Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 22 DE MARZO DE 2017 abc. es opinion OPINIÓN 13 EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA ANTONIO BURGOS PADRES DE FUTBOLISTAS La figura del padre de futbolista ha superado a la españolísima madre de artista folclórica UERIENDO elogiarla, Fernando Villalón dejó en evidencia a la torre mayor de Sevilla cuando escribió en su romance: Giralda, madre de artistas Tal le ocurrió por no haber podido consultar al que andando el tiempo fue pionero de la pureza del cante en Sevilla: a don José Luis Núñez de Prado, un madrileño del barrio de Salamanca, amigo de Manolo Caracol, a quien en 1966 se le ocurrió abrir un tablao flamenco en pleno corazón del Barrio de Santa Cruz: Los Gallos. Dignificador templo del cante por donde pasaron desde Antonio Mairena a Chocolate, La Paquera, Juan Talega: todos los grandes de la época. Y del baile ni les cuento: allí apresaron la gracia del aire con sus manos a lo Pastora Imperio desde Merche Esmeralda a Matilde Coral, de Manuela Carrasco a Ana María Bueno. José Luis el de Los Gallos, que así se le llamaba en el mundo del flamenco, se conocía como nadie a un curioso espécimen hispánico: la madre de artista. La madre- carabina, que, como la niña era mocita, iba con la artista hasta la fin del mundo. La madre de artista tenía siempre gafas y un bolso enorme, algo así como el de Margarita Seisdedos, pero sin ladrillo dentro. No dejaba a la niña ni a sol ni a sombra. Núñez de Prado les temía. Muchas noches le escuché confesarle, quejoso, al inolvidable gran aficionado José Antonio Blázquez: Lo peor de las artistas son las madres. ¡Se comen todo el jamón del mundo, con el pretexto de cuidar Q el virgo de la niña! ¿Tú no ves esos bolsos tan grandes que traen? ¡Pues ahí es donde se llevan las raciones enteras de jamón para su casa! No llegó desgraciadamente Núñez de Prado a conocer a otras madres de artistas de otros géneros folclóricos. Hijas de madres de artistas de las que viven familias enteras: padres, hermanos, cuñados, tíos, sobrinos. Y tal como indico arriba, a Núñez no lo escuchó Villalón. Que de haberlo hecho, no habría escrito eso tan equívoco de poner a la Giralda poco menos que como una señora madre de artista que se lleva en el campanario, a modo de bolso, las raciones de jamón enteritas. En materia de vivir a costa de un hijo, el mundo del artisteo flamenco y folclórico, o del toreo, se ha quedado pequeño al convertirse el fútbol en la verdadera fiesta nacional. La figura del padre de futbolista que quiere vivir a costa del hijo ha superado a la españolísima madre de artista folclórica. Como antes todas querían ser como la madre de la Jurado o de la Pantoja, ahora todos quieren ser el padre de Messi o de Cristiano Ronaldo. A su niño que no se lo toquen, que es un fenómeno y no vea usted cómo vamos a vivir todos de bien en cuanto lo vea un patrón de pesca del Barsa, con ese toque de balón que tiene mi niño, que es que parece que lleva la pelota cosida a la bota, ¿usted no ha visto a mi niño avanzar por la banda? Y lo mismo avanza por banda derecha que por banda izquierda o que por banda municipal de Madrid, ¿será por bandas? ¡El dineral que vamos a ganar con este niño tan portento que nos ha salido! Así piensan los padres de futbolistas que quieren vivir a costa de sus hijos. Por eso pasa lo que pasa. Que le parten la boca a quien le haga una entrada fea a su niño de su alma, no me lo vayan a lesionar, con esa técnica que tiene. Relaciono, pues, la tristísima y vergonzosa batalla campal de Mallorca, los mamporrazos entre los padres de artistas, digo, de futbolistas infantiles del Alaró con los del Collerense. ¿Saben por qué aquello acabó pareciendo uno de esos combates históricos de boxeo a los que José Luis Garci les da la dimensión literaria que tienen? Pues porque estaban tocando no las espinillas de sus niños, sino el pan de los padres de esos niños, que todos quieren ser como el papá de Messi. Del más cornás da el hambre hemos pasado al como le tosan, más bofetás da el padre de ese niño futbolista prodigioso que va a montar en el taco a toda la familia IGNACIO CAMACHO Y EL RESTO LO DERROCHAMOS Borrachos arruinados después de una juerga de putas y copas. Toda una declaración de solidaridad socialdemócrata E no mediar una crónica pulsión autodestructiva, George Best pudo haber sido la mayor estrella de la historia del fútbol. Además de poseer una técnica como mínimo gemela a la de Messi, era rápido, intuitivo y genial. Un driblador mágico dueño de una cintura asombrosa. Pero su afición a la botella y a las misses redujo primero su carrera a unos pocos años, en los que le dio tiempo a ganar un Balón de Oro, y luego acortó su vida con toda clase de enfermedades del hígado. Antes de fallecer, a los 59 y sin un penique, le preguntaron cómo un hombre que gozó de contratos multimillonarios para la época había acabado en una situación tan deplorable. El quinto Beatle al que nunca le faltó sentido del humor ni de la autoparodia, respondió con el regate de una frase para la historia: Gasté mucho dinero en coches, alcohol y mujeres. Y el resto lo derroché Algo parecido, pero con la mayor seriedad y sin atisbo de ironía, acaba de soltar en el Frankfurter Allgemeine el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, a propósito de los países del sur de Europa. Que piden ayuda a las naciones ricas como borrachos disipados después de una juerga de putas y copas. Licor y mujeres: sic. No es mala comparación para un ciudadano de Holanda, donde aún se fuma hachís en cafetines y los escaparates de los burdeles de Amsterdam son un reclamo turístico que recuerda su vieja tradición portuaria. Pero sobre todo constituye una expresiva muestra de solidaridad muy apropiada para un sedicente socialdemócrata. Porque Dijsselbloen pertenece al Partido Laborista, recién vapuleado en las elecciones holandesas. Es, por tanto, o se considera un político de izquierdas. Sólo que en este caso se trata del responsable de una institución europea. El tipo que en el rescate bancario de Chipre incluyó una quita de los depósitos para socializar las pérdidas. Hace tiempo que tiene el cargo en el alero; Luis de Guindos suspira por sustituirlo y de hecho se ha encargado de airear profusamente su rajada en la prensa. Pero aguanta sostenido por los equilibrios de la partitocracia de Bruselas. En el ambiente comunitario su mentalidad cuenta con bastantes adeptos y de hecho supone un importante lobby ideológico con peso en el problema de la mutualización de la deuda. La peligrosa presión del populismo está quebrando el principio de cohesión y replanteando el sentido de la solidaridad al entenderla como un problema. El pensamiento introvertido se ha contagiado a la izquierda: un falso progresismo populista que sólo admite la redistribución dentro de los límites de su aldea. También sucede en España, donde los independentistas catalanes se declaran cansados de financiar los subsidios de los haraganes andaluces para que se pasen el día al sol y cantando flamenco, como todo el mundo sabe, en sus romerías y ferias. Y el resto lo derrochamos. D JM NIETO Fe de ratas