Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE MAYO DE 2017 abc. es opinion OPINIÓN 13 MONTECASSINO UNA RAYA EN EL AGUA HERMANN UNA PATADA AL MAPA El mundo ha mejorado con el viaje de Trump E L domingo la canciller Angela Merkel habló en una fiesta cervecera en un pueblito bávaro. Y entre muchas cosas que se dicen en precampaña electoral, dijo algo que ha conmocionado al mundo y que muchos ya ven como el mensaje de un cambio de era. Los tiempos en los que podíamos confiar plenamente en otros, pronto estarán lejos y por eso solo puedo decir que nosotros europeos tenemos que coger realmente nuestro destino en nuestra propias manos Esto lo decía Merkel después de días de desesperante negociación con Donald Trump en Bruselas con la OTAN y en Taormina en Sicilia en la cumbre del G 7. Merkel, el líder más veterano del mundo occidental, tenía que convencer al presidente Trump de que debía adecuarse a las formas habituales y aceptar como recién llegado la opinión común. La canciller fracasó estrepitosamente. Y lo acusó. El rubio nunca será diplomático ni político. Se mueve sin control exterior. De repente hay movimiento en todo, virulentas pasiones en contra y a favor, pero también esperanza. Aunque las cataratas de odio mediático a veces no dejen ver ni oír. Trump es el menos dogmático de los gobernantes occidentales. En cuestión de proteccionismo demostró que sabe cambiar de opinión. Pero en materia de inmigración o cambio climático se vio que se niega a consensos porque sí. Y menos por imposición de corrección política y convencionalismos progresistas. Trump no acarició los oídos de los aliados con pensamientos filosóficos. Eso lo hacía Barack Obama para después ignorar obscenamente los intereses europeos. Como con su traición en la crisis siria con sus dramáticos efectos del fortalecimiento de Rusia, la invasión de Ucrania y anexión de Crimea. Nadie ha ayudado tanto a Vladimir Putin como Obama. De ahí el sarcasmo de la obsesión del periodismo de presentar a Trump como un agente de Rusia. Exigió a los socios que asuman el gasto para que la OTAN pueda operar sin depender siempre de forma absoluta de la participación norteamericana. Parece razonable. Él representa a una sociedad americana que paga indirectamente la petulante presunción de los políticos europeos de gastar poco en seguridad y ejército y mucho el protección social. Lo militar que pague el yanqui Pues ya no. Se ha hablado claro y se ha entendido. Merkel desde luego. Trump hace así más por la defensa común de Europa que todos los líderes europeos en tres décadas. Aunque sea con mayor hegemonía alemana. Ha habido más cambios de profundidad. En Oriente Medio pone fin al disparatado desprecio de Obama al mundo sunita. Efecto añadido al coste del peligroso acuerdo con Irán que, como los regalos a la dictadura de Cuba, fueron parte de la insensata operación de prestigio de un Obama que buscaba un legado para ser recordado por algo más que el enfrentamiento racial e intercultural y la polarización política. No ha decepcionado ni a amigos ni a enemigos Donald Trump con su primer viaje al extranjero. Ha pegado una patada al mapa, ha levantado pasiones y ha cambiado drásticamente la realidad en sus escalas. Salvo en el Vaticano quizás, donde el desinterés mutuo hizo prevalecer la cortesía, el mundo ha cambiado mucho en estos cinco saltos de Trump por Oriente Medio y Europa. Más allá de la histeria mediática y política interesada de quienes buscan derribar al presidente o hacer política populista europea, alemana con Trump como enemigo favorito, hay más claridad hoy en el mundo que hace veinte días cuando Trump se fue a imponer estilo en su primer viaje fuera de casa. IGNACIO CAMACHO PRONUNCIAMIENTOS El desafuero soberanista le ha construido al Gobierno el marco mental que no encontraba: el del golpe contra el Estado ESPUÉS de mucho tiempo a rastras de los acontecimientos, el Gobierno ha encontrado, casi tropezando con él, un marco mental sólido y ventajoso sobre el conflicto catalán: el del golpe de Estado o, más exactamente, contra el Estado. Se lo ha servido en bandeja la sinrazón de los soberanistas con su inaudita ley de secesión unilateral, trufada de arbitrariedad autoritaria; pero el caso es que frente a la patraña del derecho a decidir hay al fin un discurso eficaz y fácil de entender tanto dentro como fuera de España. El de un pronunciamiento contra la Constitución, contra la convivencia de los españoles y contra los derechos de los ciudadanos de Cataluña que no quieren ser despojados de su nacionalidad. Una conspiración tan palmaria que sus autores la han urdido en secreto ¿en qué democracia se ha visto una ley clandestina? y hurtándola al debate parlamentario. Una rebelión institucional que pretende crear un régimen despótico, venezolano, sin independencia de poderes, con medios de comunicación intervenidos y bienes estatales confiscados. Un delirio xenófobo que al quedar al descubierto ha proporcionado al marianismo el más oportuno de los regalos. Tan evidente es el desafuero que ha arrancado otro no es no a Pedro Sánchez. Corrían por el Madrid político dudas sobre la posición del Renacido ante una probable circunstancia de desobediencia flagrante. Sus intervenciones en la campaña de las primarias dejaban margen de ambigüedad sobre la cohesión nacional y las tensiones territoriales. Con Puigdemont apretando a fondo el acelerador en su fuga hacia ninguna parte, el líder socialista no tenía más remedio que aclarar su compromiso, disipar recelos, asumir responsabilidades. Elegir bando, en suma, aunque la letra pequeña de su adhesión quede para ser discutida más adelante. Aun así, a la nueva dirección socialista se le nota incómoda en este escenario. No tiene la iniciativa ni la capacidad de respuesta, y el problema le quema en las manos. Con la boca pequeña busca en la equidistancia entre el PP y los independentistas un hilo argumental con el que abrirse espacio. Pero la realidad es que Rajoy cuenta ahora con un consenso social amplio para mostrarse firme y dispone ya de un relato. Puede invocar la Constitución para ejercer un acto de fuerza legal y ante la manifiesta voluntad sediciosa del nacionalismo nadie le va a reprochar que posponga sine die la famosa y estéril Operación Diálogo Al Gobierno le favorece además el desfallecimiento sociológico del impulso secesionista, que acusa síntomas de cansancio. La mayoría de los catalanes ve con desasosiego la posibilidad de una colisión con el poder central y temen que el órdago de la Generalitat se haya descontrolado. Quedan meses de enorme estrés político pero a día de hoy da la impresión de que el bloque insurgente ha subestimado la energía telúrica del Estado. D JM NIETO Fe de ratas