Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ECONOMÍA VIERNES, 23 DE JUNIO DE 2017 abc. es economia ABC Visita del comisario europeo Moscovici ve a España campeona del crecimiento pero pide reformas El galo cree que el Gobierno cumplirá el déficit, reclama más medidas laborales y llama a profundizar en la unidad de mercado por el riesgo de fragmentación JAVIER TAHIRI MADRID a Comisión Europea lanzó ayer un mensaje de apoyo al Gobierno salpimentado, como suele ser habitual, de deberes y advertencias sobre el rumbo de la política económica. Este cóctel de avisos y elogios lo verbalizó ayer Pierre Moscovici, en su primera visita oficial a España como comisario de Asuntos Económicos ante un auditorio trufado de miembros del Gobierno en el hotel Ritz de Madrid. Hay una recuperación muy fuerte. España es uno de los campeones del crecimiento en Europa saludó el galo, quien alabó los esfuerzos y las reformas estructurales aprobadas por España en los últimos años. Lejos de lo que ocurrió en 2015, cuando el comisario alertó de que España iba a incumplir el déficit como finalmente acabó ocurriendo, Moscovici señaló ayer que cree que el Gobierno se adecuará al objetivo del 3,1 del Producto Interior Bruto y que saldrá en 2018 del Procedimiento de Déficit Excesivo. No hay ninguna razón para que España no pueda lograr esa previsión incidió. El Gobierno lleva desde 2008 bajo este brazo corrector de Bruselas que se activa cuando el desfase de los ingresos y gastos de la Administración es mayor al 3 del PIB. Moscovici se definió como un amigo de España y el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, alabó el apoyo del comisario para evitar que el país recibiera una multa de Bruselas por incumplir el déficit en 2015, una sanción absurda en palabras del comisario. El político socialista también echó flores a la iniciativa del Ejecutivo de que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) audite parte del gasto público de subvenciones y otras partidas. En el almuerzo, organizado por Nue- L va Economía Fórum, Moscovici elogió que la economía española se ha convertido en exportadora y ha conseguido un modelo de crecimiento más equilibrado que antes de la crisis Y aplaudió la estrategia desplegada para la resolución del Banco Popular, todo un examen que se superó con éxito tras la absorción por parte del Santander. Resolución del Popular Ante esta intervención, un poseedor de títulos de la entidad presente en el acto le preguntó cómo podía calificarse de éxito que los accionistas de la entidad perdieran todo su dinero. Ese banco estaba a punto de quebrar. En ese caso los resultados para los accionistas hubieran sido peores. Había que actuar respondió Moscovici, que afirmó que era consciente de los daños a los accionistas y que pueden querellarse. Tras estos entremeses repletos de Objetivo fiscal En palabras del comisario, no hay ninguna razón para pensar que España no cumplirá el déficit este año halagos al Ejecutivo, el comisario atacó el plato fuerte pidiendo al Gobierno profundizar en la reforma laboral. En línea con las recomendaciones de la Comisión Europea a España. Moscovici reclamó aumentar la productividad y mejorar la coordinación de los IGNACIO MARCOGARDOQUI MOSCOVICI Y SUS FACETAS C uando actúa como comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici aplaude los éxitos de España, situada en la cabeza del crecimiento de la Unión. Ahí no tiene dudas y aplica el manual de la ortodoxia. Reconoce los esfuerzos por enderezar el déficit público, apoya una profundización de la reforma laboral (no es necesario decirlo, pero apoya una reforma que camina en la misma dirección de la aplicada por el Gobier- no, es decir en la contraria a la sugerida por Pedro Sánchez y sus correligionarios) y anima a incrementar la unidad de mercado. Como resumen, no ve razones para sospechar de un incumplimiento de los objetivos presupuestarios pactados impuestos. Cuando habla como político socialdemócrata, no puede ocultar su preocupación por la terrible deriva que muestra su ideología. Un mensaje que aquí no vende y que nadie escucha. Nadie del PSOE parece fijarse en el ejemplo francés. Los tres tenores del socialismo galo, Emmanuel Macron, Benoît Hamon y Manuel Valls fueron ministros del Gobierno Hollande. El primero viajó hacia el centro para aterrizar en el Elíseo y copar la Asamblea. El segundo ganó las primarias de su partido porque extremó su posición hacia la izquierda para darse de bruces contra la irrelevancia electoral. El tercero se quedó a medio ca- mino de todo, calculó mal los tiempos y está a la espera de una resurrección que quizás llegue, pero no hoy. Cuando ejerce de simple político, se apoya en De Guindos para autofelicitarse por el gran éxito de la operación realizada para salvar al Popular. Un éxito, ¿para quién? Nadie es buen juez de sí mismo y no es seguro que su apreciación sea compartida por los accionistas. Cuando se disfraza de moralista, le afea a Ronaldo el uso de estructuras fiscales para ganar más. Desde luego. Pero puede estar seguro de que la inmensa mayoría de los europeos le afean a él su sueldo. No es necesario cobrar tanto por ser comisario. Si saca su puesto a concurso habría miles de buenos administradores que se conformarían con la mitad. Ya sé que esto último es bastante demagógico, pero es que con este calor me cuesta hilar fino. ¿Será hincha del PSG?