Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MONNET CO VIERNES, 19 DE MAYO DE 2017 abc. es internacional ABC JOSÉ M. DE AREILZA UN FISCAL INTACHABLE Nadie es capaz de anticipar las consecuencias del regreso a Washington de este jurista irreprochable A migo, eres todo un caso podría decirlo del presidente Trump hasta sus más íntimos partidarios. El despido de quien sea y con cajas destempladas forma parte de su estilo de poder, pero amenazar al ya exdirector del FBI por tuit y desde el Despacho Oval ha superado todas las apuestas, incluso la de cuantos en los grandes rotativos no pueden resistir a este émulo contemporáneo de la Reina de Corazones. ¿Comeygate a la vista? ya se verá. La hoy muy republicana Cámara de Representantes tiene una elección parcial a corto plazo, y reverdecer el caso de Nixon queda fuera de sus cálculos electorales. Es el Departamento de Justicia quien sí se ha movido, nombrando a Robert Mueller fiscal especial para investigar la interferencia de Rusia durante la campaña de 2016 y sus ramificaciones actuales. Y lo ha hecho con tal celeridad que olvidó consultarlo al presidente. Nadie es capaz de anticipar las consecuencias del regreso a Washington de este jurista irreprochable, un oficial de los Marines cinco veces condecorado en Vietnam. Mueller fue Director del FBI nada menos que doce años, con Bush hijo y con Obama, y consiguió devolver su prestigio a la agencia federal tras los ataques del 11- S. Es conocido por su integridad y sus iniciativas para limitar al ejecutivo y someterlo a controles judiciales. Tendrá amplios poderes de investigación sobre posibles delitos federales en el entorno del presidente y difícilmente podrá ser cesado por sus antiguos colegas de Justicia. Con la entrada en escena de Mueller habrá más legisladores republicanos dispuestos a conceder que el presidente novato se pone en innecesarios aprietos ante la Ley, no sólo ante los medios. Trump ha reaccionado proclamando su inocencia y no ha seguido por ahora el consejo de su yerno y asesor, Jared Kushner, partidario de devolver el golpe Lo que era impronunciable ya no lo es. Con su penúltimo desliz verbal, Trump se ha acercado a la eventualidad del impeachment o juicio político en el Senado, la destitución por el gabinete de acuerdo con la enmienda XXV o una sentencia condenatoria del Supremo. El vicepresidente de EE. UU. Mike Pence (derecha) ayer junto al fiscal general adjunto, Rod Rosenstein EFE Trump contraataca: Es la mayor caza de brujas de la historia Sus asesores contactaron al menos 18 veces con cargos rusos antes de la elección MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON Las malas noticias no suelen venir solas. Como en una espiral perversa, la última semana ha acumulado contratiempos hasta situar a Donald Trump contra las cuerdas. La acumulación de indicios de que el presidente ha intentado frenar las pesquisas del FBI sobre sus conexiones rusas durante la campaña electoral ha terminado por impulsar una investigación oficial que abre todas las opciones, con la sombra de la obstrucción a la Justicia como principal motivo de una posible acusación. La forzada destitución del director de la Oficina, James Comey, unida a su exigencia de que cerrase la investigación contra su ex asesor de Seguridad Nacional y principal lazo con Rusia, Michael Flynn, constituyen las principales sospechas. El Consejo Especial, nombrado por el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, con el exdirector del FBI Robert Mueller a la cabeza, trae consigo una múltiple carga de profundidad contra Trump, que se enteró del movimiento una vez realizado. Con la esperanza de que el viaje a Oriente Próximo que inicia hoy ayude a calmar las aguas, el presidente volvió ayer a Twitter para denunciar la mayor caza de brujas que ha sufrido un político en la historia de América Y se preguntó por qué no se nombró un Consejo Especial para investigar los actos ilegales de la campaña de Hillary Clinton y de la Administración Obama Es la contraofensiva de Trump, que no se va a rendir Prueba de ello fue que pocas horas después, y en una rueda de prensa con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, Trump negó con un no rotundo haber tratado de interferir en la investigación del FBI sobre la injerencia rusa en los comicios presidenciales. Más agresivo se mostró respecto al nombramiento de Mueller: Es una cosa muy, muy negativa. Creo que daña terriblemente a nuestro país porque muestra que estamos divididos y no unidos. Espero que esto vaya rápido Aunque en sectores demócratas empiezan a palpar la cabeza del presidente como pieza asequible, aún no estamos ni en el preámbulo. La investigación, que va ganando enteros, también en el Congreso, no presupone conclusiones contrarias a Trump. Es decir, pruebas definitivas. Y ni siquiera en ese caso hay que dar por descontado que se abra un proceso de impeachment (juicio político que dilucida el legislativo) y menos aún que termine aprobándose, con una mayoría republicana en ambas cámaras, al menos hasta noviembre de 2018. La estrategia del victimismo Trump se posicionó ayer en el arranque de ese largo proceso con el victimismo como estrategia, que, con ayuda de sus fieles, intentará contrarrestar el proceso. Mientras asesores y personas de confianza comparaban en las redes sociales la investigación con las campañas de Joseph McCarthy, el senador que protagonizó la caza de brujas del comunismo en los años 40 y 50, el presidente reaccionaba tras un día de obligado silencio. El padre intelectual del trumpismo, Steven Bannon, asesor ahora arrinconado en la Casa Blanca, anunciaba batalla a la prensa y a los demócratas: Si piensan que van a volver a recuperar el país sin lucha alguna, están muy equivocados Pero la crisis política del presidente número 45 de Estados Unidos es evidente, apenas cuatro meses después Hecho consumado Trump se enteró de que Mueller era fiscal para la conexión rusa después de realizado el nombramiento En una charla privada El republicano McCarthy afirmó: Yo creo que Putin le pagó a Trump según The Washington Post