Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 7 DE MARZO DE 2017 abc. es estilo GENTESTILO TV 77 TELEVERITÉ HUGHES CRASHING Pete Holmes intenta un humor posterior al cinismo U Después de grabar esta comedia para todos los públicos, el actor participará en la serie de la BBC McMafia TVE Fernando Cayo Salvo Cuéntame llevábamos tiempo sin una serie familiar El intérprete es uno de los protagonistas de iFamily saga que La 1 estrena esta noche CARMEN ANIORTE MADRID Las risas, el buen humor y la comedia regresan esta noche a la programación de La 1 con iFamily a las 22.40. Antonio Resines, Fernando Cayo, Antonio Garrido, Raúl Fernández y Bárbara Goenaga encabezan el reparto de esta serie producida por RTVE en colaboración con Programas y TV (Juan Alexander) y dirigida por Rafa Montesinos, con guión de José Luis Acosta. El vallisoletano Fernando Cayo (1968) es el encargado de meterse en las hechuras de Girón, mano derecha y abogado de Luis (Antonio Garrido) Soy una especie de fiel escudero, bastante mala persona y muy borde con el sexo femenino Así es como Fernando Cayo define a su personaje. la definición es un tanto dramática, pero estamos en una comedia que según destaca el actor no es nada ñoña De no ser así, yo no estaría en ella. Sí es, en cambio, divertida y muy familiar. Está muy bien hecha añade. Con iFamily Cayo regresa a la comedia después de sus papeles en las series Mar de plástico El caso El Ministerio del Tiempo (en una versión bastante cómica de Napoleón) La señora y La República Como actor, le gustan todos los registros, pero es en la comedia donde mejor se lo pasa. No en vano cursó estudios en la Escuela de Arte Dramático de Valladolid, con Carlos Vides, y en el Conservatorio de su ciudad, y amplió su aprendizaje en la Scuola Internazionale dell attore comico Antonio Fava, en Italia. Sobre la serie que nos ocupa, Fernando Cayo comenta: Salvo por Cuéntame hacía mucho tiempo que no había una serie familiar y esta además es una comedia. Me apetecía mucho hacerla. Como padre, veo que sus tramas son muy reales y cercanas Ocho capítulos Por el momento, solo se han grabado ocho entregas, pero trabajar en iFamily ha sido una delicia asegura, al poder trabajar con unos compañeros maravillosos Nos lo hemos pasado tan bien, que creo que ese buen ambiente va a traspasar la pantalla. Además, están los niños. Ha sido una auténtica maravilla esa mezcla de ac- Descripción cruda Mi personaje es bastante mala persona y muy borde con el sexo femenino Rodaje divertido Nos lo hemos pasado tan bien, que creo que ese ambiente va a traspasar la pantalla tores veteranos con otros jóvenes explica. Cuando trabajas en una comedia, el primero que se tiene que divertir es uno mismo y con esta ha sucedido ¿Tratará también la serie asuntos reales? Desde luego que sí. Y sin complejos. Hablará de cosas como el acoso escolar, las nuevas tecnologías, las relaciones con los hijos... relata. Al margen de la televisión, Fernando Cayo no deja de lado a su querido teatro, ya que anda de gira por España con Páncreas obra de la que es coproductor con Concha Busto y el Centro Dramático Nacional, mientras prepara también Inconsolable una función de Javier Gomá en el María Guerrero. Ser productor teatral parece una osadía: Tal y como están las cosas, lo haces por vocación, no por negocio responde. El cine tampoco está fuera de su alcance, ni siquiera el internacional. Cayo trabajó en El consejero a las órdenes de Ridley Scott. En unos días, por otro lado, viajará a Inglaterra para participar en McMafia una serie sobre mafias internacionales que prepara la BBC con James Norton como protagonista. Con iFamily, las audiencias no le atormentan: No es fácil encontrar un buen formato, pero este lo es. Detrás hay un gran equipo. El mundo de la televisión es complicado. Cuando actúo no me fijo en eso, me quedo con la satisfacción del trabajo bien hecho y con darlo todo de mí profundizando en los personajes iFAMILY En La 1, esta noche a las 22.40 na de las nuevas series de HBO es Crashing dirigida por Judd Apatow, y escrita y protagonizada por Pete Holmes haciendo de himself De la peor versión de sí mismo: cuando su novia le dejó y él decidió irse a Nueva York a intentar hacer comedia, el stand up comedy Crashing es estrellarse, lo que hace contra el público en el escenario, porque Pete no tiene gracia. Tardará en tenerla. Unos cinco años, según los dueños de los clubes. Así que se dedica a presentar a los cómicos veteranos, a hacer el precalentamiento, a pulirse en una escuela de decepciones y sarcasmos ajenos. Está a años luz de Louie o Seinfeld las grandes series sobre la vida de un cómico, pero pese a todo tiene algo. Algo leve, agridulce, y poco enfático que se hace agradable. Quizás sea la actitud del propio Pete Holmes, que es un cómico raro. Es un cristiano evangélico, un joven que aspira a ser bueno, servicial, correcto, que se define a sí mismo como puta espiritual Alguien entusiasmado con la trascendencia. Pero su humor (o su falta de él) no es pretencioso, sino muy ligero. No es cínico, solo hace bromas sobre su poco estruendoso fracaso, pero sin el tono habitual. Parece un intento de encontrar un humor distinto, candoroso. No es una forma alternativa de ser sexy, como las cargantes Girls Pete Holmes tiene la virilidad ascética de un Will Ferrell sin surrealismos. El efecto de todo es paradójico porque todos los cómicos que colaboran (Sarah Silverman o el belushiano Artie Lange) parecen profesionales, divertidos, consagrados y a la vez anticuados, protagonistas de un humor muy viejo. Dueños de una causticidad que no lleva a ningún sitio nuevo. Casi sin querer, las historias buscan el tono reflexivo, low fi acústico y más bien triste, de comedia sin sonrisas del último Louie CK. Sin su genialidad ni su amargura. Pete es infantil, previo a la hombría, naíf y en el fondo más optimista. La comedia se convierte en su alternativa a la desesperación, su forma de vida humilde. Una religión de predicadores itinerantes que establecen fugaces relaciones de comprensión en locales de aforo reducido.