Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 INTERNACIONAL Arzobispo de Cumaná Diego Rafael Padrón Sánchez nació el 17 de mayo de 1939 en la ciudad de Montalbán, estado de Carabobo. Estudió en el Seminario de Caracas y fue ordenado sacerdote el 4 de agosto de 1963 por el entonces obispo de Valencia. En 1990, el Papa Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Caracas y cuatro años más tarde fue designado obispo de Maturín. El 29 de junio de 2002 recibió en la Basílica de San Pedro de Roma el palio arzobispal que lo acredita como arzobispo metropolitano de Cumaná, capital de Sucre (oriente de Venezuela) Además, es profesor de latín, griego, teología y filosofía. MIÉRCOLES, 31 DE MAYO DE 2017 abc. es internacional ABC Vamos hacia el comunismo con la Constituyente de Maduro ENTREVISTA Monseñor Diego Padrón Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana El arzobispo de Cumaná no ve factible un nuevo diálogo entre el presidente y la oposición mientras se recrudece la represión contra las protestas LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL EN CARACAS a Iglesia católica de Venezuela ha asumido un papel importante y activo en la defensa de la libertad y la democracia después de 18 años de chavismo. El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) monseñor Diego Padrón, advierte de que los ciudadanos no necesitan una nueva Constitución, como amenaza el Gobierno de Maduro, sino que se cumpla la actual y, sobre todo, alimentos, medicinas, seguridad y elecciones Poco dado a conceder entrevistas, el arzobispo de Cumaná explicó a ABC cómo ve la grave crisis política, social y económica que atraviesa el país. ¿Cuál es su percepción sobre la crisis que atraviesa Venezuela? -Es de un gran desaliento por el sufrimiento global de la población, preocupada por las carencias: comida, medicinas, seguridad y caminos de solución. Ante una situación tan dura, el L Gobierno solo presenta una (Asamblea Nacional) Constituyente que no se corresponde con necesidades importantes, como la apertura de un canal humanitario. ¿Cuánto va a durar esta situación? ¿Hacia dónde vamos? -No tenemos buenas noticias. Los venezolanos perciben que hay un gran deterioro de un sistema que no gobierna. El Gobierno hoy tiene menos dinero y no está importando ni produciendo nada. Cada día hay menos libertad. -Se critica a la oposición por no tener un proyecto de país. ¿El chavismo lo tiene? -Sí lo tiene, se llama el Plan de la Patria, que está en marcha con la Constituyente. El peligro es que con la Constituyente, Venezuela sería comunista y perderíamos la democracia. ¿Cuál es el trasfondo de la crisis? -En Venezuela mueren personas por falta de alimentos y medicinas. La gente come de la basura. Hay un 11 de desnutrición infantil, según Cáritas. El Gobierno no atiende a la población infantil menor de 5 años. La desnutrición es un fenómeno irreversible. ¿Pero el chavismo no ha afirmado que su norte son los pobres? -La idea de reivindicar a los pobres es pura teoría porque hoy los pobres son más pobres. Los venezolanos no tienen comida ni medicinas, pero además deben humillarse para conseguir el pan, tienen que hacer largas filas con pérdida de tiempo, no hay garantías para la salud ni seguridad. Los peligros son muchos. No se puede salir a la calle a ninguna hora, hay mucha más inseguridad y delincuencia. ¿Por qué fracasó el año pasado el diálogo con la oposición, que contó con la mediación del Vaticano? -En primer lugar, el Vaticano no fue mediador, sino un facilitador del diálogo. Por lo tanto, no se le puede atribuir a un facilitador ninguna responsabilidad más allá de sentar en una mesa a las dos partes. De manera que cuando se le atribuye al nuncio, Clau- Dos meses de marchas con más de 60 muertos L. V. CARACAS Golpe del Supremo La mayoría opositora no ha dejado de manifestarse desde la retirada y posterior devolución de las competencias a la Asamblea por parte del Supremo el 1 de abril. Desde entonces, los venezolanos exigen elecciones en marchas por todo el país. En la imagen, junto al Alto Tribunal. Cuando se cumplen 60 días de movilizaciones, universitarios y opositores al Gobierno de Maduro volvieron ayer a las calles. El propósito era marchar hasta el Ministerio de Interior para reclamar el fin de la represión y la impunidad de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes. Ayer, una vez más, fueron dispersados con gases lacrimógenos antes de llegar a su destino, una sede oficial. La marcha había sido convocada en dirección a las embajadas, pero fue cambiada después de que el líder opositor Henrique Capriles denunciara que habían sido alertados de un supuesto plan para atacar las sedes diplomáticas. Al menos 62 personas han muerto en las protestas contra Maduro en estos dos meses, en las que se han producido también casi 3.000 detenciones. EFE