Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 AGENDA Necrológicas y esquelas Ángel Matanzo (1937- 2017) MARTES, 7 DE MARZO DE 2017 abc. es ABC Un concejal para otro PP El que fuera edil de Centro se marchó, a su pesar, cuando llegó la renovación a Génova C uando conocí a Matanzo (un apellido que saltaba de crónica en crónica periodistíca en la época) eran los primeros años 90 y el alcalde Álvarez del Manzano gobernaba Madrid sabiendo que era una de las escasísimas alhajas que había que conservar del austero joyero del PP del momento. Al verle en el delicioso patio de cristales de la Casa de la Villa lo primero que examiné fue su cintura: a los novatos nos habían dicho que el concejal de Centro llevaba pistola al cinto. Me sorprendió ver que aquello, por lo menos aparentemente, no era más que una leyenda tan hiperbólica como la que aseguraba que el espíritu de Tierno Galván releía sus famosos bandos a los pacientes ujieres del palacete del siglo XVII que reformó Villanueva, hoy aprovechado tan solo para recepciones institucionales. El concejal fallecido anteayer, que echó los dientes en el PP de Fraga y se fue con un sonoro portazo en 1995, terminó molestando a su partido, entonces inmerso en una renovación de caras y políticas, incompatible con unos modos de gestionar el municipio con mano dura y sin contemplaciones. A Matanzo le desvelaba el desorden en la calle y se obsesionó JAIME GARCÍA con proteger a los pequeños comerciantes, lo que alimentó las murmuraciones sobre su inclinación por las armas. Decidió seguir sus impulsos, molestara a quien molestara. Aunque fuera a su alcalde, del que terminó siendo asesor un finiquito político en forma de cargo para agradecer los servicios prestados hasta que las elecciones hicieran su pro- Ángel Matanzo España nació el 11 de abril de 1937 en Madrid y ha muerto el 5 de marzo de 2017 en Pozuelo de Alarcón. De padre carnicero, fue concejal por el PP en el Ayuntamiento de 1983 a 1995 (aunque dos años antes perdió las labores ejecutivas) Su etapa más conocida fue como edil de Centro, cuando quiso cerrar el teatro Alfil. pia criba biológica a toda una era. Y la hicieron en 1995, cuando Alberto Ruiz- Gallardón llegó a la Comunidad y Pío García- Escudero recaló en Génova. Cuando en 1993 el alcalde le defenestró como responsable de Centro, tras sostener una pública y dura batalla con Pedro Ortiz, el edil de Cultura, por el cierre del teatro Alfil (las malas lenguas dicen que Matanzo quería clausurarlo porque en su escenario se le parodiaba) nunca perdonó el abandono de su partido. De hecho, en su última intervención en marzo de 1995 los periodistas pudimos asistir, estupefactos, a una despedida triste, cargada de reproches al que había sido su partido durante 18 años. Previamente, en otra sesión plenaria, Matanzo se bebió una tetera de tila en público para protestar por el retraso en nombrarle concejal de Abastos. Los usos de Matanzo, que alguien podría reconocer en ciertos populismos contemporáneos, llegaron al paroxismo cuando se conoció que era un agraciado habitual de la lotería: en solo tres años recibió una millonada en premios. Las sospechas sobre tanta fortuna no le abandonaron nunca. En 2007, con 70 años (tras haber sido candidato municipal en los partidos de Alfonso Cabeza y de Ricardo Sáenz de Ynestrillas) le vi en la pradera de San Isidro, disfrutando ya de su vida familiar. Y me dijo: El pueblo humilde me ha vitoreado MAYTE ALCARAZ CRONISTA DE LA VILLA DE MADRID