, aunque también de droga, como en todos lados, real, es el templo a las ratas, pero nada más Los turistas son guiaconsideradas un animal dos por personas que viven y se criasagrado: Había un arenero y ron allí, lo que les permite comprender estaban por todos lados, eso sí cómo funciona, cómo llega el agua, que no pude aguantarlo cómo es la relación de la policía y el narconfiesa. cotráfico, etc... Por otro lado, pueden disfrutarse los parques o las vistas panorámicas. Por Había ratas por todos lados