Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 23.6.2017 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.066 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Okupa de su propio piso Una vecina de Barcelona acaba alquilando su propia vivienda, vía Airbnb, porque su inquilino la ofrecía de manera ilegal a turistas IGNACIO RUIZ- QUINTANO ESPAÑA Último brindis en Las Ventas, cerrada para ensayar con los taurinos el 155 que Guerra pide para los sediciosos de Cataluña E Montse y su hija Thais, ayer en su piso de 45 metros cuadrados de la Barceloneta EFE ANNA CABEZA BARCELONA P or surrealista que pueda parecer, Montse Pérez ha terminado reservando por internet una noche de alojamiento en su propio piso para poder entrar en él y recuperarlo. Un mes después de que alquilara su pequeño piso en el corazón de la Barceloneta, uno de los barrios más turísticos de Barcelona, a tan solo unos pasos del mar, esta mujer descubrió que su inquilino, lejos de instalarse en la zona, se lucraba ofreciendo de manera ilegal su vivienda como piso turístico a 200 euros la noche en el portal Airbnb. El contrato de alquiler era de 950 euros al mes e incluía claramente cláusulas en las que se prohibía realquilar o dar un uso turístico al pequeño inmueble, uno de los clásicos cuarto de piso de la Barceloneta por las sucesivas divisiones que se hacían en los pisos Era la primera vez que Mont- se lo alquilaba: era la vivienda de sus pero llega un punto en el que no pueabuelos, y para nada del mundo que- des más. Es una situación de locos ría vender. Le tengo mucho cariño: explica. Para que no la descubrieran, no quiero ni que me lo destrocen ni su hija Thais fingió ser una turista y tampoco tenerlo cerrado por miedo a reservó en el piso. Anteayer, el primer que me lo ocupen explica a ABC. día que encontraron disponibilidad, Crucé los dedos y lo alquilé añade. pudieron entrar de nuevo en la casa Su arrendatario, un supuesto ase- familiar. Y lo hicieron con la intención sor financiero, le contó que le habían de no volver a salir de ella: cambiaron trasladado por trabajo de Londres a la cerradura y no hicieron el check Barcelona y le mostró una nómina de out Airbnb, que intentó apartarse del 3.000 libras al mes. Poco después, el problema diciendo que esta mala prainquilino ya ni responxis es solo culpa del anfidió a sus llamadas para Era la vivienda trión, borró el anuncio del de mis abuelos, piso. hacer el cambio de nombre de los suminisParalelamente, Montle tengo mucho tros. Al acudir para inse denunció ante el juez y cariño y la tentar hablar con él, coalquilé porque también ante el Ayuntarroboró que su domicimiento el caso. Afirma no quería lio se había convertido desconocer las consevenderla dice cuencias legales a las que en un piso turístico. La semana pasada, como se expone habiendo hemínimo, se hospedaron seis personas cho de okupa, aunque tiene muy cladiferentes, le aseguraron el resto de ro que su inquilino tampoco ha cumvecinos del inmueble. plido el contrato. Tengo una vida tranIntentó en vano de contactar con quila, no quería llegar a este punto, su inquilino así como conseguir ayu- pero a veces si no te pones así las coda de Airbnb. Mis amigos y abogados sas no cambian explicaba ayer esta me decían que no me metiera en esto, squatter de su propia casa. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Pasado, m. Futuro en retirada. n la Corrida de la Cultura, con el Pirulí doblándose de calor como una vela de cera, Morante de la Puebla brindó un cuvillo en Las Ventas al tabú de la Transición, Antonio García- Trevijano: Al hombre más inteligente que he conocido. ¡Viva España! dijo. Y lanzó la montera. El cuvillo salió cultural y galbanoso y, al final de la sinfaena Trevijano devolvió a Morante la montera con un billete de mil pesetas dentro y este brindis: ¡Por la tradición! En éstas, un alguacil refrescó al diestro que quien presidía la Corrida de la Cultura era el ministro del ramo, el señor De Vigo, quien debía de tener ya la cabeza, el hombre, en las propuestas de los Museos madrileños sobre la identidad sexual ¡el hecho diferencial! para el DDay del Orgullo Gay. El alguacil creía indicado brindarle al ministro una fierecilla de El Grullo, la finca donde chozpan los cuvillos mas no hubo tal, con lo que el de Morante a Trevijano hubiera sido el último brindis de un bohemio (ay, José Alfredo Jiménez) en la plaza de Las Ventas del Espíritu Santo, que la Autoridad, un tal Garrido, iba a cerrar como para ensayar con los taurinos de Madrid el 155 que Alfonso Guerra pide para los sediciosos de Cataluña, que ahora consideran separarse, en vez de con un referéndum, con una acampada. Quechuas por votos, y ahí quiero ver a los juristas del TC, que tampoco parecen muy schmittianos, como Mariano, quien por nada del mundo quiere ser el soberano, es decir, quien decide el estado de excepción El marianismo huye del decisionismo de por si algún lector de Manolo Rivas, el schmittólogo del Consenso, le dice fascista, y gobierna la situación catalana como los padres de Jardiel la conversación matrimonial: pasándole papelitos al mayordomo, que es el TC. Así, la imaginación de los sediciosos se extravía, y en vez de interiorizar que una nación sólo se rompe por guerra civil, juegan a romperla levantando quechuas en la Ciudadela. España, tradición y modernidad.