Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El vodevil socialista JAVIER SOLANA (MIÉRCOLES) (EXMINISTRO DEL PSOE VIERNES, 23 DE JUNIO DE 2017 abc. es espana ABC SORAYA RODRÍGUEZ (18 DE MAYO) DIPUTADA DEL PSOE EN EL CONGRESO PIERRE MOSCOVICI (JUEVES) COMISARIO EUROPEO. MIEMBRO DEL PS El CETA tiene una importancia estratégica en este momento en el que el populismo recorre Europa Es un buen acuerdo y lo defendimos hasta esta mañana. Canadá debiera ser para Europa un gran socio Es el mejor acuerdo comercial que ha firmado la UE. Ser de izquierdas no es ir contra de la globalización Sánchez hace sonar las alarmas en Bruselas y debilita a los socialistas en Europa El PSOE se esconde en la abstención al tratado comercial con Canadá tras el aluvión de críticas. Es el acuerdo más progresista le recrimina la Comisión ENRIQUE SERBETO ITZIAR REYERO BRUSELAS MADRID V isto desde Bruselas, el bandazo de Pedro Sanchez sobre el acuerdo comercial UE- Canadá ha vuelto a situar al PSOE en su suelo político. A la misma altura que cuando el ahora reelegido secretario general se negó a cumplir el pacto de legislatura con el PP europeo y rompió la disciplina de voto de los socialistas para pedir a sus eurodiputados españoles que votasen en contra de la investidura de Jean- Claude Juncker como presidente de la Comisión. Fue en 2014 y, como ahora, Sánchez venía de ganar las primarias socialistas y forzó una fractura de posición en la familia socialdemócrata europea. El giro brusco que Sánchez ha im- puesto en torno al Tratado de Comercio de la Unión Europea con Canadá (CETA, según sus siglas en inglés) como estrategia de aproximación a Podemos le obligó a cambiar su agenda europea. La entrevista con el comisario de Economía, Pierre Moscovici, fue anulada primero porque Sanchez viajaría a Bruselas y participaría en la reunión de líderes socialistas que precede a la cumbre. Pero dado que el secretario general del PSOE decidió a última hora no viajar a Bruselas para no tener que dar explicaciones sobre su anuncio por sorpresa, el comisario aceptó reunirse con él en Madrid. Y no no fue para felicitarlo, sino para decirle claramente que es un error. Moscovici, que es socialista francés y sabe de primera mano cómo se ha llegado a hundir al 6 de votos el socialismo galo por competir con los populistas, le dijo a Sanchez que ser de izquierdas no es ir contra la globalización. Y le señaló que la UE apuesta por ese modelo de relaciones comerciales, con un pacto como el CETA. Es el acuerdo comercial mas progresista que se ha firmado jamás en la UE con cualquier otro país y que protege el medio ambiente, la sanidad respeta nuestra diversiddad cultural y preserva nuestra agricultura le aseguró. La justificación del giro Sánchez confirmó ante el comisario europeo que el PSOE se abstendrá en la ratificación del acuerdo comercial el próximo jueves en el Congreso, materializando su viraje político en apenas unas horas, las que pasaron desde que su grupo votó sí en la Comisión de Exteriores hasta que la nueva presidenta del partido, Cristina Narbona, anunció por Twitter que no lo refrendarían en el Pleno. En 1.600 páginas del Tratado, sólo hay 4 sobre nuestros derechos medioambientales. Tenemos diferencias en el modo de resolución de disputas, en el desequilibrio en la protección de los derechos laborales frente a los inversores y en la ausencia de penalizaciones en la violación al Tratado razonó Sánchez. El presidente del Parlamento Euro- peo, Antonio Tajani, recordó al término de su intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno que la Eurocámara ya se ha pronunciado a favor de la ratificación del CETA, con los votos de los socialistas españoles, y que se- EL GOBIERNO BUSCARÁ UNA MAYORÍA Rajoy advierte de que España haría el ridículo si no lo vota MARIANO CALLEJA ENVIADO ESPECIAL A BRUSELAS El primer susto en La Moncloa se produjo el miércoles, cuando un asesor leyó el tuit de Cristina Narbona, donde anunciaba que el PSOE no apoyaría el Tratado de Libre Comercio con Canará, pese a haber votado a favor en varias ocasiones. Ayer, nada más llegar a Bruselas para participar en el Consejo Europeo, el presidente Rajoy calificó de error y mala noticia el bandazo que acababa de dar el PSOE en una cuestión fundamental no para el Gobierno, sino para toda España y para toda la Unión Europea Rajoy dejó ver su asombro por este cambio repentino del PSOE de Pedro Sánchez, aunque evitó atacar al secretario general socialista. En La Moncloa le siguen dando una tregua, quizás no se llegue a los cien días, antes de volver al enfrentamiento directo. Pero sin entrar en el ataque personal, el presidente sí subrayó que se trata de un Tratado con un país que tiene estándares muy parecidos a los de la UE en libertades, derechos humanos y bienestar social. Si no firmamos un tratado con Canadá no sé con quién íbamos a hacerlo comentó. Antes de que el PSOE se viera obligado a aclarar que cambia su sí por la abstención, Rajoy mostró su preocupación por la imagen que podría dar España si efectivamente se rechazaba el acuerdo en el Congreso la próxima semana. Sería tremendo, haríamos el ridículo comentó. El rechazo de uno de los socios bloquearía el tratado, y es algo que no entraba en los cálculos de la UE. Al ponerse el PSOE de perfil con su anunciada abstención, el tratado tendrá la luz verde de España sin problemas. Pero el Gobierno buscará una mayoría lo más amplia posible en el Congreso, y en este caso cuenta incluso con el PDECat, tan interesado como el resto de la mayoría por que se apruebe un acuerdo comercial de ese nivel. Esto no es un tema del Gobierno del PP, es un tema de España y de la UE en su conjunto insistió Rajoy, quien pidió sentido común a todos, en especial al PSOE, para no desmarcarse de forma tan clamorosa de los asuntos importantes. No es bueno para nadie que se hagan las cosas de otra manera, tampoco para el Partido Socialista advirtió el presidente.