Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN PECADOS CAPITALES JUEVES, 25 DE MAYO DE 2017 abc. es opinion ABC MAYTE ALCARAZ A los cuatro vientos Agencia del Medicamento CAPILARIDADES Puigdemont e Iglesias. Objetivo: destruir España El interés general moviliza al Gobierno Lo que es bueno para Barcelona es bueno para Cataluña y es bueno para España Las palabras de la ministra de Sanidad resumen el planteamiento del Gobierno para luchar por la sede de la Agencia Europea del Medicamento, organismo que tras el Brexit tendrá que abandonar el Reino Unido y al que aspira la Ciudad Condal. La deslealtad institucional de la Generalitat no ha impedido que el Gobierno redoble su esfuerzo y, desde la responsabilidad y el interés general, defienda la candidatura de Barcelona, ayer ante el secretario general del Consejo Europeo y el comisario europeo de Salud. Otros prefieren salir al extranjero para contar sus planes de desconexión. V IENDO la portada de ABC reflexioné sobre los complejos arcanos que justifican la convergencia de los dos políticos que la ocupaban: Carles Puigdemont y Pablo Iglesias. El primero, representante de la añeja burguesía catalana tan laxa ella con la corrupción de sus honorables y madres abadesas. El segundo, autoproclamado portavoz del proletariado aunque enrolado en la elitista casta universitaria con cuentas corrientes del petróleo caribeño. Descartada la abundancia capilar que reflejaba la instantánea como otro elemento unificador, más allá de la común necesidad de aplicar el código penal a sus peluqueros, a los dos les une la singular antipatía que despiertan en las alcaldesas de sus ciudades. No hay madrileño al que odie más Manuela Carmena (descontados, claro, los ciudadanos de a pie a los que hace la vida ciudadana imposible) que a Iglesias, que siempre recuerda a la regidora que es mortal en el cartel electoral de Podemos. Y Ada Colau, la ágrafa alcaldesa de Barcelona, está deseando embarcar a Puigdemont en un crucero de Transmediterránea para birlarle el despacho de presidente de la Generalitat. Seguí buscando coincidencias y reparé en otra. Los dos tienen acreditadas habilidades para lo del ojo ajeno y la viga en el propio. Debajo de esa densa coleta, Iglesias acoge a un funambulista que lo mismo esconde la vocación por las plusvalías en los pisos de protección oficial de su mano derecha que tapa la talegada que se embolsa procedente de democracias tan acreditadas como Irán o Venezuela. Su réplica catalana viene de abstenerse en el Consorcio del Palau de la Música, una más que tibia decisión en la exigencia moral de que se le devuelva a los barceloneses el dinero robado por los amigos de Jordi Pujol; y con su melena que todo lo tapa ni mu dice del enriquecimiento de la familia o banda para delinquir del expresidente o del embargo de las sedes de su partido que, aunque de PDECat se vista, Convergencia se queda. Otra concomitancia se halla en su irrefrenable deseo por controlar los medios: los independientes, claro. Si el embrión del soberanismo fue el pensamiento único plasmado en un vergonzoso editorial que firmaron los periódicos catalanes ¿qué puede frenarles para sacralizar esa vocación por el control de la Prensa en su llamada ley de desconexión? Como Puigdemont, Pablo Iglesias y sus huestes también gustan de una sospechosa pulsión por decidir qué portadas, qué informaciones y qué opiniones deben publicar los periódicos. No hay día en que el líder de Podemos o su segundo, Pablo Echenique, el dirigente más solidario con la caja común de la Seguridad Social, no afeen las decisiones de las empresas editoras que, en uso de su libertad, optan por interpretar para sus lectores la actualidad. Tiemblan las piernas con solo pensar en la libertad de prensa, felizmente conquistada en la transición que denuestan, en manos de estos sujetos. Ah y se me olvidaba la coincidencia fundamental de estas frondosas capilaridades: destruir España. No es pequeña, no. Plaza Mayor de Madrid INMA FLORES Destinos urbanos Al oído Regular el turismo para evitar burbujas No solo de mar y montaña viven los turistas que de forma masiva apuestan por España para descansar. El último informe de Exceltur pasa revista a los principales destinos urbanos, que clasifica en un ranking que vuelve a estar encabezado por Barcelona y Madrid y en el que sobresalen ciudades como Málaga y Bilbao, cuya buena gestión municipal ha disparado su atractivo. La falta de regulación de las viviendas que los particulares dedican a uso turístico amenaza, sin embargo, con saturar un sector cuyo primer reflejo es el rechazo que ya asoma en algunas ciudades contra el nuevo turismo de bajo coste: demasiada gente y poco negocio. EL PUÑO (EN ALTO) Y LA LETRA El problema de cosechar enemigos y dejarlos heridos es que pueden hablar... Un miembro del equipo de campaña de Sánchez para las primarias de 2014 recordaba estos días cómo el entonces candidato al sillón de Ferraz pidió a sus colaboradores hace tres años la letra de La Internacional porque no se la sabía entera. Lo del puño sí que lo bordaba Sánchez... comenta ahora con sorna entristecida el relator de esta perla. CARTAS AL DIRECTOR Sin misericordia Tras lo ocurrido en Mánchester, tengo la sensación de que nos estamos habituando, peligrosamente, a ser testigos, víctimas y mártires de barbaries perpetradas por un terrorismo de difícil calado y peor contención. El enemigo resulta invisible y puede recalar en nuestras vidas en cualquier momento. En la UE nos vemos torpes e ineptos para acotar el perímetro del horror yihadista, o de acallar los gritos de dolor de las víctimas; porque son matarifes asesinos a quienes poco les importa su propia vida, y la entregan sin complejos a la espera de una vida ulterior colmada de placeres y ensimismamientos personales. Ardua tarea nos aguarda al mundo civilizado, si queremos extirpar de nuestra sociedad este carcinoma mortal que siembra el dolor y el odio en el nombre de un supuesto dios justiciero, que castiga sin misericordia a quienes contrarían su voluntad. CLEMENTINA DÍEZ DE SOLLANO MADRID La decadencia del socialismo El socialismo español sigue la senda del francés. Sánchez ha logrado seducir a las bases y vuelve a la Secretaría General de un PSOE enfermo, debilitado y tendente a la extinción. Lo que no sabe el flamante secretario es que los votantes somos mayoría y lo que hoy ha ganado en las primarias le volverá a sacudir un nuevo embate en las urnas: entonces, el socialismo iniciará la ruta a la decadencia, al ocaso, a la postrimería y ya no habrá quien lo repare. Mientras tanto, Pablo Iglesias se relame de gusto pensando en la vicepresidencia de un país que hoy lidera la recuperación de la crisis, para asombro de Europa, y caerá en el populismo que llevó a Grecia a liderar la pobreza. La ambición de Sánchez, unida a su pertinaz y obstinada tenacidad, logrará llevar a España por la misma senda que Francia, a la extinción del socialismo democrático y moderado. BENE ULACIA VALENCIA