Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA Crisis en la izquierda Los socialistas DOMINGO, 27 DE AGOSTO DE 2017 abc. es espana ABC Sánchez no logra hacerse con el poder territorial del PSOE Madrid y Valencia, las federaciones rebeldes para Ferraz, que da por perdida Andalucía el pulso al candidato oficial, el extremeño Vara arrasó en Extremadura y los aspirantes oficiales solo ganaron en Cantabria y la Rioja. Además, en el grupo parlamentario, donde hay mayoría de susanistas, Sánchez mantiene una situación solo aparentemente tranquila, con la integración de diputados como Rafael Simancas, partidario de Patxi López, o los afines a la presidenta andaluza, Felipe Sicilia y Francisco Menacho, pero con una contestación interna, reservada por el momento al ámbito privado. En la Ejecutiva se ha asumido que la mayor organización regional Andalucía está y estará en manos de su enemiga política, Susana Díaz, y que por lo tanto se escapa definitivamente del objetivo de Sánchez de traducir su poder casi absoluto en el Comité Federal al ámbito territorial. Menos previsible ha sido el batacazo valenciano, Comunidad en la que el presidente autonómico Ximo Puig consagró en el último Congreso su respaldo en contra de la dirección federal. Por eso, un diputado socialista crítico con la gestión de Sánchez recuerda que al jefe de Ferraz le salió el tiro por la culata en la Comunidad Valenciana donde pensaba que iba a hacer un paseo triunfal, como ocurrió con el Congreso balear, cita en la que su afín Francina Armengol fue ratificada sin rival De hecho, fue en ese cónclave insular donde Sánchez y Armengol firmaron la paz, tras el viraje de la presidenta balear apoyando a Patxi López en las primarias. Campo minado Pero la Comunidad Valenciana y la madrileña se han convertido en un campo minado para Sánchez. La propia experiencia del líder socialista, que responsabilizó a los barones de su defenestración hace casi un año, le animó a no incluir a la mayor parte de los dirigentes regionales en el Comité Federal, evitando así que se convirtieran en un contrapeso para sus decisiones. De hecho, entonces marcó sus competencias en el ámbito de sus territorios lejos del juego de poder en Madrid. Pues bien, esa limitación no ha sido óbice para que muchos sigan velando armas a la espera de los exámenes políticos y electorales a los que tendrá que someterse Sánchez, desde su postura ante el desafío independentista catalán hasta la reforma de la Constitución. La cada vez más acusada podemización del discurso socialista ha causado malestar en los cuadros del par- MAYTE ALCARAZ Pedro Sánchez ha recibido este verano una buena noticia y otra mala. Los positivos resultados del último CIS, que apuntalan su liderazgo con una subida de cuatro puntos de apoyo electoral, no tienen un correlato en su control territorial del partido. Ferraz vive, según las fuentes consultadas por ABC, en una calma provisional a la espera de los movimientos de la Ejecutiva por hacerse con las riendas de las federaciones rebeldes que no comparten la discutida línea política establecida por el reelegido secretario general, próxima al radicalismo de Podemos. De los cuatro territorios con mayor implantación (Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana y Cataluña) tan solo el último es claramente sanchista De hecho, en las últimas primarias el valenciano Puig dobló tido, críticos con el giro a la extrema izquierda de Sánchez. La censura de diputados madrileños, valencianos y castellano- manchegos a las polémicas abiertas por los portavoces de Sánchez, como la referida al esquirolaje de la Guardia Civil en la huelga de El Prat o la exageración de los medios con el régimen venezolano han reabierto las heridas oficialmente cerradas tras las primarias triunfales de Sánchez. Si Puig le torció el pulso al poder federal hace unas semanas, la situación para el PSOE no es mejor en la federación del propio secretario general, Madrid, territorio en el que ocupó su único cargo institucional: concejal de 2004 a 2009. El polémico Partido Socialista de Madrid (antigua FSM) es un polvorín, peligroso para la estabilidad de todo el partido ya que cuenta con 14.333 afiliados y es la tercera federación más potente. El avispero madrileño En ella conviven una secretaria general, la alcaldesa de Getafe Sara Hernández, prácticamente sin poder orgánico; un exportavoz municipal, Antonio Miguel Carmona, en las antípodas de Pedro Sánchez, su verdugo en el Ayuntamiento; y un responsable en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, elegido por el secretario general para sustituir a su enemigo Tomás Gómez, cuyo futuro es una incógnita. El dirigente socialista ha asegurado a su entorno que es primordial recuperar el poder en Madrid, donde los socialistas no gobiernan desde que en 1995 Joaquín Leguina perdiera la Comunidad. Los antecedentes de Sánchez en la capital, con el polémico cese de Tomás Gómez y su propio fracaso en las urnas (por detrás de Mariano Rajoy, Pablo Iglesias y Albert Rivera) no le han permitido construirse un aparato territorial afín. Tiene un candidato, José Manuel Franco, para embridar a los díscolos dirigentes madrileños pero no cuenta con quorum. Al histórico diputado madrileño le correspondería, según la apuesta federal, asumir todo el poder orgánico manteniendo a Ángel Gabilondo como candidato regional. La idea de Sánchez es volver al esquema de la histórica FSM (a la que él mismo cambió de nombre hace dos años, pasando a llamarse PSOE- M) en la que José Acosta dirigía el partido y Leguina fue cabeza de cartel. Hasta finales de septiembre que se celebrará la primera vuelta de las primarias madrileñas, Sánchez sigue percibiendo esa agrupación como hostil, que en un 50 %l e apoyó en las primarias. La posición más sorprendente es la de la líder regional, Sara Hernández, que pasó de sanchista convencida a ocupar uno de los sitios estelares en la puesta de largo antes de la carrera electoral de Susana Díaz. Desde entonces, en la Federal, según confiesa un cargo socialista, solo esperan que anuncie que no se va a presentar a la reelección Pero, como ha adelantado ABC, Hernández parece no estar por la labor. Más información en páginas de la sección de Madrid BARONES DÍSCOLOS FEDERACIÓN VALENCIANA Pedro Sánchez Puig dobló el pulso al candidato oficial No contaba Sánchez con el revés sufrido en Valencia, donde el presidente de la Generalitat le dobló el pulso y consagró su oposición a la nueva dirección federal. Un diputado crítico recuerda que a Sánchez le salió el tiro por la culata, donde pensaba que iba a hacer un paseo triunfal, como le ocurrió en el congreso balear No fue así. Ximo Puig FEDERACIÓN MADRILEÑA MIKEL PONCE La dirección regional dará la batalla El líder de Ferraz se ha fijado como objetivo primordial recuperar el poder en Madrid, pero tampoco lo tiene fácil. La actual secretaria general del PSM, Sara Herández, a la que Sánchez colocó tras derrocar a Tomás Gómez, plantará batalla, pese a que la dirección le ha pedido un paso atrás. El candidato oficialista es José Manuel Franco. Sara Hernández JAIME GARCÍA EFE