Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABCdelOCIO VIERNES, 19 DE MAYO DE 2017 abc. es ABC Música Santiago Auserón acompañará a la orquesta en Madrid La dolce vita El infinito viaje de la aventura POR FERNANDO R. LAFUENTE P La actual formación, liderada por el hijo de Compay, Salvador Segundo ABC Grupo Compay Segundo Mantenemos la llama de mi padre Su hijo le rinde homenaje con lo mejor del son y la música cubana NACHO SERRANO mio en la Feria Cubadisco, en la que muy pocos extranjeros han tenido cabida. Él lo ha logrado, presentó su nuevo disco allí y tuvo su premio. Nos alegramos mucho por él Países amigos A pesar de la buena relación artística que siempre ha habido entre España y Cuba Salvador opina que los dos deberíamos mirarnos más a menudo Y en eso su padre fue un ejemplo. Fue duro perderlo, muy duro. Él era nuestro líder, y cuando te falta, no es fácil. Yo tuve que asumir ese papel, pero tuve que apoyarme mucho en los músicos, que han estado siempre a mi lado igual que lo estuvieron al lado de mi padre. Al principio sentí mucha presión sobre mis hombros porque la música de mi padre no es fácil de tocar. Él repudiaba los textos simples, él quería edificar la mente de las personas e inculcarles el deseo de vivir. Ahora es nuestro turno, tenemos que mantener viva esa llama El primer recuerdo de Salvador tocando con su padre lo retrotrae a su infancia en La Habana, en un casa que siempre estaba llena de músicos, aunque fueran las tres de la madrugada. Un poco como los flamencos que tienen ustedes allá (risas) Era una persona humilde, muy hospitalaria, le gustaba estar rodeado de amigos. Recuerdo cómo Miguel Matamoros venía a pasarla bien... Allí aprendí lo que es importante de verdad. La amistad, la alegría de vivir... Desde entonces nunca he dejado de interesarme cada vez más por la música y por la vida Grupo Compay Segundo Gerona. Auditori. 21.00 h. Domingo, 22. Barcelona. Sala Barts. 21.00 h. Lunes, 22. Valencia. La Rambleta. 21.00 h. Martes, 23. Madrid. Joy Eslava. 21.00 h. Jueves, 25. a voz de Salvador Repilado suena risueña y emocionada al otro lado del teléfono. Estamos inaugurando la primavera en el sur de Francia. Todo está verde y soleado, estoy deseando ver cómo está España Los paisajes de las campiñas galas le han alegrado la gira, pero también está contento porque este año se cumple el 110 aniversario del nacimiento de su padre, Máximo Francisco Repilado, artística y popularmente conocido como Compay Segundo. Vamos a recordar su figura a través de un repertorio muy especial, que también hará un guiño a Buena Vista Social Club por su veinte aniversario. Nuestra orquesta también está celebrando su cumpleaños, así que esta gira es toda una celebración explica Salvador. Los siete músicos de la orquesta Grupo Compay Segundo, que acompañaron al mítico compositor a lo largo de su vida, están muy satisfechos con todas las reacciones que se están generando alrededor de esta efeméride. Se va a reeditar la antología de Compay, lo cual es una buenísima noticia anuncia Salvador. Será a finales de año, y estará compuesta por dos volúmenes donde se incluirán dos temas inéditos. Va a ser espectacular Mientras tanto, seguirán recorriendo el mundo y compartiendo escenarios con amigos como Santiago Auserón, que actuará con ellos en la sala Joy Eslava de Madrid. Es un gran amigo de Compay, lo quería muchísimo. Santiago es parte del patrimonio de Cuba, porque ahora acaba de ganar un pre- L ara Ramón Gómez de la Serna, uno de los más relevantes escritores del siglo XX, a quien Ortega y Gasset definiría como socio de Proust y de Joyce en el arte de contemplar lupa en mano, lo microscópico de la vida el viaje más relevante, la aventura más cautivadora era aquella que recorría el dedo por el mapa. En tiempos en que los mapas no estaban terminados y había zonas en sombra donde uno se adentraba hasta el corazón de las tinieblas. Hay otra manera de viajar sin salir de la habitación (De Maistre) leyendo las aventuras. Es cierto, pocos autores lo consiguen. Robert Kurson es uno de ellos, con Cazadores de piratas que posee un ritmo enloquecido, acción sin tregua, personajes singulares y un desenlace que, como es lógico, no conviene desvelar todavía. Trata de las gentes que se dedican a buscar tesoros del pasado, desmenuzar naufragios, en un vaivén de archivos y datos; en un centón de testimonios, pistas falsas y una ingente cantidad de dinero invertida. Monedas y un sinfín de fastuosos objetos, navíos enteros, esperando, en lo más hondo de la mar Oceana, regresar a la superficie. No hay aventura más atrac- Cazadores de piratas. A la búsqueda de un barco legendario Robert Kurson. Ariel, 2016. Traducción: Joan Andreano. 357 pág. 20,90 Z. La ciudad perdida Dirección. James Gray. Con: Charlie Hunnam, Sienna Miller, Tom Holland. 2016. EE. UU. 141 minutos The Geographic Club Alcalá, 141. 91 578 08 62. Madrid tiva, sólo comparable al descubrimiento de tierras ignotas. En el formidable libro de Kurson se trata de la búsqueda de un barco pirata hundido en la época dorada de la piratería: el último tercio del siglo XVII y principios del XVIII. Joseph Bannister era el pirata. Un marino mercante, con una carrera sobresaliente entre las navieras comerciales de Londres, que un día decide largarse con el barco que comandaba, el Golden Fleece, y convertirse en uno de los piratas más peligrosos y sobresalientes del Mar Caribe. De todos los tesoros imaginables, el de los piratas añade un halo de misterio, de locura. Y ahí está el libro, la aventura en la que se embarcan dos tipos bien conocidos en estos negocios, John Chatterton y John Mattera. Dos de cuidado. Como el libro, para no olvidar, para regalar, para soñar. Qué decir, siguiendo con la broma de Ramón, de la búsqueda de una ciudad perdida, de una civilización detenida en el tiempo, de la leyenda, que a tantos enloqueció y desquició: El Dorado. Z, la ciudad perdida de James Gray, es una soberbia película de aventuras, pero con retranca. No es lo que se espera; es más, mucho más. Dan ganas de llamar a Gray y decirle que no termine nunca. La historia de Percival Harrison Fawcett (1867 desaparecido hacia 1925) es una incitación a la ensoñación y al desgarro. Romántica, con una deriva en la que la narración se empapa de poesía, de drama y de sacrificio, de voluntad y derrota. Infinita, la aventura es un viaje eterno en el imaginario científico y cinematográfico. Así que lo más apropiado sería darse un garbeo por The Geographic Club, admirar el globo que fue de Jesús González Green y tomarse uno (o dos) de sus cócteles antes de la tortilla de bacalao, o las berenjenas fritas. Todo sea por la infinita aventura de vivir para contarlo. Z. La ciudad perdida vislumbrar la leyenda ABC