Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 29 DE ABRIL DE 2017 abc. es cultura CULTURA 47 urbana, pretende infiltrar entre la publicidad turística real) culmina en un trocito de Francia, escenario real del deceso del artista, y que se trae hasta España. En la Alianza Francesa, una falsa lápida de mármol (el artista reconoce haber sido incapaz de acceder a la original) marcará el hito y le dará la rotundidad histórica necesaria de las placas conmemorativas. Dentro nos esperará una de las hiperrealistas esculturas de Merino, que ahora última en el taller. Picasso de marinerito, sobre una peana, elevado y, lo más importante, separado del curioso por un cordón de seguridad. Es otra de las estrategias del turismo que criticamos, como cuando ves La Gioconda separada de ti por un cristal. Eso le otorga interés. Como la cola que queremos que se forme en la puerta limitando el aforo. Esa sensación de que la espera merece la pena. También nos estamos planteando lo de un precio de entrada o donativo. De esta forma subrayamos también cierta actitud en el mundo del arte de valorar sólo lo que se paga. Esa tontería que he oído a muchos coleccionistas de que hay obras que son demasiado baratas Un selfie con el cuerpo Merino, que prepara en paralelo su inminente individual para ADN, su galería en Barcelona, deduce que una ruta que incide en la biografía del artista más que en su producción conduce a la necesidad de ver el cuerpo. Incluso, de hacerse un selfie con él. Se demuestra así a los demás que se estuvo allí La idea, bajo el comisariado de Los Interventores capitales para confrontar mi visión como turista de Málaga con la real forma parte de las iniciativas que desarrolla fuera del cubo blanco, un espacio desactivado en las que los públicos son muy diferentes Merino es consciente de que no todo el mundo percibirá su propuesta como una obra de arte, sino como una atracción turística más. Entonces, él sí que descansará en paz. Todo lujo de detalles Arriba, detalle de la escultura de Eugenio Merino en pleno proceso de realización y falsa placa de mármol conmemorativa. A la izquierda, retrato del artista y un momento del montaje de la pieza en su taller. FOTOS: ESTUDIO DE EUGENIO MERINO FERNANDO CASTRO FLÓREZ MUERTOS CON SALUD DE HIERRO E n uno de sus diálogos, Platón describe la pasión que hace que nuestros ojos quieran regodearse en la contemplación de los cadáveres despedazados cuando esa es la escena del horror. Una pulsión morbosa nos arrastra hacia la muerte, aunque propiamente siempre ha de ser cosa de los otros El arte no deja de ser una obsesiva lección de anatomía Es necesario abrirse las venas o, como apuntó Didi- Huberman a propósito de Boticelli, rajar a Venus para conseguir que nuestro deseo siga estando espoleado. Puede que el origen del arte no fuera otra cosa que la práctica de la momificación y, en nuestros tiempos oscuros, tenemos una sublevación de zombis que demuestran que ya no existe, en ningún sentido, descanso eterno. Herederos de los discursos del post entregados al post- ureo, da la impresión de que no tenemos más opciones que la retrotopía (la nostalgia de un pasado seguro que no es otra cosa que una fábula fundametalista) o el cinismo empantanado (desde la certeza hiperpunk de que no hay otro futuro que el de los ilusos La estética fantasmal puede llevar a las presentaciones literales y morbosas de lo escatológi- demoledor, tenemos ahora a Trump que co Hemos enlatado tanta mierda para lo mismo hace una firma gigantesca que garantizar que no deje de producirse el lanza la madre de todas las bombas hechizo fetichista de la obra de arte: re- mientras saborea una tarta de chocolapugnante y sensual, friki sin dejar de te o aparece con el puño en alto escolser estrictamente académica, radical tado por un extraño conejo de peluche. pero subvencionada, caLa disección de cuerpo davérica y, valga la reitesimbólico contemporáneo ¿Zombis? ración, dispuesta para la revela que la cosa está Puede que el investigación forense. pero que bien rarita. Lo No hay que ser tan in- origen del arte no más extraño de todo son fuera otra cosa tuitivo como el doctor los escándalos que dan que la House para determinar cuenta de que todavía hay que los síntomas son inalgunos desquiciados momificación quietantes y, sin duda, la que no comprenden que enfermedad está cronificada. El atesta- lo que toca es levantar el pulgar o coldo lo deja meridianamente claro: aquí gar la foto de un gato en Facebook. Todo tenemos a alguien muerto de risa Da flota como los restos asquerosos en el igual si las carcajadas están enlatadas agua inmunda del váter. No hay que deo si la humorada es como aquel juego primirse con el panorama funerario para niños que inventó Benigni en La Basta recordar aquel pasaje en el que vida es bella para camuflar lo peor. En Don Juan comprende que los muertos un siglo que comenzó con un atentado que mata gozan de muy buena salud