Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 CULTURA SÁBADO, 29 DE ABRIL DE 2017 abc. es cultura ABC El cadáver de Picasso, convertido en obra de arte Una escultura hiperrealista protagoniza el proyecto Aquí murió Picasso con el que Eugenio Merino critica el turismo de masas en Málaga JAVIER DÍAZ- GUARDIOLA MADRID H ay algo de necrófilo en el trabajo de Eugenio Merino (Madrid, 1975) Desde aquella edición de ARCO en la que le voló la tapa de los sesos a Damien Hirst, hasta esa cabeza de Donald Trump que a finales de 2016 metía en un caja de cartón para su exposición en la galería Unix de Nueva York. Eso por no hablar de los mandatarios vivos y muertos de todo signo político (imposible abstraerse de su polémica con Franco) que decidió hace unos años criogenizar en neveras. Le toca el turno ahora a Pablo Picasso, del que no hay día que pase sin que su figura genere un nuevo titular (el último, el de la exigencia del Parlamento vasco de que su Guernica sea trasladado al País Vasco) En esta ocasión, más que matarlo, lo que el artista quiere hacer con el cuerpo del malagueño es exhumarlo, sacarlo de su lugar de descanso en el castillo de Vauvenargues (Francia) para colocarlo en pleno centro de Málaga. De manera metafórica, se entiende... Aquí murió Picasso es el título, a modo de reclamo, de la propuesta que Merino desarrollará desde el 4 de mayo y hasta mediados de julio en la sede de la Alianza Francesa en esta capital an- daluza, cita con la que su creador se propone realizar una crítica incisiva como todas las suyas cuyos dardos se dirigen contra el turismo de masas. Pretendo hacer reflexionar sobre su impacto en una ciudad como Málaga, en la que ha crecido de forma brutal, camino de convertirse en un problema como en Barcelona, y que, en este caso, se está llevando a cabo a una velocidad de vértigo y asociado al arte. Cada vez abren aquí más museos, llegan más y más cruceros con turistas dispuestos a hacerse esa ruta, lo que da pie a un conflicto entre el que llega, y en el que se vuelcan todos los esfuerzos para cubrir sus necesidades, y el ciudadano, que es el que tiene que vivir aquí y sufre incomodidades Merino no es el primer artista que alerta sobre el turismo mal entendido en la Costa del Sol. Él mismo recuerda la serie Ciudad Picasso de Rogelio López Cuenca, que se inspiraba también en la larga sombra del autor de Las señoritas de Aviñón Por eso se hacía necesario argumenta matar al padre, matar a Picasso. Acabar con la marca que ha transformado Málaga en ciudad- marca En definitiva, lo que el artista busca es cargar contra el turismo empleando sus estrategias, analizando cómo se maneja al falso viajero haciéndole creer que verá algo que es auténtico pero al que al final se le ofrece un escenario, una recreación, un cartón- piedra apostilla. Un recorrido sin lagunas Proponemos una nueva atracción turística en la Alianza Francesa, país en el que está enterrado Picasso, que se inserta en un recorrido que ya existe en Málaga y que está dedicado a la figura (más que a la obra) de este autor Y que, efectivamente, estira como un chicle los tan solo diez años que el pintor- minotauro vivió en Málaga. A saber: su casa natal en la plaza de La Merced; la parroquia de Santiago, en la que fue bautizado; su colegio, el de San Rafael; el instituto Vicente Espinel, sede de su último examen Hasta la Plaza de La Malagueta, donde se desarrollaría, suponemos que en la distancia, su devoción por las corridas, o la Plaza de San Francisco, lugar de encuentro. Hasta el Museo- Picasso, parada obligada ahora en este parque temático del picassianismo ilustrado El viaje emocionante y para toda la familia que promete el folleto de Merino (y que forma parte de su propuesta, que, con técnicas de guerrilla Matar al padre Era necesario matar a Picasso. Acabar con la marca que transformó Málaga en ciudad- marca Tocar como una reliquia Un sistema que se centra en la figura y no en la obra del artista fomenta el deseo final de ver el cuerpo ISABEL PERMUY Otros muertos muy vivos Eugenio Merino No es la primera vez que Merino flirtea con la muerte. Entre sus primeras obras al respecto, la del suicidio de Damien Hirst (en la imagen) Luego llegarían todos los mandatarios de la serie Always Ai Weiwei El artista global, el activista instagramer se ha retratado de todas las formas posibles. También despanzurrado contra una playa de Lesbos, en Grecia, para alertarnos del problema de los refugiados que llegan a las costas europeas. Shen Shaomin El artista chino ha sido de los últimos en convertir el fiambre de Fidel Castro en obra de arte. Y lo mostró en la meca del capitalismo: una de las sedes en Hong Kong de la franquicia Art Basel, la feria de los coleccionistas sin reparos. Maurizio Cattelan No hay especie viva sobre la faz de la Tierra que no haya sido colgada por el pescuezo por el italiano: caballos, ardillas... Con la venia del Papa, el asunto tenía que acabar con su suicidio Bajar al artista del pedestal.