Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL 20 DE ENERO 23 DE ENERO SÁBADO, 29 DE ABRIL DE 2017 abc. es internacional ABC Hitos del periodo 9 DE FEBRERO Toma de posesión Tras jurar como 45 presidente de los Estados Unidos ante el Capitolio, Donald Trump anunció en su discurso que ese día suponía la transferencia del poder de Washington DC al pueblo. Esta masacre estadounidense termina aquí y ahora dijo sobre la situación del país. Adiós al Transpacífico Trump firmó en su cuarto día de mandato la retirada de EE. UU. del Acuerdo Transpacífico (TPP) con la que empezaba a liquidar los tratados de libre comercio desventajosos Pero no ha podido acabar con el acuerdo con México y Canadá (Nafta) su otro gran objetivo. Veto migratorio La Corte de Apelaciones tumbó la orden ejecutiva con la que Trump pretendía prohibir la entrada a EE. UU. de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Una versión posterior, en la que se reducían a seis los países, también fue rechazada por los tribunales. Trump jura como 45 presidente Cien días en la Casa Blanca Trump corrige el rumbo con una vuelta a la ortodoxia La marcha atrás en muchos de sus planes estrella muestra el arranque ineficaz de un equipo inexperto MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON El PIB de EE. UU. crece a su peor ritmo en tres años La economía de EE. UU. avanzó a una tasa anual del 0,7 la más lenta en tres años, en el primer trimestre de 2017, el periodo de arranque de Trump, que prometió impulsar el crecimiento con medidas como una agresiva reforma fiscal. El cálculo dado a conocer ayer es el primero de los tres que publica el Departamento de Comercio sobre la evolución trimestral del producto interior bruto (PIB) El incremento del PIB fue el más débil desde el primer trimestre de 2014 y supone una marcada ralentización con respecto al aumento del 2,1 registrado de octubre a diciembre pasado. C ien días después de la apoteosis populista en el Mall washingtoniano, Donald Trump no ha sumado apoyos a los cuatro de cada diez fieles que desde entonces cierran filas con el presidente más impopular de la historia moderna. Un gestor metido a liderar el país que paga el precio de su inexperiencia y de la de su equipo más cercano. Recientemente, en uno de esos gestos de humildad que no prodiga, reconocía el peso del Despacho Oval: Pensé que sería más fácil ser presidente Su pesada mochila de promesas electorales fáciles y un Congreso que, pese a la mayoría republicana (a veces por eso) no ha supuesto menor bloqueo que el que recibió su antecesor demócrata, contribuyen a empinar los primeros tramos de una etapa aún por escribir. La investigación sobre su supuesta conexión con Putin para ganar las elecciones, después de cobrarse a las primeras de cambio la cabeza del asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, se mantiene en densa niebla entre pesquisas del FBI y comparecencias en el Congreso de sorprendentes asesores de campaña del hoy presidente. Sus grandes anuncios de cambio, la supresión y reposición del Obamacare (sistema de cobertura sanitaria) y la agresiva política migratoria, basada en el mantra de seguridad en las fronteras se diluyen entre el laberinto legislativo y los reveses judiciales, especialmente a su limitación de en- ros cien días presidenciales, un balance que tilda de ridículo y de invención de la prensa mentirosa Su agresividad en Twitter se mantiene intacta... Aprendida la lección de dejar la iniciativa en manos ajenas, esta vez no ha contado con los legisladores para dar luz y taquígrafos a una masiva bajada de impuestos que se codea con la ambición que Ronald Reagan mostró en los años 80. Recurso al catecismo republicano. El objetivo, devolver a EE. UU. al crecimiento del 4 del PIB que no se ha visto en toda la era Obama, pese a la notable creación de empleo. Rebaja de impuestos Trump logra así destapar la expectación en un país con una arraigada cultura de baja presión fiscal. Su plan, con una simplificación del impuesto de la renta y una fuerte disminución del de las empresas, contaría con la baza de una gran simpatía entre las bases republicanas y buena parte de las clases medias, menos preocupados por las grandes cifras de deuda nacional (hoy, 106 del PIB) que por ver aliviados sus negocios y compromisos con el Fisco. Aunque la caída de ingresos de 288.000 millones de dólares sólo en el primer año de aplicación del plan quita el sueño a los vigilantes del gasto público. Una patata caliente para sus congresistas mermada por la falta de credibilidad de un presidente que se niega a hacer públicas sus declaraciones de impuestos. Trump intenta no desatender a quienes le auparon a la Casa Blanca, los trabajadores blancos de los estados industriales, tradicionales votantes demócratas, que, castigados por las reconversiones, acudieron al calor del nacionalismo económico. Tras recibir algunas críticas de los puristas del trumpismo por un intervencionismo exterior que había rechazado en campaña (Siria y Corea del Norte) el America First está presente Donald Trump, ayer en un acto de la Asociación Nacional del Rifle en Atlanta, Georgia trada de ciudadanos provenientes de países musulmanes con terrorismo y al intento de recortar fondos a las ciudades santuario (refugio de inmigrantes sin papeles) El muro con México, el gran símbolo del trumpismo, amenaza derrumbe antes siquiera de ser desplegado sobre el plano. Como si las 29 órdenes ejecutivas que ha firmado, que le convierten en el presidente más pródigo desde Harry Truman (194553) hubieran carecido de eficacia. Donald Trump ha contrarrestado esta semana las críticas a los prime-