Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 GENTESTILO TV SÁBADO, 1 DE ABRIL DE 2017 abc. es estilo ABC Livinio Stuyck dirigió hasta 2002 la Real Fábrica de Tapices La saga de los Stuyck, maestros tapiceros a los que pretenden desalojar de la Real Fábrica La familia de origen belga puede perder una de sus joyas el dúplex que habitan desde 1891 ANGIE CALERO MADRID La visita de la Policía Nacional esta semana a Livinio Stuyck, el último propietario privado de la Real Fábrica de Tapices, instándole a abandonar el dúplex de 700 metros cuadrados situado en el interior del edificio próximo a la madrileña Glorieta de Atocha, ha puesto de actualidad la historia de una institución tricentenaria y de la saga flamenca de los Stuyck, descendientes de Jacobo Vandergoten. Livinio ejerció como director de la institución hasta 2002, cuando fue destituido tras el rescate que en 1996 llevaron a cabo el Ministerio de Cultura, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento, una operación que costó 300 millones de pesetas. Él continuó viviendo en el ático y ahora no pretende abandonarlo, ya que posee un documento de Patrimonio firmado en 1952 donde se detalla que la familia puede utilizar las instalaciones de la vivienda del edificio. Ese contrato nunca se ha extinguido ni anulado Impulsores de la Feria de San Isidro Sobre estas líneas, la fachada de la Real Fábrica de Tapices vista desde el jardín. A la izquierda, el busto erigido en la plaza de toros de Las Ventas a Livinio Stuyck Candela, fundador de la Feria de San Isidro. por ninguna de las partes contó esta semana a ABC Bárbara Stuyck, la hija de Livinio. Los Stuyck están muy apenados por la imagen que se está dando de la familia. Ellos siempre han sido unos currantes y han transmitido su saber de generación en generación asegura un amigo cercano. Y añade: Estos días se han contado muchas mentiras. Que los duques de Luxemburgo se alojaron en esa casa en los años 80 no es cierto, tampoco lo es que tuvieran cuatro chicas de servicio, que además han denominado sirvientas ¡como si los Stuyck fueran de la realeza! Además, Livinio se deslomaba en la fábrica, subía a comer y volvía a bajar. Eso que dicen de que vivía como un señor y despilfarraba tampoco es cierto, es un hombre muy normal sentencia. La llegada del maestro tapicero Jacobo Vandergoten a España se remonta al reinado de Felipe V, cuando no existía una industria fuerte que pudiera fabricar objetos suntuarios. Las autoridades flamencas encerraron a Vander-