Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 18 DE JUNIO DE 2017 abc. es cultura CULTURA 67 hospital, me estoy muriendo El diestro, con gestos de dolor, es trasladado a la enfermería La cornada, en la espalda, recordó a los testigos la que sufrió el infortunado Yiyo FOTOS: AFP mos algunas entrevistas. Recuerdo yo una, en la terraza del Café Gijón de Madrid: nos impresionó su fuerte personalidad, su singular filosofía. Él había elegido un camino y estaba decidido a seguirlo hasta el final. No buscaba comodidades ni tenía dudas. Su actitud tenía algo de estoico fatalismo, de resolución absoluta, que impresionaba. Últimamente, su crédito taurino descendió algo y él luchaba resueltamente por recuperar el puesto que había tenido, en las grandes Ferias. Algunos toreros se tapan por cualidades artísticas, incluso en las tardes menos felices; Fandiño no era de esos. Su camino era el del heroísmo, la entrega absoluta, hasta inmolarse en este ideal de la Tauromaquia que él ha vivido hasta sus últimas consecuencias. HABLAN SUS COMPAÑEROS, TESTIGOS DE LA MORTAL COGIDA Juan del Álamo Jarocho Cosas así dejan huella y nunca se olvidan, pero lo que quiero es torear ya Todavía no me lo creo. Estoy en shock. El toro era mío. Iván Fandiño, que había estado muy bien en el primero y cortó una oreja, salió a hacer un quite y en el remate no sé si tropezó o si lo empujó el toro. Cayó y en el suelo le pegó la cornada. Sabíamos que le había hecho daño, pero en ningún momento en la plaza se dio la sensación de semejante gravedad... No había ese caos en la plaza, no parecía una cornada exagerada, aunque sí fuerte. Cuando era trasladado a la enfermería, chillaba, se quejaba, pero a nadie nos transmitió tanta gravedad, pese a ser conscientes de que le había hecho daño. Fue trasladado a Mont- de- Marsan, que está a unos cuarenta kilómetros de Aire- sur- l Adour. Nadie esperaba ese desenlace: yo me fui al hotel, me duché, me cambié y fue luego cuando mi apoderado me transmitió la noticia. Cosas así dejan huella y nunca se olvidan, pero lo que quiero es torear ya mañana (por hoy) e intentar olvidar. Ninguno de los toreros estamos Juan del Álamo, con una oreja, en la corrida de ayer libres de ello. Los cirujanos se miraban unos a otros, pero yo veía mucha impotencia Ha sido en un quite en el toro de Del Álamo. Se le ha venido encima y en el suelo le ha pegado la cornada. Estaba consciente, pero se quejaba de que no podía respirar. La cornada ha sido en el costado y ha viajado hacia el estómago. Los cirujanos se miSUBALTERNO raban unos a DE FANDIÑO otros, pero yo veía mucha impotencia. Le han estabilizado en la enfermería y se lo han llevado rápido al hospital de Mont- deMarsan, pero no ha llegado. Estamos destrozados dijo Roberto Martín Jarocho subalterno de Fandiño, al canal Toros. El toreo pierde a otro héroe Después de la tragedia de Víctor Barrio, el toreo pierde a otro de sus héroes. En estos primeros momentos, la conmoción que hemos podido percibir, en los ambientes taurinos, es tremenda. No consuela a nadie saber que la Fiesta es así pero ésa es la verdad, la gran verdad de la Tauromaquia: algo que no pueden empañar ni la ignorancia ni el sectarismo. Se une Iván Fandiño a una larguísima serie de toreros que han entregado su vida en este arte que une, como ningún otro, la verdad, la emoción y la belleza. AFP