Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 GENTESTILO TV SÁBADO, 29 DE ABRIL DE 2017 abc. es estilo ABC No hay paz tras la muerte El torero nunca llegó a reconciliarse con sus tres hijos El inesperado fallecimiento del diestro ha dejado a su novia, la juez Concha Azuara, rota de dolor BEATRIZ CORTÁZAR MADRID Un noviazgo de juventud Cuando eran adolescentes, Sebastián y la millonaria venezolana Lilia López vivieron una tierna historia de amor que dejó un bonito recuerdo en ellos. Rehicieron sus vidas y con el tiempo se reencontraron ya como viejos amigos, y eso que hubo quien aseguró que Palomo Linares había recuperado la ilusión con ella tras su ruptura con Marina Danko. El diestro tan solo se llevaba bien con su amiga, pero fue su hijo Miguel quien comenzó un noviazgo con Jimena, hija de Lilia y el magnate Alejandro Betancourt. La relación de Miguel sí ocasionó su divorcio con Marta González. Una viuda que estaba a punto de formalizar su relación con el que ha sido el hombre de su vida; y una exmujer que ha puesto tierra de por medio para no elevar el alto grado de tensión que en Madrid se respiraba. La muerte del torero Sebastián Palomo Linares, el pasado 24 de abril y cuando estaba a punto de cumplir los 70 años, ha dejado en estado de shock a su novia durante sus últimos cuatro años de vida, la juez Concha Azuara, casi 30 años más joven que el diestro jienense. También ha alejado de la capital a quien fue su esposa entre 1977 y 2012, la colombiana Marina Danko, madre de los tres hijos del torero. Tras la crisis familiar, Sebastián, Miguel y Andrés Palomo Danko se habían alejado de su progenitor y ni siquiera se hablaban. Sebastián Palomo Linares y Concha Azuara tenían un horizonte lleno de proyectos. El más inmediato e importante, su boda antes del próximo verano. Para tal fin, ya tenían todos los papeles preparados y solo esperaban que la intervención quirúrgica a la que debía someterse el torero debido a una dolencia cardiaca que tuvo lugar el viernes 21 de abril en el hospital Gregorio Marañón de Madrid fuera un éxito. Creían que el corazón de Palomo Linares aguantaría. Mi único consuelo es pensar que Sebastián ha sido muy feliz en este tiempo. No puedo hacerme a la idea de estar sin él. Esto es durísimo, aún tengo en la cabeza cómo nos despedimos antes de que entrara en quirófano. Nos queríamos muchísimo y siempre estábamos contentos balbuceaba Concha horas después de fallecer el torero. Instalada junto al torero en la finca El Palomar, Concha solo salía de esa magnífica propiedad situada en la vega de Aranjuez por motivos de trabajo. Desde el ingreso hospitalario de su pareja y, sobre todo, tras su muerte, no ha tenido fuerzas para volver al que ha sido su hogar. Ahora se refugia en el domicilio de sus padres. Tengo todas mis cosas allí (El Palomar) pero ni siquiera sé cuándo iré. Me cuesta muchísimo pensar que Sebastián no va a salir a recibirme. No puedo repetía con el dolor marcado en el rostro. Últimas declaraciones Lo que muchos no saben es que, antes de esa operación a corazón abierto, el diestro había estado previamente en la UVI, durante ocho días y en estado muy grave. Fue entonces cuando los médicos decidieron que había que intervenir. Junto a Concha, Sebastián tomó la decisión de que nadie supiera de su dolencia ni de aquel trance. Tan solo dos días antes de regresar al Gregorio Marañón, permitió que se diera la noticia a través de ABC. Dios quiera que todo salga bien. Estoy muy malito y muy débil confesaba a este periódico el 18 de abril, en vísperas de su intervención y sin imaginar que esas serían sus últimas declaraciones. Lilia López y su hija Jimena GTRES LA HERENCIA, EN JUEGO El diestro no tenía propiedades a su nombre B. CORTÁZAR MADRID Desde que José Lozano y su familia se fijaran en el arte de Sebastián Palomo Linares sobre los ruedos, la carrera del diestro jienense fue un no parar de éxitos y triunfos. Lozano fue su descubridor y, también, su maestro y persona de confianza para todo, hasta el punto de que Palomo siempre se encomendó a él y a sus hermanos para invertir las cuantiosas su- mas de dinero que generó durante sus años en activo. No hay que olvidar que, en compañía de Manuel Benítez El Cordobés recorría todas las plazas de España, llenando los tendidos de aficionados y enfrentándose, en ocasiones, a otros empresarios taurinos. Incluso, Palomo montó una ganadería asociado con los Lozano, aunque finalmente se dividió cuando el torero decidió casarse con Marina Danko en 1977 y formar su propia fa- tido momentos de felicidad con Conmilia. Había llegado el momento de cha Azuara. De hecho, había planeasepararse de sus socios y amigos, para do seguir viviendo allí una vez que evitar problemas en el futuro. contrajera matrimonio con la juez Pero los consejos y el apoesta misma primavera. LEGADO yo de los Lozano jamás le Como tantos toreros, hizo No dejó faltaron. Eso explica que, buenos y malos negocios, testamento, lo en los momentos más duaunque lo cierto es que a único que deja ros, cuando necesitaba un día de hoy no había ninguson cuadros y capote, el diestro recurriena propiedad a su nombre. pertenencias ra a ellos hasta el punto de La herencia que deja la conpersonales que su célebre finca El Paforman sus cuadros y sus lomar, en Seseña (Toledo) hoy pertenencias personales, pues figura como propiedad de los hertampoco disponía de cantidades manos Lozano, a pesar de que hasta económicas abultadas en sus cuentas el final de sus días ha sido su hogar; bancarias. Vivía muy bien, pero sin que fue el paraíso donde crecieron sus hi- existiera un millonario patrimonio ni jos y donde, hasta ahora, ha compar- grandes sumas de dinero.