Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES ALGO TRAE EL POTOMAC DOMINGO, 27 DE AGOSTO DE 2017 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL ÁLVARO VARGAS LLOSA DOS MANIFAS Lo que deben de estar riéndose los terroristas en su Edén OMO somos así de chulos en España, tuvimos, no una manifestación antiterrorista, sino dos. Claro que no eran realmente contra el terrorismo, sino de unos españoles contra otros. Lema de la una No tengo miedo de la otra, Vuestras políticas, nuestros muertos Falsos ambos. Hay miedo y tanto la política como los muertos son comunes. Lo que deben de estar riéndose los terroristas en su Edén, rodeados de las setenta y dos huríes que les prometió el Profeta. La primera manifestación, la oficial, mucho más numerosa, convocada por las autoridades catalanas, con asistencia de las del resto del Estado, era para tapar la cadena de errores, negligencias, falsos cálculos que el golpe de los yihadistas de Ripoll habían dejado al descubierto, desde el no haber puesto obstáculos en las Ramblas a haber dejado escapar al conductor asesino, pasando por el Señoría, no exagere de los Mossos a la juez cuando ésta les indicó que la voladura del chalet de Alcanar podía estar relacionada con el terrorismo. También debió influir el éxito que tuvo el Rey en Cataluña durante las jornadas que allí estuvo. Les chafaba sus planes de demostrar que son autosuficientes, había que neutralizarlo de la forma que fuese, mentira y calumnia incluidas, a más de quitarle protagonismo en esta manifestación. Claro que más que una venganza catalana, era una venganza de chinitos. La segunda manifestación infinitamente más reducida, pero no menos importante al estar organizada por quien hoy manda realmente en Cataluña: la CUP, que tras haberse cargado a Mas, ha convertido a su sucesor en un títere. Hay que reconocerle no sólo osadía, sino también perspicacia para conocer a la actual clase política española, donde la pusilanimidad impera en todos los cuarteles. Con tal de no violar lo políticamente correcto van del ridículo al suicidio. Nada de extraño que después de mangonear a su antojo la política catalana, los de la CUP intenten mangonear la española. Espero que no tengan éxito porque, en ese caso, vamos, no al choque de trenes, sino al precipicio. Para resumir el resultado de ambas manifestaciones. De entrada, que si se buscaba mostrar la unidad de todos contra el terrorismo, lo que ha demostrado es que estamos más divididos que nunca desde 1936 (a mí, y ya sé que van a caerme chuzos pero hay que hablar claro, me recordó el artículo de Prieto sobre los entierros simultáneos del teniente Castillo y de Calvo Sotelo) Luego, que el Rey tenía que estar en esa manifestación, como Rajoy y su gobierno, por falso y peligroso que fuese. Las máximas autoridades españolas ya han hecho demasiada dejación de su presencia en Barcelona para faltar a esta cita tan importante como infame. Por último, si Puigdemont and Company querían demostrar que Cataluña es un lugar seguro y pacífico económica y políticamente, lo que han demostrado es justo lo contrario. Sólo había que verles la cara. Como si pensaran a qué universidad norteamericana se irán si ganan los suyos QATAR Y EL PODER BLANDO El liderazgo árabe se lo disputaron, en décadas recientes, Arabia Saudí y Egipto, pero los egipcios se fueron ensimismando. Qatar olfateó su opotunidad C L OS golpes de mercado dados por Qatar en el fútbol este verano confirman que este minúsculo reino es el único país árabe con una estrategia de poder blando. Joseph Nye hizo famosa la distinción entre poder duro y poder blando refiriéndose a Estados Unidos. El duro se ejerce mediante la coerción, militar o financiera; el blando utiliza métodos sutiles de influencia, como la cultura o el prestigio social. Hacia 2005, Qatar fundó su fondo soberano, Qatar Investment Authority, para invertir en el exterior el dinero del gas y el petróleo. El objetivo original era obtener rentabilidad y diversificar una economía enfeudada a los hidrocarburos. Ese objetivo pronto creció: Qatar adquirió activos en industrias las telecomunicaciones, la energía nuclear, el transporte, los bienes raíces que le dieron una inserción en el capitalismo mundial y en símbolos occidentales como el Empire State Building o Harrods. El deporte, industria conectada a la construcción y el turismo, fue parte de la estrategia qatarí. Algunos hitos de esa proyección: la compra del Paris SaintGermain, que ha invertido mil millones de euros en fichajes