Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE DOMINGO, 27 DE AGOSTO DE 2017 abc. es ABC Matanza yihadista en Barcelona Boicot separatista a la marcha unitaria Sin miedo... y algunos sin vergüenza Unos, la gran mayoría, fueron a pedir el fin de terrorismo islamista; otros, a boicotear la marcha en un ensayo extemporáneo y necio de la próxima Diada separatista. La gran manifestación que ayer recorrió el centro de Barcelona tuvo, por tanto, dos caras: la solidaria que además de exigir el fin de la lacra yihadista se condolía de las víctimas inocentes caídas en la última matanza. Al frente de esta, catalanes y otros españoles de bien, con valores, encabezados por el jefe del Estado, que sabían bien donde iban. La otra cara, la ética y moralmente impresentable, la protagonizaron quienes confundieron el motivo de la marcha con reivindicaciones independentistas y antiespañolas o que culpaban a todos de los atentados: al comercio de armas (pese a que el atentado se cometió con una furgoneta o cuchillos comprados en un supermercado) a las políticas antiterroristas... a todos, claro, menos a los asesinos de las Ramblas y Cambrils. Unos supieron estar en su sitio, con las víctimas y la responsabilidad, aguantando estoicamente además la encerrona secesionista. Los otros se confundieron de odio y, sin vergüenza, la emprendieron mezquinamente contra España y quienes habían acudido a apoyar a una ciudad doliente y herida por el terrorismo. ESPAÑA La manifestación de Barcelona a su paso por el Paseo de Gracia