Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 29 DE ABRIL DE 2017 abc. es ENFOQUE 7 Diálogo entre religiones Creer y odiar son incompatibles JOSÉ LUIS RESTÁN En los gestos y palabras de Francisco se notaba ayer una premura, la conciencia de la gravedad del momento histórico. En Egipto, tierra de civilización y de alianzas se cruzan estos días muchos caminos. En la Mezquita- Universidad de Al Azhar, Francisco describió magistralmente la cultura del encuentro, que requiere mostrar la propia identidad en diálogo con el otro, con verdadera rectitud de intención. Ante los sabios del principal centro de referencia del islam suní proclamó la incompatibilidad entre la fe y la violencia, entre creer y odiar y propuso una alianza de los creyentes para construir la paz. Las autoridades de Al Azhar han dado pasos importantes para reconocer el derecho de los cristianos a profesar públicamente su fe, y trabajan en la formulación de un nuevo concepto de ciudadanía inclusiva. Para la Santa Sede esta es una ruta ardua y delicada, que hace falta recorrer con realismo y paciencia, con sinceridad y benevolencia. El otro gran momento fue el abrazo entre Francisco y Teodoro II, el Papa copto- ortodoxo. Muchas heridas han cicatrizado, muchos malentendidos se han clarificado, y el ecumenismo de la sangre abre misteriosamente la vía de la unidad. No es una imagen literaria: aún está fresca la sangre de los últimos mártires en Tanta y Alejandría. Como dijo Francisco, esa sangre inocente nos une. Frente a la tentación de encerrarse, incluso de responder al mal con el mal, el Papa propuso la lengua común de la caridad, el testimonio de la fe vivido en lo concreto de la vida cotidiana. Los sucesores del apóstol Pedro y del evangelista Marcos han subrayado que no tiene sentido seguir cada uno por su lado cuando existe una profesión común de la fe y un único bautismo que la sustenta: hay que apresurar el ansiado día de la plena comunión, ha afirmado sin ambages Francisco. SOCIEDAD REUTERS A la izquierda, el Papa enciende un cirio en una iglesia copta de El Cairo, en presencia de Teodoro II. Sobre estas líneas, Francisco saluda al jeque Ahmed al Tayeb, gran imán de Al Azhar AFP