desde 2011; el patrocinio de clubes; la obtención de la sede de la Copa del Mundo 2022 y el lanzamiento de beIN Sports, omnipresente cadena de televisión. Imbricarse en el capitalismo global, consustanciarse con la simbología occidental, seducir a las multitudes que abarrotan los estadios de las capita- les europeas y codearse con los líderes del mundo libre eran una forma de adquirir prestancia como país. Pero también... de desafiar la supremacía de Arabia Saudí en el mundo árabe. El liderazgo árabe se lo disputaron, en décadas recientes, Arabia Saudí y Egipto, pero los egipcios se fueron ensimismando. Qatar, uno de los reinos del Golfo Pérsico a la sombra saudí, olfateó su opotunidad. Armado con una chequera infinita y proyección internacional, marcó distancias con la casa de Saud. La Primavera Árabe fue el punto de inflexión. Qatar respaldó las revoluciones finalmente fracasadas (excepto la de Túnez) y pasó a competir con Riad en la financiación de grupos islamistas. Para Occidente, esto planteó un dilema: Qatar, a través de Al Jazeera, trajo una inusitada bocanada de información fresca sobre (contra) esas monarquías absolutas y los grupos liberales que se les enfrentaron, pero a la vez una peligrosísima legitimación de movimientos fundamentalistas, incluyendo el más importante, los Hermanos Musulmanes, que llevaron el peso de las revoluciones. Si bien Qatar se legitimaba ante los fundamentalistas, no se posicionaba contra EE. UU. y Europa. Se consolidó como sede regional del Mando Central de los EE. UU. y como la principal base aérea norteamericana en la zona. También mantuvo comunicación con Israel mientras financiaba a la Gaza de Hamas, explotaba, junto con Irán, el mayor yacimiento gasífero del mundo, y coqueteaba con Turquía. Por eso, cuando estalló, hace poco, el conflicto entre Arabia Saudí (apoyada por varios países del Golfo) y Qatar, Estados Unidos, tras el respaldo inicial de Trump a Riad, dio marcha atrás, colocándose, lo mismo que Europa, en una posición neutral. Qatar no es ni más ni menos culpable que Arabia Saudí de haber dado dinero y caución a grupos fundamentalistas que inspiran el terrorismo islamista. Pero, al igual que Riad, su cercanía con estos grupos no responde al propósito de instalar el Califato en Occidente, sino a las pretensiones de supervivencia de sus gobernantes y de liderazgo entre los árabes. Los Estados árabes maniobran, con alianzas que se van tejiendo y destejiendo, en función de los intereses de sus castas gobernantes. En esa pugna, sólo Qatar tiene, además de intereses, una visión de poder blando. ABC Y SUS LECTORES Los hijos de Stalin La Tercera que Jorge Edwards dedicaba recientemente a La hija de Stalin recibió numerosos elogios llegados a este buzón de lectores abc. es. CAMILO QUINTANAR, por ejemplo, nos asegura: La devoré en un pis pas, por su fondo y por estar deliciosamente escrita, como todas las que enhebra en el ABC el maestro chileno Sin entrar en su fondo, OLGA EFIMOVA, secretaria de Comunicación de la Embajada de Rusia en Madrid, matiza que Edwards se ha confundido y ha unido en un solo personaje de su artículo a dos hijos de Stalin. Iósif Stalin tuvo tres hijos, Yákov, Vasily y Svetlana. El primero, Yákov, combatiendo en el Ejército Rojo durante la II Guerra Mundial fue hecho prisionero por las tropas nazis y murió en el campo de concentración de Sachsenhausen. Y no fue Yákov sino Vasily, segundo hijo de Stalin, quién participó en la citada guerra como piloto y murió en el año 1962, pero eso ya es otra historia español agradece las noticias aparecidas en ABC sobre el asunto: La de la juez que alertó a los Mossos, antes del atropello de las Ramblas, de que tras la explosión en la casa de Alcanar podía haber un grupo terrorista, o la que relataba que el imán de Ripoll ya tuvo el teléfono pinchado por orden judicial en 2005 por sus posibles conexiones con Al Qaida JOSÉ M. GONZÁLEZ LICHTSEINER, también nos envía un correo para felicitar al diario por la información con la que estoy al día de esta otra Semana Trágica que viven Barcelona y España Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Sobre otra Semana Trágica Un buen número de lectores también han remitido cartas a ABC alabando la información que el periódico viene dando de los atentados de Barcelona y Cambrils, de sus antecedentes, de cómo se gestaron los ataques y de las primeras investigaciones. JOSÉ LUIS GARCÍA BRITO, un almeriense que lleva treinta años en Santa Coloma y que se siente andaluz, catalán y