Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 22 DE MARZO DE 2017 abc. es deportes DEPORTES 57 Etapa blanca Sí es cierto que fue un gran salto y me faltó creer un poco más en mí mismo, pero de todo se aprende Falta de seguridad Cuando no tienes confianza, intentas hacer cosas y fallas, y eso hace que quizá no vuelvas a intentarlo Selección Venir aquí me hace feliz, estar en este grupo es magnífico. Las cosas me están saliendo muy bien El incidente con la vaquilla No me perjudicó demasiado esa historia, aunque es verdad que quizá no lo hice muy bien final tampoco pasó nada, así que no me alteró demasiado. ¿Cómo fue volver a casa? -Pues fue muy fácil. Ya sabía lo que había, así que en ese sentido el regreso es sencillo. Yo quería volver a sentir otras cosas del fútbol y sabía que la Real era el destino ideal para empezar una nueva etapa (la entidad vasca pagó unos 16 millones por contratarle) En el Madrid era difícil sentirte importante porque no jugaba mucho y en los partidos grandes me quedaba fuera, pero aprendí muchas cosas. ¿Y usted de quién aprendió? -Siempre me he fijado en Xabi Alonso. En Aranburu también, que ha jugado siempre en la Real. Cuando yo fiché, siendo pequeño, estaban jugando ellos dos en el centro del campo y les observaba mucho. Miraba a la gente de casa. Y he tenido la suerte de conocerles luego mejor, y eso me alegra mucho. Aprendí todo lo que pude de ellos. -Xabi Alonso ya ha anunciado su adiós. -Es una pena que no vaya a seguir unos años más porque yo creo que tiene muchísimo nivel. Al final tampoco quieres arrastrarte y él ha tomado la decisión después de meditar mucho el momento. Para mí él tiene nivel como para seguir algún año más, y yo le envié un mensaje diciéndole que podía seguir en la Real un tiempecito más... Pero es una decisión personal. ¿Recuerda sus inicios? -Sí, sí, por supuesto. Tengo recuerdos muy bonitos de jugar con mis amigos. Empezamos en la playa, me encantaba. También jugaba en un campo de rugby que era de gravilla... Cualquier sitio valía. No he tenido de todos modos muchas oportunidades de jugar con mis amigos porque fiché pronto por la Real, pero disfrutaba mucho. ¿Qué hace cuando no juega? -Pasar el rato con mis amigos, con la novia, con la familia. Me gusta estar con mi gente, pasear con mi perra (una labradora que se llama Nala) Soy de vida tranquila. La fusión de dos polos opuestos Ramos y Piqué han aprendido a dejar de lado con España las rencillas entre Madrid y Barcelona E. Y. LAS ROZAS Pasión por el ciclismo Illarramendi es un ídolo en su Motrico natal, un pueblo guipuzcoano de unos 5.000 habitantes. Mantiene su cuadrilla de toda la vida, y ahora disfruta más del fútbol en su segunda etapa como jugador de la Real Sociedad. Entre sus principales aficiones está el ciclismo y monta en bicicleta con frecuencia. Esta es su séptima temporada en Primera y en su palmarés lucen una Champions, una Supercopa de Europa, un Mundial de Clubes y una Copa del Rey portivamente, y en la vida personal, fue un gran cambio, es cierto. El primer año me costó un poco y creo que en el segundo ya estaba más cómodo, aunque como he dicho me faltó creer un poco más. Eso, básicamente, es lo que falló. ¿Se magnifican demasiado las cosas en el Madrid? -Sí, pero es normal. Es lo que tiene dada la importancia del club. Cualquier noticia pequeña pasa a ser un notición, pero se asume, todo el mundo sabe lo que hay. De todos modos, esa etapa ya pasó, y lo pasado pasado está. Lo importante es que ahora estoy disfrutando en la Real Sociedad y espero seguir así. -Una de esas noticias que pasó a ser un notición fue la que protagonizó en el Carnaval de Azpeitia, pues acudió disfrazado de Batman a un encierro con vaquillas y se habló muchísimo de ello. Tanto que pidió disculpas ante el revuelo. ¿Le perjudicó en algo esa historia? -Pues en nada, la verdad. Se habló muchísimo, claro, pero no me afectó en nada. Fue algo que hice en mi tiempo libre, aunque sí que es verdad que no lo hice muy bien, lo admito. Pero al En estos días de calma absoluta en Las Rozas, las cámaras buscan para cazar a Sergio Ramos y a Gerard Piqué en el mismo plano, aunque tampoco hay que esmerarse demasiado ya que siempre suelen estar juntos. La convivencia con la selección española supone una tregua en esta guerra de guerrillas que lideran los dos centrales, portavoces de Madrid y Barcelona en ese pulso mediático que viaja en puente aéreo. Nos hemos acostumbrado a tirarnos, de vez en cuando, alguna piedrecita. Nos lo tomamos sin ningún tipo de maldad, ahora nos daremos un abrazo resumió Ramos al aterrizar el lunes en la Ciudad del Fútbol. Efectivamente, cuando visten de rojo se complementan a la perfección, y eso que son dos personalidades completamente opuestas. Piqué exprime las redes sociales, baila todo tipo de música, sube al monte a buscar setas y está entusiasmado con el tenis. Ramos interactúa menos desde sus perfiles, anda todo el día con el flamenquito, es un enamorado de los caballos y a veces se imagina delante de un toro. La noche y el día, pero fundamentales para que la selección funcione en todos los sentidos. Hubo momentos tensos, muy tensos, pero ambos han reconducido su relación y han aprendido a convivir estupendamente, despreocupando a la Federación ante un posible altercado entre dos pesos pesados. Estos días, sin ir más lejos, Ramos y Piqué están continuamente de cháchara y se tronchan sobre eso y sobre aquello. Bromeamos con ellos. Les decimos que ahora se pueden mandar los tuits con la misma camiseta comentó Julen Lopetegui en una charla con Movistar Defienden a sus equipos con vehemencia, pero cuando llegan aquí son del mismo equipo al cien por cien. Forman un grupo unido aporta el seleccionador. Le da la razón la estadística, pues Piqué y Ramos han defendido el escudo en las tardes más importantes del fútbol nacional. Son 71 partidos en común con la selección española, resumidos en 55 triunfos, cinco empates y once derrotas, y apuran el momento antes de que el azulgrana deje de defender la bandera, pues ya ha dicho que después del Mundial de Rusia, en 2018, abandona. Por lo que he visto, aquí hay muy ambiente entre todos cuenta Illarramendi, una respuesta extendida. El miércoles 29, cuando se retome la actividad de los clubes, los defensas volverán a pellizcarse para defender sus intereses. Ahora se complementan ya que solo vale el de España. Piqué y Ramos bromean ante la presencia de Lopetegui EFE