Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 CULTURA Las grandes figuras Buddy Bolden Pionero en improvisar, puso el germen de lo que sería el jazz. Murió en 1931 MARTES, 7 DE MARZO DE 2017 abc. es cultura ABC Louis Armstrong El carismático trompetista fue la primera estrella mundial del jazz en los años 30 Duke Ellington Figura clave y creador de un estilo propio que desarrolló durante 50 años de carrera Billie Holiday Su particular timbre de voz la convirtió en una de las cantantes más personales e influyentes de los años 50 100 años del primer disco de jazz La música de los salvajes que conquistó el mundo Hasta que la Original Dixieland Jazz Band publicó el primer álbum el 7 de marzo de 1917, el jazz era un estilo marginal y perseguido en EE. UU. ISRAEL VIANA MADRID M úsico empujado al suicidio por el jazz: no tenía más opción que tocar la música que detestaba publicaba en 1922 The New York Times en uno de los múltiples ataques que le dedicó, durante el primer cuarto del siglo XX, a aquel estilo asociado a la población afroamericana más pobre y oprimida, que estaba creciendo en tamaño y ferocidad y conquistando Estados Unidos contra todo prejuicio. Solían calificarla como la música de los salvajes Un menosprecio al que se sumaron otros diarios como New York Herald Tribune y numerosas instituciones culturales, políticas y religiosas controladas por las élites. Quiso el destino que, sin embargo, fuese una banda formada exclusiva- mente por músicos blancos, Original Dixieland Jazz Band (ODJB) la que comenzó a revertir esta situación cuando publicó, hace hoy justo 100 años, el primer álbum de jazz de la historia. Tuvo un impacto brutal, pues dio a conocer un género que llevaba más de veinte años siendo minoritario, para negros, algo que ni la mayoría de estadounidenses conocía explica Javier Noya, profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y responsable del único equipo de investigación de sociología de la música que hay en España. Eran los años de Woodrow Wilson como presidente. La segregación estaba institucionalizada. Varios estados incluso habían promulgado leyes antijazz al ver que los bailes con connotaciones sexuales de esa música se estaban extendiendo entre la población blanca y escandalizando a la alta sociedad añade sobre este género asociado a los afroamericanos y las actividades delictivas, que todavía se denominaba con términos como jass jas o jaz Para ellos era algo casi satánico que corrompía a los jóvenes y con el que las chicas podían quedarse embarazadas. Pero luego se bajaban a los clubes a escucharlo y pasárselo bomba, disfrutando de lo prohibido asegura Andy Phillips, profesor neoyorquino de Historia de Música Moderna en la Escuela de Música Creativa de Madrid, quien subraya que había también un sector crítico, asociado a la iglesia, dentro de la comunidad negra. De Nueva Orleans a Camden El disco no se grabó en Nueva Orleans, de donde procedía la ODJB y en cuyo marginal barrio de Storyville se gestó está música, que también era reprobada por universidades como Harvard, Princeton o Yale, sino en Camden (Nueva Jersey) el 26 de febrero de 1917. Fue publicado el 7 de marzo, en el mismo año en el que nacieron gigantes como el pianista Thelonious Monk, el trompetista Dizzy Gillespie y la vocalista Ella Fitzgerald. Esa es una constante en la música popular, que empieza en los sectores marginales y, cuando la industria en manos de los blancos ve que hay posibilidades de rentabilizarla, la explota cuenta El disco que lo cambió todo Incluía temas como Livery Stables Blues que convirtieron a Original Dixieland Jazz Band en una formación muy famosa Storyville El barrio de la prostitución tolerada donde nació el jazz I. V. MADRID En las 38 manzanas del barrio de Storyville se encontraban los mejores clubes de jazz de Nueva Orleans Fueron tan solo 38 manzanas, pero este barrio marginal de Nueva Orleans a menudo es señalado como el lugar donde el jazz puso su primera semilla. Fue creado en 1897 bajo el nombre del concejal Sidney Story, responsable de declarar al barrio zona de prostitución tolerada y recluir en su pe- rímetro a todas las meretrices de la ciudad. Un gueto que pronto se convirtió en un foco de atracción para muchos hombres de negocios y aventureros con los bolsillos llenos de dólares, que llegaban con ganas de divertirse a través del puerto. A ellos se sumaron pronto los músicos, que ayudaron a