Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA SÁBADO, 17 DE JUNIO DE 2017 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO EL DOBLETE Ya ha caído en dos. Se sube por las paredes T ENGO un amigo que ha hecho el doblete: Forum Filatélico y Popular. Es un chaval estupendo, allá en su provincia. No un santo, que eso no existe todos tenemos un pelo en la nariz y malas horas simplemente una buena persona. De familia modesta, se hizo a sí mismo a puro callo hasta convertirse en un relevante intelectual. En su largo matrimonio han educado a una progenie laboriosa y cordial (y no se me está yendo la pinza con el jabón, es así) Le da por leer en la hora punta de la tele, va a misa, es suavemente conservador y le preocupan los viejos, empezando por sus padres. No es cool (se diría que se hubiese comprado sus trajes en un Alcampo de los ochenta) Ni hipster (no se hace la raya con escuadra y cartabón y se afeita a diario) Es tan friki que incluso es heterosexual al menos por ahora y le resultan indiferentes las fiestas patronales de Carmena en Chueca. Encima es muy inteligente. Piensa y se le nota. Un osado. Como pueden constatar, está más anticuado que un expositor de casetes de El Fary. Pero yo sospecho que en España perviven millones como él. Es más, me temo que ellos son los que sostienen el país, y no los treintañeros adolescentes y camiseteros, yonquis de la queja, alérgicos a las responsabilidades familiares, que nunca han pegado chapa en una empresa e imparten lecciones mientras chupan de la teta pública. Por lo general se ríe mucho y le gusta el cachondeo de bar con su peña. Pero estos días mata. Con Ron y Saracho le han volado más de cien mil euros, un dinero que les costó mucho ahorrar, un revés significativo. Además es reincidente, también cayó en los sellos. Dónde estés tú, que se quite Warren Buffet. Eres el nuevo Oráculo de Omaha No le hace gracia. Con menos psicología que un adoquín, intento otro presunto chascarrillo desengrasante: Bueno, por lo menos te has librado de Bankia y las preferentes je je La comparación lo sulfura: Los accionistas de Bankia no han perdido su dinero. Se hizo un rescate público, incluso pidiendo una ayuda europea enorme. ¿Por qué nosotros tenemos que perderlo todo? Es un agravio comparativo. A los de las preferentes ya los están indemnizando. Lo nuestro es inaudito. Yo invertí en un banco que era solvente según todos los supervisores españoles y europeos. Aquí alguien nos ha engañado. Sé que invertir en la Bolsa tiene riesgo y lo asumo. Pero te queda la sensación de que no hay seguridad jurídica, de que todo es de coña En los últimos días me viene asaeteando con unos floridos guasaps, alusivos casi siempre al mismo individuo, un tal De Guindos. Le achaca que allá en su limbo macro se ha olvidado de los micro, la gente corriente, pues celebra como un exitazo una operación que de un día para otro ha dejado sin sus ahorros a 300.000 españoles. Probablemente el ministro tenga razón y la solución se revelará a largo plazo como buena. Pero un político debe ser algo más que una hoja de cálculo. No se puede mostrar la sensibilidad de un frigorífico ante tantas familias afectadas. Oye: mírate lo de Liberbank, que igual ahí tienes otro chollo para invertir. ¡Mamón! No vuelvo a la Bolsa ni con una pistola en la nuca. HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA LA EVAPORACIÓN DEL SENTIDO COMÚN Estamos enseñando a nuestros hijos que el aire acondicionado no es un lujo, sino que es poco menos que uno de los Derechos Humanos ALÍSIMO. El calor es verdaderamente malísimo. Tanto que hace que se evapore el setido común a nuestro alrededor. Y si perdemos eso nada puede ir bien para casi nadie. Efectivamente pasamos días de un gran calor. No he conseguido encontrar todavía la estadística comparativa de cuántos años hace que no hacía igual o superior calor en la segunda o tercera semana de junio, pero apuesto lo que se quiera a que estos mismo termómetros ya se habían visto antes por estas calendas. Pero lo que sabemos con toda certeza es que nunca se reaccionó con igual flojera a un problema puntual como éste. Ahora resulta que no se puede ir al colegio sin aire acondicionado. Cuando otros estábamos en esas aulas hace cuarenta años no había aire acondicionado ni en los coches. Ayer pude ver en el informativo de una televivión cómo hacer para bajar la temperatura del coche antes de subir a él. Un manual de refrigeración imprescindible sólo para los clientes de los frenopáticos. Admito que puede existir un problema que no hubiera hace dos, tres o cuatro décadas: que la calidad de algunos edificios sea infinitamente peor y que el aislamiento de sus paredes, por ahorrar M costes, sea de una calidad deplorable. Pero eso sólo puede ser una excepción, no el común de los casos. Porque hoy en día las posibilidades de mejorar el aislamiento de los edificios es infinitamente superior a lo que teníamos en la España pre democrática. Y nunca mandaron a nadie a casa porque hiciera mucho calor. La realidad es que el mundo es como es y hay que ser capaz de asumir las condiciones que nadie va a poder cambiar. Pero ahora nos encontramos con que la consejería de Educacion correspondiente envía a los niños a casa para que no pasen calor. Es decir, les estamos enseñando a nuestros hijos que el aire acondicionado no es un lujo, sino que es poco menos que uno de los Derechos Humanos. Y no les cuento cómo les va a ir a las siguientes generaciones con una educación así. Toda esta perturbación ocurre en un mundo trastornado por lo que el maestro Guy Sorman llamaba en estas páginas el pasado 5 de junio el climatismo, la capilla frecuentada por el nuevo culto milenarista de la Naturaleza, cuyos sumos sacerdotes se denominan ecologistas Todavía no he oído a nadie denunciar las máquinas de aire acondicionado que tantísimo daño causan al medio ambiente con sus emisiones. Esos mismos apóstoles del climatismo son los que prohiben poner ciertos revestimientos a los edificios porque son peores para el medioambiente. Como fue el caso en la torre Grenfell de Londres en la que en la última renovación se puso un revestimiento mucho más ecológico. Tanto que ardía mejor que la leña de un salón madrileño, resecada durante meses por la calefacción. Pero esos detalles conviene no mencionarlos mucho. Las decenas de muertos no van a resucitar pero todavía podemos avanzar este climatismo que se lleva por delante hasta la educación de nuestros hijos. Cada vez más vivimos en un mundo falso. No apredemos cuáles son las condiciones del mundo real. Esta obsesión con la ola de calor y me ahorro contarles cómo se sentía ayer a las 19.00 en la Plaza de Toros de Las Ventas pretende definir como excepcional e insoportable algo que, como bien dice mi compañero de ABC Jaime González, ocurre todos los años desde que el hombre es hombre.