Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 CULTURA Centro Botín El edificio Centro de Arte Botín en Santander er El edificio que inaugura hoy la Fundación Botín en la Bahía de Santander aspira a convertirse en un centro artístico de referencia dentro del circuito internacional del arte. Proyectado por el estudio del arquitecto italiano Renzo Piano Building Workshop en colaboración con Luis Vidal Arquitectos, es un centro que se convertirá en punto de encuentro del casco urbano con la bahía, Mar Cantábrico brico brico al mismo tiempo que generará riqueza social y económica para la ciudad VIERNES, 23 DE JUNIO DE 2017 abc. es cultura ABC 1. Salas de exposiciones Un espacio expositivo total tot de 2.600 m 2 Situación Catedr Catedral de ed Santan Santander tander Ca lv oS Plaza Plaza Portic Por ada Po ticada Santander Pe ínsula de Peníns la Magdalena Mag ot elo SANTANDER SANTANDER Pa se od eP er ed a Mercad Mercado ca de Este del Este Bah Bahía de Santan tander SECCIÓN TRANSVERSAL Al fo ns o N XI I An ton io L óp ez Los jardines 48.257,65 m 2 de jardines (se ha multiplicado la superficie anterior por 2,4) 1 1 Túnel Antonio L ópez de Pas Pe eo re da 4 Bahía de Santander der Anfiate Anfiateatro exterior 2.000 personas de capacidad y con una pantalla de proyecciones Ce Centro de Arte Botín Edificio este El edificio 10.285,24 m 2 de superficie con 8.756,07 m 2 sobre rasante distribuidos en planta baja, primera y segunda 2.323 m 3 de hormigón empleados en la estructura 1.316.000 kg de acero en la estructura del edificio 970 m 2 de pavimento de vidrio 307 módulos de vidrio para acristalamiento de fachada, con un peso cada uno de 500 kg 771 m 2 de lucernario en la cubierta del edifico oeste 4. Tienda y restaurante 50 m El túnel 219 m de longitud 60.000 m 3 de tierras vaciadas para su construcción 25.000 m 3 de hormigón 2.400.000 kg de acero 85 m Edificio oeste 77 m Fuente: RPBW Architects (Renzo Piano Building Workshop) y elaboración propia En la planta baja se encuentra el acceso al centro de arte, la tienda y el restaurante El Muelle con una estrella Michellin Recorremos el Centro Botín con un cicerone de lujo: Renzo Piano, el arquitecto italiano que lo ha diseñado Este edificio no es arrogante N. PULIDO SANTANDER a creado museos tan tranquilos, silenciosos y elegantes como él mismo (la Fundación Beyeler de Basilea, donde los nenúfares de Monet se funden con la naturaleza; la Colección Menil de Houston, con la capilla Rothko; el Centro Klee de Berna, el Art Institute de Chicago... Tranquilos y silenciosos, a excepción del Pompidou, un espacio excesivo, ruidoso y colorista que diseñó a comienzos de los locos 70, junto con Richard Rogers. Senador vitalicio en Italia, Renzo Piano ganó el Pritzker en 1998. Hasta tiene un meteorito con su nombre. Su último gran museo, el Whitney de Nueva York, donde, al igual que ocurre en el Centro Botín, tan importante resulta el interior como el exterior. Se siente más constructor que artista y de- H testa la arquitectura arrogante y narcisista, los edificios- icono. Si ése hubiera sido el objetivo del Centro Botín, no hubiera aceptado el encargo. Nunca me han propuesto algo así en España, en otros países sí advierte. Como el Guernica cumple este año los 80. ¡Quién lo diría! Incansable, sube y baja con agilidad, una y otra vez, las escaleras del edificio que ha construido en colaboración con el estudio del arquitecto español Luis Vidal. Elegante y muy afable, habla en voz baja, de forma pausada. Le gusta escuchar y ex- plicarse detalladamente. Con este cicerone de lujo, visitamos los dos volúmenes del edifico: el oeste, dedicado al arte; y el este, a la formación y la educación. Ambos tienen forma lobular. El primero consta de dos grandes salas para exposiciones: la de la planta superior, de 1.300 metros cuadrados; la de la planta inferior, de 1.200. La de arriba es espectacular, con una estructura a la vista en el techo, el aire acondicionado sale por unas rejillas en el suelo y amplios ventanales a ambos lados con vistas espléndidas de la ciudad y la bahía: En un museo es importante que la gente no se sienta encerrada. El edificio dialoga con el mar y con la ciudad advierte Piano, quien se ha inspirado, entre otros, en Gaudí y Mies van der Rohe. No es mala compañía. Bajo las salas, el restaurante El Muelle una taberna marinera a cargo del chef Jesús Sánchez, dos estrellas Michelin la tienda y un centro de atención al visitante. El edificio no oculta el mar a los santanderinos. Todo queda a la vista, pues las paredes son de cristal. En la fachada oeste se ha instalado una gran pantalla LED de 12 por 6 metros. Se ha creado un anfiteatro para actividades al aire libre. Se mueve de puntillas El volumen este es un espacio multidisciplinar que acoge cuatro aulas para conciertos, conferencias, música, teatro, cine, danza... y un auditorio para 300 personas, de doble altura, que se alza en voladizo sobre el mar. No es un edificio arrogante; aunque tampoco demasiado tímido. Es sobrio, modesto, pero bello y muy respetuoso. Tiene fuerza, pero se mueve de puntillas. Un edificio siempre tiene que asumir su responsabilidad comenta Renzo Piano. Una de sus especificidades es la piel, formada por 270.000 piezas circulares de cerámica nacarada que reflejan la Emotivo homenaje a Emilio Botín No le conocí como banquero, sino como hombre y como soñador. Era un cliente leal. Confiaba en mí. Amaba el mar, como yo. Era un gran pescador. La bahía y esta luz estaban en su corazón. A lo mejor está aquí hoy con nosotros