Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 22 DE MARZO DE 2017 abc. es internacional ABC Dimite el ministro del Interior francés, que contrató a dos hijas adolescentes con dinero público Tras el Penelopegate sale a la luz un sistema corrupto en el seno del Parlamento galo JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS BRUNO LE ROUX MINISTRO DEL INTERIOR Burócrata del Partido Socialista y fiel escudero de Hollande Bruno Le Roux (51 años) ex ministro del Interior, es un arquetipo de apparatchik el burócrata socialista cuya única profesión conocida es la política, que ha ejercido desde treinta años a todos los niveles de todos los aparatos del PS. Su primer currículo comenzó con una mentira. Dijo haber cursado estudios de management en una influyente escuela de comercio. Falso. Solo consiguió un diploma en una universidad de la periferia parisina. Su carrera política comenzó en las mutuas estudiantes de los años 80 del siglo pasado, donde siempre defendió las sinuosas prácticas de los jóvenes militantes del PS, envueltos en numerosos escándalos. Siguió una larga relación de cargos secundarios, alcalde de una ciudad de la periferia parisina (Épinay- sur- Seine) consejero general en un suburbio muy duro (Seine- Saint- Denis) diputado del mismo suburbio, para culminar como ministro del Interior, forzado a la dimisión por dar empleo a dos hijas menores como asistentes parlamentarias, pagadas con dinero público. Bajito, elocuente, enérgico con los débiles, fiel a la jerarquía de turno en el PS, Bruno Le Roux ha sido un amigo fiel de François Hollande, con quien ha compartido la misma táctica política: la síntesis entre familias ideológicas enfrentadas. Le Roux fue un hombre bisagra entre Hollande, Manuel Valls, y los diputados de la izquierda socialista hostiles. Brazo derecho Mientras la instrucción del Penelopegate sigue su proceloso curso, a treinta días de la primera vuelta electoral, el próximo 23 de abril, la dimisión del penúltimo ministro del Interior de Hollande abría un nuevo pozo de podredumbre política. Bruno Le Roux es un amigo político íntimo de François Hollande, desde hace muchos años. Como diputado socialista, como presidente del grupo socialista en la Asamblea Nacional, hizo un trabajo político de fondo, salvando la unidad parlamentaria del PS. Hollande decidió pagar tales servi- OTROS PROCESOS POR CORRUPCIÓN La presidencia de François Hollande y la campaña presidencial que puede tener alcance europeo se hunden en la charca de unos escándalos que son el espejo de un paisaje político nacional en ruinas. Acusado de haber ofrecido a sus hijas, de 14 y 15 años, empleos de asistentes parlamentarias, entre 2009 y 2016, Bruno Le Roux (51 años) ministro del Interior, presentó su dimisión la tarde del martes, abriendo una nueva grieta en el fin de reino del presidente Hollande. Como François Fillon, candidato conservador a la Presidencia de la República, y otro centenar largo de diputados, Le Roux, ofreció a sus propias hijas numerosos contratos temporales durante siete años, pagados con dinero público. Se trata de una práctica legal, moralmente dudosa, que el caso de Fillon, su esposa y sus hijas, ha transformado en un fabuloso escándalo nacional. El candidato conservador a la Presidencia de la República contrató a Penelope Fillon como asistente parlamentaria, permitiendo cobrar a la pareja 900.000 euros, fruto de un empleo presuntamente ficticio, durante varios años. A la misma hora que Bruno Le Roux anunciaba su dimisión, desde la prefectura de Bobigny, al norte de París, la Fiscalía especializada en delitos financieros anunciaba que ampliaba su investigación, en curso, sobre los esposos Fillon, estimando que podrían existir presuntos delitos de producción y utilización de documentos falsos, con el fin de intentar justificar empleos ficticios Bruno Le Roux anuncia ayer su dimisión ante la prensa en París cios políticos nombrando a Le Roux ministro del Interior el 6 de diciembre pasado, tras el cambio de gobierno que siguió la dimisión de Manuel Valls, aspirante derrotado a la candidatura socialista a la jefatura del Estado. Con Le Roux, Hollande nombró a un hombre de confianza en un ministerio ultrasensible, en vísperas de la campaña electoral que debe culminar con la elección de un nuevo presidente de la República, entre el 23 de abril y el 7 de mayo próximos. Punta de un iceberg Entre el 18 y el 20 por ciento de los diputados emplean a esposas, hijos y amantes como asistentes Legado Hollande A 30 días de las elecciones, la caída de Le Roux es otro bombazo para la presidencia Hollande El estallido del Penelopegate a primeros de febrero pasado, reveló que François Fillon ofreció a su esposa y dos de sus hijas un empleo pagado con dinero público, como asistentas parlamentarias. El escándalo le ha hecho perder al candidato conservador 7 puntos en las intenciones de voto. Descartada su dimisión, su aventura personal puede ser desastrosa para la derecha francesa. A treinta días de la primera vuelta electoral, la dimisión de Le Roux es un nuevo bombazo, para N. Sarkozy La imputación del expresidente por la presunta financiación ilegal de su campaña electoral de 2012 acabó con sus expectativas F. Fillon Conocido como el Penelopegate el candidato ha sido acusado de haber dado empleos ficticios a su mujer y sus dos hijos M. Le Pen Tiene un caso con el Parlamento Europeo por empleos ficticios, y otro en Francia por financiación ilegal de sus campañas