Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 DEPORTES MARTES, 30 DE MAYO DE 2017 abc. es deportes ABC Juventus- Real Madrid Me quedé en blanco cuando levanté la Séptima Entrevista Manolo Sanchís Exjugador del Real Madrid RUBÉN CAÑIZARES MADRID E l 20 de mayo de 1998 es el día más importante de la historia del Real Madrid Lo dice Manolo Sanchís, uno de los mitos de la centenaria historia blanca. Poca broma. Sus brazos levantaron al cielo de Ámsterdam la tan ansiada Séptima. Enfrente estaba la Juventus, como también lo estará el próximo sábado en Cardiff. 19 años han pasado de aquella recordada Champions que acabó con 32 años de dolorosa sequía y abrió las puertas de una nueva era en el Real Madrid. -Dos décadas después, ¿cómo de viva sigue en su memoria la Séptima? -Muy viva. Un título inmensamente deseado. Mi padre había ganado la Sexta, en 1966, y bien que me lo recordaba. Estuvo años y años haciéndola valer. Me había contando tantas historias alrededor de esa final y de su posterior celebración que la expectativa acumulada era de dimensiones gigantescas. Cuando a mis 32 años, en los últimos coletazos de mi carrera, por fin pude ganar la Copa de Europa, me di cuenta que todo lo que me había que contado mi padre se quedaba corto con lo que yo iba a vivir. ¿Qué se le pasó por la cabeza cuando levantó la copa? -Nada. La cabeza no me iba en ese momento. Solo sentía. Me quedé en blanco cuando levanté la Séptima. Y te tapamos bien a Zidane, ellos se vinieron abajo, y en la segunda mitad ya fuimos claramente superiores. -Con tanta crítica, ¿en ningún momento le entraron dudas? Se hablaseguí así dos o tres minutos más. Es- ba de un vestuario roto y anárquico. taba en un absoluto estado de enaje- -No. Sabíamos perfectamente lo que nación positiva. Perdí el contacto con se hablaba en los medios y entre algumi propio cuerpo. nos aficionados, pero nosotros vivía- ¿Por qué ganó el Real Madrid la Sép- mos en otra realidad. Estábamos a restima? guardo de todas las críticas y llegamos- -Porque teníamos un equipazo, aun- a la final convencidos de que podíamos que nadie lo valorara en los días pre- ganar. Lo que pasó es que los resultavios. Illgner, Panucci, Hierro, yo y Ro- dos de la Liga no acompañaron en ninberto Carlos en defensa. Redondo, Ka- gún momento de la temporada, y así rembeu, Seedorf y Raúl en el centro es más difícil ir a entrenar con una sondel campo. Y Mijatovic y Morientes, risa. Aquella situación generaba maarriba. Creo que pocos onces iniciales las caras en la afición y en el club, eso en la historia del Real Madrid como se contagiaba al equipo y en el vestuaaquel. rio había más momentos tensos que- -Pues la opinión públide costumbre. Pero, a peca fue unánime. La JuDe padre a hijo sar de vivir momentos deventus era muy favorilicados, en el vestuario El padre de ta en esa final. había liderazgo y jamás Sanchís ganó la- -El problema es que vedimos la temporada por níamos de hacer una Sexta, en 1966. Su perdida. La Séptima nos hijo ganó la de temporada muy irreguacabó dando la razón. lar y no se confiaba en 1998 y la Octava, -Hábleme de Jupp nuestra valía. Ese año lograda en el 2000 Heynckes, el único enacabamos cuartos en trenador de la historia Liga, ni siquiera nos cladel Real Madrid que ha sificamos para la Champions. En cam- ganado una Champions y ha sido desbio, la Juventus venía de una gran cam- pedido. ¿Por qué? paña, había ganado el Scudetto y esa- -Fue una situación ilógica y extraña, era su tercera final consecutiva. Su es- pero antes de esa final había muchas tado de forma estaba por encima del decisiones tomadas y una de ellas era nuestro y contaba con jugadores muy echar al entrenador. Una buena parte buenos: Zidane, Del Piero, Davids, Des- de la planta noble del club pensaba champs, Inzaghi, Peruzzi... Lo que ocu- como la gran mayoría y daba la final rrió es que luego, sobre el campo, hay por perdida. Así que cuando ganamos, que competir, y ahí la camiseta del Real imagino que tuvieron que guardar en Madrid pesa mucho. Durante los pri- el cajón algunas de esas decisiones que meros veinte minutos nos pasaron por ya habían tomado, pero hubo otras, encima. Pero desde ese minuto vein- como el adiós de Jupp, que ya fue im- Optó al trofeo en 2015 ante el Barça y se contentó con llegar hasta ahí. Los italianos, con un balance de seis derrotas en ocho finales, son ahora mucho más fuertes Juventus, madurez a partir de las derrotas R. CAÑIZARES MADRID S ábado 6 de junio de 2015, 23.30 horas. Por la zona mixta del Olímpico de Berlín solo desfilan sonrisas. Las de los jugadores del Barcelona, desatados tras lograr la quinta Copa de Europa del club azulgrana y el segundo triplete de su historia, pero también las de los futbolistas de la Juventus, satisfechos de un subcampeonato con olor a Orejona. Cierto fue que, sobre el campo, las inconsolables lágrimas de Pirlo escenificaron como nadie la decepción de perder una final de Champions, pero pasado el mal trago de ver a tu rival le- vantar la copa, la felicidad se instaló en el vestuario turinés. Buffon lo explicaba en una entrevista con ABC: El recuerdo de aquella final es totalmente distinto a la que también perdí en 2003, donde hicimos todo mal. Contra el Barcelona, todos nos sentimos muy orgullosos. Jugamos contra el mejor equipo del mundo y estuvimos muy cerca de ganarles. Nos fuimos de Berlín con la cabeza muy alta La Juventus llegó a la final de la Champions de 2015 tras doce años de invisibilidad continental y lo hizo a lo grande. Dejó por el camino al Borussia Dortmund de Klopp, finalista en 2013, y al Madrid de Ancelotti, campeón el curso anterior. Llegar a Berlín ya se celebró como una gesta y tener al Barcelona cerca de la lona durante muchos minutos de la segunda mitad, bastó para aquel grupo, león en el Calcio pero cordero en Europa. La historia ha cambiado por completo solo 24 meses después: Vamos a Cardiff con muchas más confianza que hace dos años. Somos conscientes de nuestra fuerza y eso me hace estar tranquilo de cara a la final. Todos estamos satisfechos de lo que hicimos en Berlín y durante estos dos años, pero ahora debemos llevarnos a casa la copa reflexiona Massimiliano Allegri, el técnico de la Juventus. Ambición y galones El once titular que presentará el conjunto turinés en Cardiff tendrá tres integrantes de aquella final: Buffon, Barzagli y Bonucci, suficiente para haber transmitido a la nueva generación el espíritu que nació en Berlín y que en-