Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE MAYO DE 2017 abc. es deportes Faltan cuatro días DEPORTES 47 Final de Champions -Ninguna. Bebimos el champán de la Juventus y el hotel donde cenamos y lo celebramos en Ámsterdam también nos lo cedió la Juventus. El Real Madrid celebro la Séptima con la fiesta que había diseñado la Juventus. Fue un poco caótico, pero no nos importó. Aquella noche ninguno de nosotros puso pegas a nada. ¿El Real Madrid del siglo XXI nació en Ámsterdam? -Aquella noche fue un punto de inflexión. Llevábamos 32 años viviendo de la historia y la realidad nos decía otra cosa. En Ámsterdam, el reloj se puso a cero y nos metimos de nuevo en una dinámica ganadora (dos años después llegó la Octava y en 2002 la Novena) que sí que estaba acorde a la historia del club. Para mí, el 20 de mayo de 1998 es el día más importante de la historia de los 115 años de historia del Real Madrid. -Fue el único de la Quinta del Buitre en levantar la orejona. ¿Injusto? -Créame que lo tuve muy presente. Para mí, la Séptima pertenece también a esa generación. Lo primero que hice cuando me duché y salí al campo de nuevo fue llamar uno por uno a Míchel, Butragueño, Pardeza, Martín Vázquez y, también, al presi (se refiere a Ramón Mendoza) Les hice saber que esa Champions también era suya. Pensé mucho en ellos porque sabía perfectamente que el destino no fue del todo justo con la Quinta del Buitre. -Eso se temía con la actual generación, y ahora va camino de su tercera Champions en cuatro años ¿Cómo ve la final del sábado? -Al cincuenta por ciento. Quien diga que el Madrid es favorito se equivoca. Ni siquiera está 51 contra 49. La Juventus lleva seis años seguidos ganando el Scudetto y como bloque está por encima del Madrid. En cambio, individualmente y por banquillo, el Madrid es superior. Será una final apasionante. -Una final con Isco... ¿o con Bale? -Con Isco, el Madrid es más bloque y juega más equilibrado. Ante la Juventus, lo considero esencial para que el Madrid lleve la final a su terreno. Bale es más óptimo con espacios y en velocidad, y frente a la Juventus será complicado practicar ese juego. Reconocimiento Nadie confiaba en nosotros antes de la final y hubo pocos equipos como aquel Real Madrid de la Séptima Celebración italiana Bebimos el champán y la fiesta fue la que había diseñado la Juventus. Nosotros no teníamos nada programado Punto de inflexión El 20 de mayo de 1998 es el día más importante de los 115 años de historia del Madrid. Pusimos el reloj a cero Sanchís posa para ABC con la camiseta de la final de 1998 JAIME GARCÍA posible de parar. Me dio pena porque él quería seguir y se lo ganó. ¿Todavía debemos creer que Mijatovic estaba lesionado? -Mijatovic es uno de los jugadores con los que yo más he disfrutado. Era un delantero total. Pero también le gustaba lo que hoy se denomina postureo. Con la final que jugó ese tiparraco no podía estar lesionado. Si jugó los noventa minutos. No dudo de que tuviera ciertas molestias, pero nada más. De todos modos, yo nunca he profundizado en el tema. Lo único que hago cada vez que le veo es abrazarlo. -Un tanto que 19 años después aún hay gente que asegura que se anotó en fuera de juego. -No lo fue. Hay una toma de la televisión italiana que demuestra que Pessotto, tras el primer centro de Panucci, se queda enganchado y rompe el fuera de juego. -Si nadie creía en ustedes, ¿qué tipo de celebración había preparada? Dybala juega con Alves en el entrenamiento de ayer de la Juventus REUTERS terró cualquier tipo de complejo. Lo de competir está muy bien, pero la historia habla de campeones, no de finalistas: Cuando llegué a este club en 2014 es cierto que había un pesimismo que daba miedo. Pero desde entonces, este equipo ya jugó ocho finales, ¡ocho! Hemos aprendido a encendernos y apagarnos en los momentos adecuados, y ya no somos los mismos que mi primer día aquí. Solo hay una Super Bowl y una final de Champions, pero no quiero negatividad. Debemos estar tranquilos y vivir el partido con ilusión y sin agobios, que solo chupan energías. El mejor modo de afrontar una final de Champions es pensar que es un partido normal El escenario de Allegri es avalado por Chiellini, el otro líder del vestuario junto a Buffon. Hace dos años una inoportuna lesión en el gemelo de su pierna izquierda le impidió jugar la final, y ahora afronta a Cardiff con el doble de motivación: Llegamos muy bien. La experiencia de hace dos años nos ayudará a hacerlo mejor, sobre todo desde el punto de vista de la gestión de la tensión. En Berlín estuvimos demasiado nerviosos explica el veterano defensa de Pisa, que suma su temporada número doce en la Juventus. Y es que el equipo italiano tiene el peor balance de la historia de la competición, con seis de ocho finales perdidas, pero ni aún así les da miedo el miura del próximo sábado: Me he acostumbrado a interiorizar las derrotas como una experiencia positiva. Se queda la huella, pero es una huella positiva sentencia Chiellini.