Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURA DOMINGO, 18 DE JUNIO DE 2017 abc. es cultura ABC Que se den prisa en llevarme al Un toro de Baltasar Ibán cornea a Fandiño al rematar un quite El diestro Iván Fandiño, de 36 años, falleció ayer en el hospital de Mont- de- Marsan (Francia) adonde fue trasladado tras sufrir una cornada en el costado en la Plaza de Aire- sur- l Adour ANDRÉS AMORÓS MADRID París FRANCIA Lugar de la Lu cogida mortal co F R A N C I A Aire- sur- l Adour Bayona Toulouse Pau Tarbes Narbona A l concluir la corrida de Las Ventas, a las 21,30 horas, nos llega la noticia trágica, inesperada: el diestro Iván Fandiño ha fallecido en el hospital de Mont- de- Marsan, después de haber sufrido una tremenda cornada, en el costado derecho, en la Plaza de Airesur- l Adour. Había cortado una oreja a su primer toro. Lo hirió el toro de Baltasar Ibán, al intentar realizar un quite en el tercer toro, que correspondía a su compañero Juan del Álamo. La corrida continuó porque, en un primer momento, no se advirtió la gravedad del percance. (Ese mismo toro también hirió al banderillero Pedro Vicente Roldán) Un testigo presencial nos informa de que la cornada, en el costado, le recordó la que sufrió el infortunado Yiyo: permaneció lúcido durante algún tiempo, decidieron traspasarlo al hospital. Los facultativos lo intervinieron sin lograr salvarle la vida. Que se den prisa en llevarme al hospital porque me estoy muriendo Esas fueron las últimas palabras que pronunció Iván Fandiño antes de fallecer finalmente en el Hospital Layné de Mont- de- Marsan. Según el diario francés Sud- Oest dichas palabras se las dijo al torero francés Thomas Dufau, compañero de Fandiño en la corrida de ayer y uno de los encargados de llevarle en volandas a la enfermería de la plaza. El diestro Iván Fandiño ha sido uno ESPAÑA ESPAÑA AÑ A Escala 0 Km 200 Mar Mediterráneo ABC Orduña (Vizcaya) pero su apellido revelaba raíces gallegas y, en los últimos años, residía en Guadalajara: reunía en su biografía, así pues, varias regiones españolas. Su carrera no fue fácil, tuvo que torear en muchas Plazas modestas antes de llegar a las grandes Ferias. Le catalogaron como torero de hierro en la tradición de los matadores vizcaínos: Agüero, Cocherito, los Chacarte... Madrid y Bilbao le eligieron como uno de sus favoritos por su honradez y pundonor, los valores más clásicos de la lidia. Un gran estoqueador Ha sido uno de los más grandes estoqueadores de los últimos años. Su seña de identidad consistía en situarse muy cerca, colocar la mano derecha en el pecho, arrancar en corto y por derecho (la norma clásica, siempre vigente) volcarse sobre el morrillo, cruzar limpiamente y salir con el toro moribundo, en los vuelos de la muleta... Más de una vez comenté yo que daba lugar a una escena que parecía sacada de un grabado de Goya. En esta suerte también sufrió graves percances. Fandiño desarrolló toda su carrera, junto a Néstor, su apoderado, como un diestro independiente, al margen de las grandes empresas. Quiere eso decir que todo el amplio crédito que logró se lo ganó en los ruedos, no en los despachos, con su esfuerzo y con su sangre. En ABC, Rosario Pérez y yo le hici- de los toreros predilectos de la afición madrileña, en los últimos años, por su valor clásico, su decisión y sus extraordinarias estocadas. Había nacido en Sus últimas palabras Según el diario francés Sud- Oest sus últimas palabras se las dijo Iván Fandiño al torero Thomas Dufau, uno de los que le llevó en volandas a la enfermería Cortó una oreja a su primer toro Fandiño había cortado una oreja al primero de la tarde. Lo hirió el toro de Baltasar Ibán, al rematar un quite en el tercero, que correspondía a Juan del Álamo