Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 13 DE MAYO DE 2017 abc. es estilo GENTESTILO TV 81 Pippa Middleton Linaje nobiliario escocés Su futuro marido heredará el título de Laird of Glen Affric y más de cuatro mil hectáreas de tierra gominado para montar su propio hedge fund, Eden Rock Capital Management, que toma el nombre de un lujoso resort propiedad de sus padres en la isla caribeña de San Bartolomé. No le pudo ir mejor. En 2007, ya gestionaba inversiones por valor de más de 1.200 millones de euros. Las raíces familiares de Pippa y James discurren en paralelo. Sus abuelos trabajaron en las minas de carbón del norte de Inglaterra y los progenitores de ambos han labrado una fortuna de la nada a base de arrojo y esfuerzo. El padre de James, David, comenzó como mecánico y luego trepó hasta lo más alto de la industria del automóvil. El futuro suegro de Pippa ostenta además un título escocés, Laird of Glen Affric, con más de cuatro mil hectáreas en las tierras altas de Escocia, que incluyen un histórico castillo y terrenos repletos de ciervos. Algún día, ella será Lady Pippa. Álbum de familia SOY LA HERMANA DE ÁNGEL ANTONIO HERRERA Sus conquistas Pippa y James salieron durante unos meses en 2012. Al parecer, Carole fue la que peor digirió la ruptura, que ya veía a su pequeña desposada con un partidazo. Pippa se entretuvo después con una amplia nómina de jóvenes multimillonarios como George Percy, hijo del duque de Northumberland; Alex Louden, un exjugador de criquet que posteriormente entró en el negocio de la cerveza, o Nico Jackson, corredor de bolsa del Deutsche Bank. Tras romper con este, a finales de 2015, Pippa retomó su relación con Matthews para regocijo de su calculadora madre. Tan solo unos meses después, el 17 de julio el joven hincaba rodilla para pedirle compromiso con un anillo de 235.000 euros. A siete días de que Inglaterra vuelva a paralizarse para ver a la hermanísima vestida de blanco, una joven norteamericana amenaza con eclipsarla. Meghan Markle, la novia del Príncipe Enrique, ha sorteado la regla pautada por Pippa para su boda de no ring no bring una forma de restringir las parejas de sus invitados y limitarlo solo a los que estén comprometidos. Tras este enlace, a Carole solo le quedará por colocar a su vástago menor James Middleton, de 30 años. Absténganse candidatas sin títulos, lazos con la realeza o cuentas bien saneadas. La otra estrella del enlace La novia del Príncipe Enrique, Meghan Markle, amenaza con convertirse en la protagonista de la boda de Pippa. Todas las cámaras estarán pendientes de ella. veces, o a ratos, la hermana deviene en hermanísima, como ha pasado con Pippa, que fue un boom en una boda de duques, y se estableció después de monada internacional, que no es poco. No diremos que hay, en el mundo, mucha hermanísima de vitola semejante a la citada, pero sí hay hermanas de famosa que van funcionando así, a bordo de la condición de hermana, o hermano, que se les torna un oficio, por momentos, lo quieran o no lo quieran. Naturalmente, existen casos nacionales. La hermana de asoma de pronto, por contagio de la fama familiar, pero luego tiene que buscarse el sitio, porque hay apellidos que acaban pesando como medallas. Mónica Cruz, por ejemplo, ha logrado aupar una carrera sin desmayo, una carrera que consiste en ser hermana de Penélope, pero no serlo. Un trabajazo, fácil o no tanto, según el día, pero un trabajazo que a ella le va saliendo. Ambas tienen un hermano próspero, que se cuida del foco, Eduardo, músico de oficio. Penélope es tan archifamosa que tiene hermanas, o hermanísimas, más allá de la hermana propiamente dicha, porque por ahí va una punta de discípulas que quieren montárselo en Hollywood, y lo mismo hasta tener un novio, o marido, con Oscar, como la propia Penélope. Estas hermanísimas empiezan o acaban en Paz Vega o Elsa Pataky, pero Pe sólo hay una. Luego está Ana Boyer, una estrella de portada, zona última generación. Ana es Ana y sus hermanas, como en la película de Woody Allen, o sea, una copa de hijas de la Preysler que ya están triunfando en la vida de escaparate, que es a lo que mayormente se dedican estas monadas. La Preysler, si afinamos, es una hermana más entre Ana, Tamara y Chábeli, incluso, sólo que una hermana mayor, más orientalizante y mejor vestida. Ana y Tamara se parecen, aunque no sabemos cuál es la hermana o hermanísima de la otra. Quiero decir que se parecen en el empleo de lámina, porque Ana es silenciosa, y Tamara no, porque habla mucho, lo que no quiere decir que la entendamos. Mirando en otras generaciones, nos salen otras hermanísimas, natu- A FOTOS: ABC Y EF E Pé y Mónica Cruz (arriba) son uña y carne desde la cuna y en los photocalls. Sobre estas líneas, Nicole y Barbara Kimpel ralmente. Ana María Abascal es hermana de Naty Abascal, que no es hermana de Carmen Lomana, sino más bien todo lo contrario. Ana María y Naty son veteranas de la alta costura, y tienen el vínculo de gemelas, como la novia luminosa de Antonio Banderas, Nicole Kimpel, que tiene una réplica perfecta, de nombre Barbara. Ana María no ha ejercido mucho de hermanísima, pero la condición o titulación es inevitable. Viene a pasar lo mismo entre Rosario Flores y Lolita Flores. Cada una tiene su carrera, pero ahí está el apellido, que viene bien, o no tanto, según. En todo caso, han logrado el mérito de orillar la etiqueta de hija de Pero eso ya es otro cantar.